sábado, 1 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bloomberg

Mientras meditan sus apelaciones judiciales, la empresa y el país sostienen que la UE no señaló un cambio de énfasis en la investigación, según las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato. Sus apelaciones recordarían el reclamo de Intel de que la UE pasó por arriba sus derechos en otra investigación realizada hace casi una década.

El equipo de la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, insiste en que nunca se dio un giro de 180 grados y que mantuvo a Apple e Irlanda al tanto del desarrollo de la investigación desde que se inició, en 2014, hasta el 30 de agosto, cuando se ordenó a Irlanda que recuperase lo concedido con supuestos acuerdos impositivos.

“La defensa, el Estado miembro, tiene derecho a saber exactamente cuáles son las objeciones y si estas cambian”, dijo Jacques Derenne, abogado de Sheppard, Mullin, Richter & Hampton LLP en Bruselas. “Si se confirma que la decisión final abarca cuestiones, hechos y hasta interpretaciones legales que no se discutieron con el Estado miembro, hay un problema”.

Durante el caso de Apple, la investigación de los asuntos fiscales entre la empresa e Irlanda pareció cambiar de objeto, de los llamados acuerdos de precios de transferencia a las transacciones entre las unidades usadas para calcular las ganancia.

Apple e Irlanda se enteraron del cambio de rumbo en noviembre de 2014, cuando la UE solicitó respuestas a cuestiones de propiedad intelectual. Cada una por su lado pidió a los funcionarios que explicasen en qué se estaba concentrando la investigación, pero no recibieron información clara.