RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La canciller alemana fue parte del diseño original que buscaba destinar 500.000 millones de euros (US$570.000 millones) a la recuperación

Diario Financiero - Santiago

En la madrugada de hoy, tras cuatro maratónicas jornadas de negociación, los 27 líderes de la Unión Europea lograron alcanzar un histórico acuerdo para la recuperación del bloque, uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus y que en medio de la crisis ha dejado al descubierto una serie de diferencias políticas.

Cuando en mayo la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, propusieron crear un fondo de 500.000 millones de euros (US$570.000 millones) para la recuperación del bloque -propuesta que luego fue oficializada por la Comisión Europea en un total de 750.000 millones (US$858.000 millones)-, cambió significativamente el tono de Merkel en la lucha contra la pandemia, que hasta ese momento -e históricamente- había estado en desacuerdo con sus pares del sur, entre ellos Macron, sobre la emisión de deuda común para pagar los esfuerzos de recuperación.

"Un acuerdo entre Alemania y Francia no es un acuerdo entre los 27, pero no puede haber acuerdo entre los 27 si no existe un acuerdo franco-alemán", señaló Macron luego del encuentro virtual, reconociendo la actitud de Merkel de cara a un consenso.

De ahí en adelante, la canciller alemana se convirtió en una pieza clave para suavizar las tensiones entre los países, lo que tras meses de conversaciones, decantó en lograr que el acuerdo alcanzado ayer, efectivamente se concretara.

Hace algunas semanas todas las miradas se volvieron a centrar en la líder alemana, cuando el 1 de julio el país asumió la presidencia rotativa del Consejo de la Unión Europea, con la difícil tarea de sacar al bloque de la crisis, y presentándose como el primer desafío justamente el acuerdo sobre el plan de recuperación.

Pasaron los días, y el recién pasado viernes 17 de julio los líderes del bloque llegaron a Bruselas para discutir el ambicioso plan de cara a la crisis. La primera jornada de la cumbre -día en que Merkel cumplió 66 años-, no fue alentadora para las discusiones, por lo que la canciller alemana -acompañada de los líderes de Francia, España e Italia- lideró a primera hora del sábado una conversación con el primer ministro holandés, Mark Rutte, uno de los principales críticos a la propuesta de la Comisión y líder de los llamados "frugales", para destrabar las negociaciones y alcanzar un consenso.

Las horas pasaban, concluyó la fecha formal de la cumbre, y todavía no había acuerdo. Al llegar al tercer día de las negociaciones, el lunes por la mañana, Merkel afirmó que "anoche trabajamos en un marco para un posible acuerdo después de largas negociaciones", agregando que "esto supone un avance y da esperanza de que se pueda alcanzar un acuerdo hoy".

Pero luego de tres días de discusiones que parecían no avanzar, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, presentó una propuesta -orquestada junto a Merkel-, que luego de más de 90 horas de negociaciones, finalmente fue aprobada por los países del bloque.

"No fue fácil, pero al final nos encontramos", afirmó la canciller, agregando que "Europa ha demostrado en esta situación ser capaz de actuar". La autoridad reconoció, además, que un grupo de países no estaba "entusiasmado" con el plan original, y que los debates "no fueron fáciles". "Veníamos de diferentes puntos de partida, pero lo que cuenta al final es que hemos llegado a un acuerdo", sinceró.

Entonces, ¿por qué es histórico el paquete? Por primera vez en su historia, la Comisión Europea entregará subsidios y préstamos masivos -390.000 millones de euros y 360.000 millones de euros, respectivamente-, lo que suma 750.000 millones y que junto al presupuesto de casi 1,1 billones de euros de 2021 a 2027 para el bloque, disponibilizará 1,8 billones de euros a la recuperación europea. La clave del acuerdo fue, entonces, disminuir el monto para ayudas directas sin devolución, que eran 500.000 millones de euros.

Así, liderar a los países europeos en medio de la pandemia y en su recuperación sería el cierre de la extensa y destacada carrera política de Merkel, ya que la líder ha reafirmado en reiteradas ocasiones que dejará dicha actividad luego de las elecciones de 2021.