La aplicación de pruebas masivas generaría una disminución de hasta 50% de la cantidad de horas de trabajo perdidas

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

A medida que el covid-19 se acerca a los 5,7 millones de casos confirmados a nivel global, el desempleo continúa disparándose. Según proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la disminución de horas laborales se ubicará en 10,7% al cierre del segundo trimestre del año, siendo las Américas (13,1%) y Europa y Asia Central (12,9%) las regiones que registrarán las mayores caídas.

El impacto en el mercado laboral de ambas zonas “son una muestra del empeoramiento de la propagación del virus en el continente americano y el hecho de que los efectos en el mercado de trabajo de las medidas adoptas en Europa han sido más intensos de lo previsto”, detalló el informe de la OIT.

Teniendo en cuenta las proyecciones anteriores y centrándose en el panorama local, Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, explicó que la proyección de desempleo para el segundo semestre, en medio de la recesión económica que se espera, oscila entre 16% y 20%. Esto demanda esquemas de protección social contra el desempleo y respuestas para la corrección de la prevalente informalidad y el mantenimiento de las categorías que integran el trabajo decente.

Los anteriores retos se darán en medio de un contexto que estará caracterizado por la robotización, la digitalización y el trabajo a distancia, lo cual reorientará el sistema laboral, agregó Jaramillo.

LOS CONTRASTES

  • Iván Daniel JaramilloInvestigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario

    “La digitalización se venía analizando previo al aislamiento, pero se aceleró con el catálogo de adaptaciones del sistema laboral al contexto de pandemia bajo rutas como el trabajo en casa”.

En línea con los retos que supone la expansión del covid-19, la OIT rescató que es importante en este momento en el que se están estableciendo los reinicios aplicar test masivos a los trabajadores, ya que “la realización de pruebas de detección y el rastreo de contactos guardan relación con una disminución de hasta 50% de la cantidad de horas de trabajo perdidas”, citó la OIT.

Según el organismo, “el valor promedio estimado de la cantidad de horas de trabajo perdidas en los países en los que menos se han intensificado las pruebas de detección y el rastreo de contactos es de alrededor de 14%, frente a 7% en el caso de los países en los que más se han intensificado”, detalló el organismo en la publicación.

Desempleo en Santiago superó 15%
Según información publicada por el Diario Financiero, “la tasa de desempleo en el Gran Santiago fue de 15,6%, la más alta registrada en los últimos 35 años (junio de 1985 con 15,7%) y superando el ‘peak’ anterior registrado hace casi 20 años (junio 1999 15,4%). La cifra también está sobre el promedio de los últimos 20 años (9,5%) y de los últimos 10 años (7,6%)”. Este aumento que registró este dato fue producto de la caída del empleo total que llegó a 15,5%, sumado a una disminución de la fuerza de trabajo de 7,5% por el impacto de la crisis económica del covid-19.