.
GLOBOECONOMÍA

América Móvil, de Carlos Slim, busca aumentar su presencia en los Estados Unidos

jueves, 10 de mayo de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El imperio de telecomunicaciones de Carlos Slim sigue creciendo: en su segunda compra de la semana, el gigante latinoamericano América Móvil dijo que quiere adquirir a su competidora más chica Simple Mobile en Estados Unidos, tras sorprender el lunes con una importante oferta en Europa.

La mexicana América Móvil, la base del imperio de Carlos Slim que lidera el mercado de móviles de América Latina, tiene 20 millones de clientes de celulares en Estados Unidos a través de Tracfone, un operador móvil virtual.

La adquisición de Simple Mobile, le daría un millón más de clientes, según el comunicado de la firma mexicana. Simple Mobile tiene cobertura en buena parte de Estados Unidos y Puerto Rico.

Los MVNO venden servicios diferenciados a sus clientes, con la oferta de celulares no vinculados a contratos.

La firma mexicana dijo que Simple Mobile es "uno de los operadores virtuales móviles (MVNOs) más importantes de T-Mobile en los Estados Unidos de América" y que atiende a más de un millón de suscriptores.

América Móvil no especificó los términos financieros de la operación pero dijo que "las partes esperan que se consume durante el segundo trimestre de 2012".

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Panamá 24/07/2024 Director ejecutivo de First Quantum no ve reapertura de mina Cobre Panamá este año

La mina de cobre no produce desde noviembre del año pasado y está cerrada desde diciembre por instrucción de las autoridades

Venezuela 23/07/2024 ¿Quién es Edmundo González? El líder opositor de Maduro que busca la Presidencia

El diplomático González Urrutia logró el apoyo de la Plataforma Unitaria Democrática, la coalición de partidos opositores a Maduro

Reino Unido 23/07/2024 Shell desea vender sitios de energía eólica en Escocia en cambio de energía verde

Retirada de una de las mayores empresas de energía de Gran Bretaña subraya el desafío que enfrenta el gobierno del Reino Unido