Luego de una sesión volátil, el índice STOXX 600 subió 0,2% a pesar del descenso leve en las bolsas de París y Londres

Reuters

Las esperanzas de una vacuna para el COVID-19 sacaron el miércoles a las acciones europeas de terreno negativo, después de que los temores de un Brexit sin acuerdo y las dudas relacionadas con el fondo de recuperación de la Unión Europea afectaran más temprano al mercado bursátil.

En el cierre de una sesión volátil, el índice paneuropeo STOXX 600 subió un 0,2%, en medio de los descensos leves en las bolsas de París, Milán y Londres.

Los mercados a ambos lados del Atlántico fueron impulsados por los prometedores ensayos preliminares en humanos de la vacuna para el COVID-19 desarrollada por Pfizer Inc y la firma alemana de biotecnología BioNTech.

Una serie de sondeos comerciales publicados en las últimas horas mostraron grandes mejoras en el sector fabril en Europa y Asia a medida que las empresas reabren sus operaciones.

El último índice de gerentes de compras de manufactura (PMI) de la zona euro de IHS Markit se acercó en junio a la marca de 50 que separan el crecimiento de la contracción.

La mejora de los datos económicos fuera de Estados Unidos también aumentó la confianza de los inversores.

"Las noticias sobre la vacuna contra el coronavirus junto con los datos de ADP están actuando como catalizador, incrementando la confianza de los inversores", dijo Stephane Ekolo, estratega de TFS Derivatives.

El STOXX 600 perdió más de 1% durante la tarde, luego de que la canciller alemana, Angela Merkel, advirtió que existía la posibilidad de que no se llegara a un acuerdo entre la Unión Europea y Gran Bretaña tras el Brexit. Los progresos han sido "muy limitados" en las negociaciones sobre una futura relación, dijo Merkel.