La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co

El empresario bogotano Víctor Maldonado es uno de los hombres de negocio que supo en su momento mantener un bajo perfil.

Sin embargo, ante el caso del Fondo Premium y la toma de posesión de tres de las empresas de su grupo, decidió dar la cara a los medios de comunicación y explicar su posición frente al escándalo, en el que se ha mencionado que es uno de los mayores implicados.

Maldonado habló para LR y aseguró que no tuvo injerencia alguna en la toma de decisiones del fondo, por lo que su disposición con las autoridades se mantiene, siempre y cuando faciliten la devolución de sus empresas, que hoy están bajo embargo.

¿Cuál fue su papel en este caso que está a punto de cumplir un año?
Yo en Interbolsa fui un accionista. Nunca participé en la administración ni en la toma de decisiones. Ese es un punto importante para aclarar aclarar. Lo que pasó fue una sorpresa y es que ni siquiera la junta directiva lo sabía, por eso los miembros de ella decidieron renunciar.

¿Cuánto dinero perdió?
Realmente yo perdí entre 25% y 30% de las acciones que poseía. Hay que aclarar que esas se compraron durante un proceso de 8 a 10 años. Fueron compras a diferentes precios y no se podrían cuantificar. Pero según el avalúo comercial de lo que se perdió, es algo cercano a los US$100 millones.

Usted ha manifestado que está dispuesto a pagar su deuda en el fondo y los intereses de la misma, ¿qué hace falta?

Primero que todo, hay que decir que Premium es un fondo de inversión en papeles, que lleva entre 10 y 12 años en el país. Fue fundado con permisos institucionales. Y quienes lo trajeron fueron Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo. Ellos adquirieron tres sociedades: Rentafolio Bursátil, Compañía Colombiana de Mercado de Capitales y Valores Incorporados. Esas tres eran de Ortiz y de su familia. La composición final es que 97% de acciones son del Fondo Premium, y el resto de Ortiz y de Jaramillo.

Ahora bien, a través de tres de mis compañías tuve créditos desde 2005 con Valores Incorporados. Las obligaciones de todos esos años sumaron más de $120.000 millones. El saldo final es que mis compañías: Helados Modernos debe $11.000 millones; Las Tres Palmas, $5.000 millones; y Latinoamericana de Inversiones Sumo S.A., $5.000 millones. Es decir, $21.000 millones. No adeudo más a ninguna sociedad del Fondo Premium ni al mismo fondo.

¿Y cómo va a hacer para cumplir con las obligaciones?
Hemos tenido reuniones con el interventor del fondo, buscando alcanzar un acuerdo de pago, pero es necesario que yo pueda volver a tener el control de mis empresas para poder cancelar. Si me entregan mis propiedades tengan por seguro que pago al otro día.

¿Cuántos procesos legales tiene en su contra por el lío?
Tengo dos denuncias penales por parte del Fondo Premium. Una que la presentó el señor Jaime Granados y otra por parte de Sergio Rodríguez Azuero.

Entonces ¿qué acciones ha tomado para su defensa?
Hemos interpuesto algunas demandas porque Supersociedades tomó posesión de mis compañías, incluyendo a los accionistas, miembros de junta, entre otros. Son casi 40 personas. Dentro de ese auto de posesión citan seis actas de inspección que realiza la Superfinanciera a las entidades intervenidas. La conclusión del informe de la Superfinanciera es que no hay captación de mis empresas, ni mucho menos evasión. Por otra parte, Supersociedades lanza otro dardo en contraposición de lo dicho.

Entonces ponemos una tutela, que no procede porque la sentencia dice que existen otros métodos. El ‘plan b’ fue presentar incidentes de exclusión de bienes.

¿Cuál es el futuro de sus empresas?
Es incierto porque no tenemos ningún tipo de gestión sobre las sociedades, ni un solo peso. Lo peor es que no hay cómo pagarle a los empleados.

Las empresas que están intervenidas son Foto Japón, que tiene cerca de 1.000 empleados; Archie’s, que tiene casi 800 trabajadores y el hotel Santa Clara que tiene otros tantos.

¿Qué considera usted que se ha afectado con el proceso?
Están afectados los bancos porque no les dan más líneas de créditos. Además hay una afectación directamente económica porque no tengo control de mis sociedades. Por otra parte está la imagen de estas porque no se sabe en qué estado se encuentran: ¿en liquidación o en qué?

¿Por qué dice que se afectó la imagen de las sociedades?
Pues es que la norma es muy rara. Resulta que antes de 2008 todas mis sociedades fueron constituidas. No se puede decir que acá el patrimonio no tiene nada que ver porque fue adquirido antes de esa ley, que a propósito se hizo para la captación ilegal en el caso DMG. Hay que decir que yo no soy considerado como captador.

Usted es el único que ha querido dar la cara...
Hay más casos de los cuales no se ha hablado. ¿Dónde están los demás deudores? Yo solo tengo 7% de lo que prestaba el fondo. ¿Quién responde por ello?