martes, 29 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ricardo Barboza - rbarboza@larepublica.com.co

La desacerelación que registra el sector industrial, con una caída de 2,8%, es la razón fundamental para que las solicitudes de créditos por parte de las grandes empresas se haya reducido 8%. Así lo dio a conocer un reciente informe realizado por el Banco de la República.

El reporte de la encuesta de la estabilidad financiera del sector corporativo realizado por el Emisor, mostró una reducción en el porcentaje de empresas grandes que solicitaron crédito, pasando de ser 71% en 2012 a 63% en 2013.

Al preguntar por las razones, 65% de las 200 empresas encuestadas manifestaron no necesitar el dinero, 12% buscaba reducir su nivel de endeudamiento, mientras que 6%, consideró que la tasa de interés es muy alta.

Además, de estos motivos está el hecho de la desaceleración industrial la cual no les permite adquirir obligaciones financieras y reducen sus inversiones evitando de esta manera no golpear en gran medida las operaciones y la economía de la organización.

Para esto, el especialista en banca de la Universidad de los Andes, Alfredo Barragán, explicó que “el sector industrial en el país presenta una desaceleración y un comportamiento negativo, situación que con lleva a las grandes, medianas y pequeñas empresas a no comprometerse con las entidades de crédito”.

Y agregó que “esta situación es momentánea y tal vez en seis meses o más, podríamos ver un repunte en la solicitud de créditos por parte de las organizaciones, considerando que el proceso electoral que se avecina, ayudará a reactivar nuevamente la economía del país”.

Por su parte, Munir Jalil, economista jefe de Citibank, dijo que “la incertidumbre que vive el sector industrial es fundamental para que todas las compañías reduzcan en gran medida su inversión, situación que afecta al sistema financiero reduciendo la demanda de los créditos, pero considero que el próximo año el panorama será positivo, a pesar de que los primero seis meses de 2014, la economía del país registre un comportamiento débil ya que la Ley de Garantías, blindará el presupuesto del proceso electoral 50%”.

En este orden de ideas, los especialistas dejaron claro que la fuerte reducción de la demanda y solicitud de créditos, tiene que ver con el ritmo negativo que registra el mercado en estos momentos, ya que este es un elemento clave que le permite a los inversionistas tomar decisiones importantes para no entrar en momentos de crisis y recesión.

Por lo pronto, el sistema financiero esperan que el sector industrial vuelva a registrar una tendencia positiva para que la demanda y la solicitud de créditos repunte en gran medida.

El informe señaló que las razones que la llevarían a aumentar sustancialmente la demanda en los próximos tres meses o en 2014, sería la ejecución de nuevos proyectos y los planes de expansión empresarial que tengan los inversionistas.

Al preguntar su piensan solicitar crédito en los próximos meses, 56% respondió que sí lo hará. Sin embargo, serán las grandes empresas las que lo tomarían pues de las pequeñas solo 29% dijo que lo haría. Así, con pocas restricciones y la esperanza de una mejora en la industria se espera que la demanda aumente.

Empresarios tienen en cuenta el dólar
El documento emitido por el Banco de la República, también hace énfasis al uso de los instrumentos derivados de las tasa de cambios. Aquí los resultados indican que 58% de las 200 empresas encuestadas afirman haber usado derivados para cubrir el riesgo cambiario. Esto quiere decir que las compañías están incorporando los derivados dentro de sus decisiones corporativas, lo que obedece a una mayor exposición al riegos o a un conocimiento de estos instrumentos como el Forwards de venta y de compra.

Las opiniones

Alfredo Barragán
Especialista en Banca de la Universidad de los Andes

“La demanda de créditos por parte de las grandes empresas, bajó ocho puntos porcentuales por la desaceleración que registra el sector industrial”.

Munir Jalil
Economista jefe de Citibank

“La disminución de la demanda de créditos tiene que ver con la falta de inversión, y obligaciones financieras que los inversionistas no asumirán en momentos de crisis”.