Dow Jones y Nasdaq son los indicadores que presentan las mayores caídas al inicio de la jornada.

José David Castilla

La guerra comercial entre Estados Unidos y China comienza a sentirse con fuerza en las grandes empresas norteamericanas. Apple, el gigante tecnológico, informó que recortó sus perspectivas de ingresos debido a una reducción de demanda en el mercado asiático.

Debido a este anuncio, la bolsa norteamericana tuvo una caída importante durante el inicio de la jornada. Según los reportes iniciales, el índice Dow Jones tuvo una caída de 371,64 puntos, que se tradujo en una devaluación de 1,59% y el Nasdaq cayó 1,35%.  El S&P 500 es el que presentó el menor declive durante la apertura, con 0,72%.

The Wall Street Journal prevé que al cierre de la jornada de hoy el índice Nasdaq se desvalorice en 2%, mientras que Dow Jones y el S&P 500 pierdan cerca de 1%.

Con las previsiones de Apple, los índices bursátiles bajaron en todo el mundo. La A-Share de Shenzhen cayó 0,8% y el Taiex de Taiwán cayó 0,7%. El título del competidor de Apple, Samsung Electronics, cayó 3%, arrastrando al Kospi surcoreano un 0,8%.

Debido a estos anuncios, las acciones en otras partes del mundo también tuvieron un resentimiento importante. El índice europeo Stoxx 600 cayó 0,4%, mientras que el índice Hang Seng de Hong Kong cayó 0,3% y el índice Shanghai Composite de China perdió menos de 0,1%.

Bloomberg reportó que el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunció que en el último trimestre  las ventas serán de US$84.000 millones aproximadamente. Esto contrasta con las estimaciones anteriores, las cuales establecieron un rango de ventas entre US$89.000 millones y US$93.000 millones. Según este reporte, Apple tuvo una desaceleración de crecimiento dentro de las finanzas de su compañía; algo que no se presentaba desde 2011.

Debido a estos anuncios, las acciones de la compañía cayeron hasta 9% en el mercado neoyorquino.

Frente a este tema, Tim Cook remitió una carta a los inversionistas, explicando el déficit de ventas. Cook aseguró que "la Gran China, una región que incluye el continente, Hong Kong y Taiwán, representó la mayor parte del déficit de ingresos, pero las actualizaciones del iPhone tampoco fueron tan fuertes como la compañía anticipó en algunos mercados desarrollados".