La entidad explicó cómo está adaptando sus modelos y cómo se capacitan sus trabajadores para recibir los desafíos que trae el uso de big data y la llegada de las fintech

Jorge Hernán Peláez

Con el incremento que se ha visto de las transacciones en servicios móviles, las entidades financieras están convirtiendo sus oficinas en espacios de capacitación para sus empleados y para los clientes, más que en sitios para hacer trámites. Este es uno de los pilares de la operación de Davivienda para los próximos años. Además, en el corto plazo está analizando cuál es la mejor manera de traer más personas al sistema financiero, ya que en el país aún 40% de la población tiene que recurrir a otros mecanismos más costosos para poder financiar sus planes. En entrevista con Al Paredón, Efraín Forero, explicó los retos del Banco.

¿Cómo le ha ido en 2019 y en lo que queda del año a Davivienda?

Vamos muy bien y siempre estamos muy optimistas. Creo que todos los empresarios colombianos creemos que en este año puede haber una recuperación importante en la economía, y que finalmente podamos lograr ese crecimiento, ojalá un poco superior al 3,2%.

Específicamente en el banco venimos trabajando con mucho interés y énfasis en poder avanzar en una forma muy importante en todo lo que está relacionado con las empresas pequeñas y medianas. Ese es un gran trabajo en el que venimos de tiempo atrás y en el 2019 tenemos unas expectativas importantes.

¿Y cómo va el tema de consumo?

Ahí tenemos expectativas también ambiciosas. En los servicios de consumo estaremos muy apoyados en los servicios digitales que estamos ofreciendo desde el año anterior a nuestros clientes, y sobre esa base es que vamos a poder crecer en una forma importante.

En el sector de vivienda somos líderes, hemos visto un poco de desaceleración en las ventas, pero la cartera viene funcionando muy bien, porque la cartera viene relacionada con las ventas que se hicieron aproximadamente hace un año, y que se perfeccionan ahora. En líneas generales creemos que nuestras carteras van a crecer alrededor del 10%. En Centroamérica, nosotros tenemos una expectativa supremamente interesante, porque creemos que podemos crecer mucho más en cada uno de los países en los que estamos: Honduras, Salvador, Costa Rica y Panamá.

Ustedes presentan para cierre de 2018 cerca de $110 billones en activos. ¿Cree que con la reforma que se hizo al impuesto a las ventas inmobiliarias esto va a frenar el sector?

Definitivamente lo frenó. De hecho, todavía hay muchas dudas de cómo se debe aplicar ese impuesto al consumo y quién lo debe pagar. Aún no hay una claridad por parte de la Dian de cómo va a funcionar eso. Infortunadamente si esto va a producir obviamente una reducción en el crecimiento de las ventas del sector. Creo que luego, seguramente, va a empezar a dinamizarse, pero inicialmente va a tener un impacto negativo.

Además de hipotecario, hay otras carteras como consumo e inversión. ¿Cuál es el crecimiento a futuro y los nuevos productos que la gente está pidiendo?

En el tema de la banca personal, de consumo y todo esto lo que creemos es que los clientes van a seguir necesitando sus créditos. Sin embargo, nosotros como bancos tenemos que ser capaces de poder llegar a los clientes, no para entregarles créditos sino para acompañarlos en la utilización de ese crédito. La persona no está buscando una tarjeta de crédito per sé, lo que quieren es tener una muy buena experiencia. No buscan una hipoteca sino tener una experiencia de hogar, entonces en la medida en que nosotros desarrollemos habilidades para poder entregar eso, vamos a poder ser un mucho mejor jugador.

¿Y con estas apuestas cómo van a crecer?

La expectativa es que vamos a poder incluir muchas más personas de la base de la pirámide. Menos de 40% de la población tiene acceso a los créditos en el sistema financiero colombiano, lo cual es una oportunidad que nosotros debemos trabajar.

Por el lado de las empresas el camino es parecido, nosotros no podemos solamente estar entregando créditos o transacciones o cuentas, como bancos tenemos una cantidad de información de lo que pasa en cada sector; nosotros debemos poder ser el banco que les ayude a vender mucho más.

La tecnología amenaza a todos los sectores. ¿Los bancos también se ven amenazados, con la llegada de blockchain, fintech y criptomonedas?

Eso es una realidad, nosotros no podemos detener ese proceso, es un proceso que es mundial, que vemos cada día como pues existe la banca tradicional, pero los bancos en su gran mayoría están tratando de transformarse a digital.

Vemos como nacen ahora bancos completamente nativos digitales, en el caso nuestro es el Daviplata. Este mundo va a aprovechar todas esas facilidades que está dando el 5G de un lado y del otro lado toda la capacidad de manejar muchos datos y la capacidad de información. Ahora tenemos al mundo conectado con un bombillo, un televisor, una nevera, un carro, una puerta, un teléfono, etc. Esto está transformando todas las industrias y los bancos. Tenemos que transformarnos, y también tenemos que prepararnos para podernos aliar con los fintech y los jugadores que ya son realidad.

Usted menciona la información disponible, antes los bancos usaban el scoring, pero ahora hay datos del cliente que enriquecen la información. ¿Eso supone también cambios en los perfiles para poder entender toda esa data?

Nosotros tenemos aquí un desafío humano. Los 18.000 funcionarios del banco sabemos que tenemos que aprender nuevas cosas. Tenemos que hacer una banca diferente. Tenemos que pasar de ser individuos que hacen transacciones para poder ser individuos que agregan valor, eso nos exige que todos sepamos algo de analítica, cómo usar la tecnología y cómo el cliente se beneficia del móvil para pedir un crédito.

Ese es un grandísimo desafío, es cómo nosotros cambiamos, atraemos talento, y cómo involucramos el concepto de innovación. Hemos hecho avances importantes, el año pasado inauguramos nuestro centro de innovación, hecho para trabajar con muchos aliados, como las universidades. Allí se fabrican y se trabajan iniciativas que vienen de Europa, EE.UU., y otros países para acomodarlas a nuestro mercado

Los clientes que van a Davivienda observan en los puntos de servicio una importante presencia de mujeres en la entidad...

Davivienda es la banca Davivienda. En nuestro banco un 65% de funcionarios es mujer en Colombia, en Centroamérica estamos en un 50%. Esto es algo muy importante para nosotros. Las mujeres han sido fundamentales en la evolución de nuestra institución. Las características que tiene el banco en su servicio, el interés por poder ser cercanos, amables, seguros y confiables también se debe a nuestras mujeres, también a nivel de ejecutivas y vicepresidentas, lo decimos con mucho orgullo que Davivienda es mujer. Yo me siento muy privilegiado de contar con unas mujeres muy especiales.