Michel Janna, presidente del Autorregulador del Mercado de Valores, dijo que la educación financiera amplía la base de inversionistas

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Hace unos días, el Ministerio de Hacienda publicó la política pública para un mayor desarrollo del sistema financiero, la cual es una hoja de ruta para los próximos cinco años que, entre otras medidas, propone herramientas para profundizar el mercado de valores. Michel Janna, presidente del Autorregulador del Mercado de Valores (AMV), se refirió a estas políticas y al rol que podría tener el Autorregulador.

En la política que publicó MinHacienda se habla de extender la autorregulación a todos los actores del mercado financiero. ¿De qué manera se podría hacer?
El esquema de autorregulación en Colombia sale fortalecido de este ejercicio que hicieron las autoridades. El plan que tiene el Gobierno es darle continuidad a un esquema que ha funcionado bien, que ha ayudado a darle transparencia e integridad al mercado y que ha ayudado a profesionalizar al mercado también. AMV certifica a los profesionales del mercado de valores y tenemos cerca de 10.000 certificaciones en estos momentos. Lo que reconoce este documento de política es que esa profesionalización ha sido exitosa y en la que AMV ha sido protagonista.

¿Cómo vamos a extender el tema de autorregulación a otros mercados y a otros agentes? Eso es parte de la tarea que todavía está pendiente. El informe menciona que se va a revisar cómo podemos extender esta experiencia tan positiva de la regulación en valores a otros mercados. Tenemos ya algunos indicios de cómo va a ser esa extensión.

En enero de este año, el gerente del Banco de la República mencionó que el Banco de la República, que es la entidad encargada de la regulación cambiaria, quería que la autorregulación fuera obligatoria en el mercado de divisas. Ahí tenemos, por ejemplo, un indicio del tipo de cosas en las que el Gobierno puede tomar la decisión y el mercado de divisas es un candidato natural.

Otro candidato natural son los asesores financieros independientes, si el Gobierno los autoriza. Hoy en día, si quieres ser asesor financiero y quieres recomendarle inversiones a alguna persona tienes que estar vinculado a una entidad o un intermediario de valores. Lo que dice este documento es que van a analizar ese tema a ver si es prudente autorizar los asesores independientes.

En el caso de que ese asesor cuente con una certificación de la AMV, ¿podría recomendar?
Ese es un potencial candidato a extender la autorregulación y no sería descabellado que si los asesores independiente se autorizan, tengan que contar con algún tipo de certificación y algún tipo de monitoreo por parte de alguna autoridad, y la autorregulación sería tal vez el instrumento más idóneo para esos agentes. ¿Cómo se va a atender la autorregulación? Eso es motivo de estudio, pero hay dos posibles ejemplos donde el tema puede funcionar: la extensión de la autorregulación obligatoria al mercado de divisas y la autorregulación y certificación de asesores financieros independientes.

¿Cómo se puede hacer esta autorregulación?
AMV tiene hoy en día cuatro funciones: la función de certificación; la normativa o regulatoria, que saca reglas para que sus miembros las adopten y las cumplan; la de supervisión, pues monitoreamos el mercado en línea y tenemos una serie de herramientas de supervisión, y la disciplinaria, pues cuando hay un incumplimiento material grave que afecta al mercado, el Autorregulador sanciona. Si uno extiende la autorregulación a nuevos agentes del mercado, pues lo natural sería que esas cuatro funciones se mantuvieran y se pudieran aplicar a esos nuevos actores.

¿Podrían surgir nuevas funciones?
Esas son las funciones que están determinadas por ley, pero nosotros hacemos un montón de cosas más, como temas de educación financiera, capacitaciones e investigación.

En el documento también se menciona la necesidad de profundizar el mercado de capitales y hacer licencias modulares. ¿Cómo ve esta propuesta?
Yo creo que ese es el cambio más profundo y uno de los más importantes de este documento político. Creo que va a ser beneficioso cuando se implemente, porque hoy en día existen algunas barreras de entrada para que lleguen nuevos actores al negocio de intermediación.

LOS CONTRASTES

  • Édgar JiménezProfesor Escuela de administración de la Universidad Tadeo Lozano

    “Es necesario hacer más livianas las estructuras de las firmas del mercado de capitales, pues hoy son muy costosas y les transfieren esto a los usuarios. Se debe captar al pequeño inversionista con precios más bajos”.

Por ejemplo, si una nueva comisionista quiere entrar al mercado colombiano, debe pedirle la licencia a la Superfinanciera, y las licencias que existen hoy en día son para muchas actividades al mismo tiempo. Si se quiere hacer solo una de esas actividades, no se puede pedir un pedacito de licencia, sino que se tiene que pedir la licencia completa, que cuesta tanta plata y para la que se tiene que tener un capital mínimo requerido, así solo se vaya a hacer uno de los negocios.

Las licencias modulares deberían reducir las barreras de entrada y fomentar el ingreso de nuevos actores al mercado, lo que genera más competencia, mejor servicio, mejores precios y mejores costos para los inversionistas. Esto implica una reforma legal y una discusión en el Congreso, y si esas discusiones son exitosas, creo que va a generar un tremendo beneficio al mercado de capitales.

Eso es por el lado de la oferta pero, ¿cómo se podría aumentar la participación de inversionistas?
Ese es un problema más difícil de resolver. Muy poca gente sabe cómo funcionan las inversiones, entonces en este documento se habla de educación financiera e incluso menciona al AMV como uno de los actores claves para que continúen con los esfuerzos de educación financiera. Otro punto es fomentar la posibilidad de que las personas tengan un acceso más fácil a ciertos productos del mercado de capitales, como son los fondos.

En el documento se habla de una cosa un poquito más técnica que se llama arquitectura abierta. ¿Qué significa eso? Que con esos asesores independientes, por ejemplo, te ofrezcan la posibilidad de invertir en fondos de diferentes entidades financieras en un mismo sitio, porque hoy en día lo que pasa es que tú vas a un sitio y te que ofrecen solamente los fondos de ese intermediario.

¿Cuáles son los pros y los contras de fijar las tarifas de las comisiones?
El documento no habla de fijar comisiones y yo creo que es acertado que el Gobierno no interfiera en el funcionamiento del mercado. Lo que sí menciona es que existe tal vez una oportunidad de mejora para hacer que las comisiones y los costos financieros sean comunicados mejor y sean mucho más fáciles de comparar por parte del consumidor financiero.

Recientemente se movió nuevamente el tema de la integración de la BVC con las Bolsas de Lima y de Santiago. ¿Cuáles son las beneficios de esta integración para el mercado y qué rol tendría la AMV si se concreta?
Las bolsas, tanto de Lima como de Colombia y de Chile, son relativamente pequeñas cuando se comparan con otras bolsas, incluso de la misma región, como Brasil o México. Hay varios beneficios de una integración regional. Por un lado, uno esperaría que pueda haber eficiencia al interior de las bolsas por estar integradas. Es decir, que puedan ofrecer servicios más baratos y tener unos costos más bajos para los intermediarios financieros y, a su vez, que estos se reflejen en los inversionistas, en los clientes de a pie. El otro aspecto es que una posible integración permita ampliar el abanico de inversionistas y de productos.