.
FINANZAS La Bolsa de Valores de Colombia Inicia 2015 con más sombras que luces
lunes, 5 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Colombiano

La acción estrella del mercado, Ecopetrol, cayó 43,8% en 2014; su par Pacific Rubiales bajó 55,4%; pero la más castigada del sector fue la de Canacol con una reducción de 61,3%

El principal termómetro de la BVC, el Índice de Capitalización de la Bolsa de Colombia (Colcap), cerró el año con números en rojo: 5,8%. Sin embargo, mientras unos lloran otros venden pañuelos. 

Aunque las ganancias no están ni cerca a las desvalorizaciones de las petroleras, la mitad de los principales títulos del Colcap pasaron el año, el de mayor valorización fue Preferencial Bancolombia (22,1%, seguido de Preferencial Davivienda (18,8%) y Grupo Sura (18,7%). 

En diálogo con este diario, el presidente de la BVC, Juan Pablo Córdoba Garcés, hace un balance de lo bueno y lo malo que dejó el 2014 para el mercado y los desafíos para este año, que no son menores, en especial sobre una nueva reforma tributaria y la consolidación del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila). 

- Comencemos por lo bueno, que son los más de $10 billones en emisiones de bonos en 2014... 
Tuvimos un año muy bueno en emisiones de renta variable y renta fija. Son más de $10 billones en bonos, que es una cifra muy importante en términos de emisiones. Es el segundo año con mayor emisión en Colombia, lo cual nos llena de satisfacción. También hubo un buen equilibrio entre las emisiones del sector financiero y el sector real. De nuevo es una señal de la repuesta que tienen los inversionistas para apoyar esos planes de financiación de las empresas colombianas, que es de lo que se trata el mercado de capitales. 

¿Qué repercusiones tiene para el mercado el ingreso de México al Mila? 
Como nos habíamos propuesto para 2014 estaba la incorporación de México al Mila. Había varios retos desde las aprobaciones y la expedición de la normatividad y eso se logró en el curso del año. El otro reto era poner a punto las plataformas de los cuatro mercados y eso se logró a principios de diciembre. Es muy satisfactorio que lográramos esa meta, con esto el Mila se convierte en el mercado más grande por capitalización bursátil en América Latina, incluso mucho más que Brasil por los movimientos y precios de los últimos meses. Y en número de emisores también es la plataforma más grande. Tenemos el reto de aumentar la liquidez en todos estos mercados y precisamente lo que busca el Mila es integrarnos y poder construir de manera conjunta el crecimiento de los mercados. Cada año vamos cumpliendo con un hito. 

¿La presidencia de la Federación Mundial de Bolsas qué representa para el mercado colombiano? 
Es un hecho muy destacable, es un reconocimiento a la trayectoria que ha venido teniendo el mercado de capitales. Ahora hay una responsabilidad enorme encabezando la Federación Mundial de Bolsas para que la industria bursátil tenga una voz más fuerte en el debate a nivel internacional sobre la regulación. Colombia va a tener una participación destacada. 

Con la caída del Colcap, hay muchos que dicen que se perdió el año en la BVC... 

Fue un año complejo, porque desde el punto de vista de los mercados hubo una tremenda volatilidad. En enero los mercados sufrieron unas pérdidas bien significativas, luego hubo una recuperación muy fuerte en agosto y a partir de septiembre con las perspectivas de un menor crecimiento económico a nivel global y la caída del precio del petróleo se generó también un escenario de pérdidas nuevamente. Lo importante es que en los últimos días estamos viendo recuperación. 
Para el mercado colombiano hay buenas noticias. Particularmente en el frente regulatorio se lograron hechos importantes como la regulación de todas las operaciones de mercado monetario (repos y simultáneas), el Gobierno expidió una normatividad y la superintendencia autorizó los reglamentos. Eso le da tranquilidad a los inversionistas. 

El otro frente son las emisiones primarias de acción con ajuste a la normatividad. Lo que se busca es que haya la mejor información en el momento de la colocación. Esto permite que Colombia cumpla con prácticas internacionales y sea realmente el mercado el que pone el precio de las emisiones y no el emisor de manera exclusiva. 

Las acciones muestran que son una buena predicción de la desaceleración de la economía, ¿usted cree que el Colcap está diciendo algo sobre el futuro económico? 

Sin duda los índices accionarios son un termómetro de lo que pasa en la actividad económica. En la coyuntura puntual de Colombia en estos meses desafortunadamente hemos estado más afectados por el precio del petróleo que por los indicadores de la actividad económica. Las empresas petroleras que son importantes en el índice han tenido caídas del 40% que obviamente eso ha tenido un impacto significativo. Si uno corrigiera el índice eliminando el efecto de las petroleras tendríamos un crecimiento positivo. Lo que uno ve es que hay un comportamiento disímil entre las petroleras y el resto. Si bien hay algunas empresas que han tenido disminuciones recientes todavía tienen valorizaciones en sus precios en el año que terminó. 

Ahora hablemos sobre la solución a las plataformas para operar desde internet, pues el mercado sigue con la incertidumbre de futuros inconvenientes... 
Primero hay que destacar que la plataforma que tenemos es de extraordinarias características y excelente desempeño. Desde el 2008 no habíamos tenido ningún inconveniente, es de altísima disponibilidad y muy robusta y nos sentimos muy cómodos. Yo no quisiera dejar ninguna sombra de dudas sobre la idoneidad de la plataforma, que incluso se utiliza a nivel global y es prevista por Nasdaq y así Colombia está a la par con los mejores mercados nivel global. El equipo técnico es de altísima credibilidad y tenemos superado los desafortunados eventos. 
Esta nueva versión de la plataforma es clave para el mercado porque nos permite también adoptar el mejor estándar internacional para el enrutamiento de órdenes. Ya con esto, tenemos ese nuevo protocolo y hay que trabajar rápidamente en la migración de nuestros clientes y usuarios al protocolo nuevo, que es el que va a dar mayor estabilidad y con altos estándares de calidad. 

¿Ese mercado son los comisionistas, para que el cliente haga las operaciones con la nueva tecnología? 
Sí, nosotros hemos planteado que vamos a dejar vigente un año más la plataforma anterior con la idea de que hagan la migración, pero evaluando los eventos recientes, es que se acelere el proceso de migración al nuevo protocolo. Ese es el proceso a partir de enero para entregarles a todos los usuarios un mejor servicio. 

¿Cómo están los costos de operación en el país frente a las otras bolsas de la región? 
La industria ha venido sintiendo la presión de los mercados porque obviamente todos queremos que crezcan y así reportar menores costos. Colombia está en un punto medio en la región habiendo mercados como México y Chile que son muy competitivos en términos de tarifas y otros que son más costosos que Colombia como Brasil y Perú. El reto importante es que tenemos todo para crecer los volúmenes y aumentar el tamaño porque eso nos va a permitir generar más estímulos y mejorar la estructura de costos en toda la cadena de valor. 

¿Con la entrada del Mila se unificarán las tarifas? 
No en el corto plazo porque las características de cada mercado son diferentes. El Mila es un esquema en que cada mercado mantiene proceso y regulación independiente. No nos parece descabellado que a mediano y largo plazo sea uno de los horizontes no solo en temas tarifarios sino en avanzar más en armonización regulatoria para emisiones primarias, la información que tienen que entregar los emisores al mercado, prácticas de Gobierno Corporativo, entre otros. 

¿Cuál es la expectativa de nuevos emisores este año? 
Nosotros mantenemos nuestra meta de cinco emisiones, ya sea nuevos, o existentes que amplían la participación en el mercado. Esperamos que la podamos lograr. 

¿Quedó contento con la reforma tributaria? 

Digamos que el tema no es si Juan Pablo Córdoba está contento o no. Yo lo que he planteado siempre es que el impuesto al patrimonio, a la riqueza, para combatir la pobreza, o como lo quieran llamar gravando patrimonio de las empresas es una tremenda equivocación. El que no queda contento es el país porque son las empresas las que generan empleo, inversión, actividad económica y es muy desafortunado que el Gobierno continúe con una versión un poco demagógica de llamar a las empresas “ricos” y cobrarle impuestos a las empresas, que en un entorno global tienen que salir a competir. La tristeza no es para mí sino para el país. 
Nadie ha dicho que las empresas no deban pagar impuestos, de hecho las que se constituyen formalmente y que están haciendo la tarea bien, ya están con una carga tributaria altísima, porque Colombia no es competitiva por el lado de los impuestos. El problema del sistema tributario es que hay muchas empresas que se apartan de cumplir con todas su obligaciones del lado formal y que la gestión de la Dian en incorporar nuevos contribuyentes escapa la red del recaudo y hace que sea injusta la forma como se están cobrando los impuestos en Colombia porque a unos les cobra muchísimo y a una gran mayoría de empresas y personas no se les cobra. 
La discusión importante es esa y el sistema tributario debe dar un paso adelante y sincerarnos porque las empresas tienen que competir a nivel global y tener una carga tributaria razonable que se los permita. Tanto la legislación como la administración tributaria tienen que avanzar para que no sean unos pocos los que pagan, sino que todos los colombianos contribuyamos al desarrollo del país. 

¿Cómo se puede materializar en la próxima reforma tributaria lo que usted pide? 
Lo bueno de este debate es que quedó esa conciencia que cargar la mano a los mismos no aguanta más, y que las empresas formales que han venido soportando gran parte del recaudo realmente están ahogadas y no pueden competir en un entorno de esa naturaleza. 
El país tiene que dar ese debate. El Congreso y la opinión quedaron con plena conciencia de esa necesidad y lo importante es que se haga la tarea con mucho juicio este año. 

¿Por qué otro gravamen se puede reemplazar el impuesto al dividendo? 
Eso no es un tema de dogmatismo. Desde 1986 Colombia había tenido un esquema tributario muy razonable a la renta de las empresas. Una carga tributaria del 33 por ciento donde se consolida la tributación del accionista y de la empresa en la empresa con lo cual todos los impuestos se pagaban en la empresa y lo que se le distribuía a los accionistas no se gravaba; tengo que decir que ese era un esquema bastante bueno. 
Puede haber impuesto al dividendo, ese no es el problema. Lo importante es mirar la tributación global que se le está haciendo a las empresas. Si estamos hablando hoy de una tributación de renta del 25 % y la posibilidad de tener un impuesto al dividendo del 8% para llevar la tarifa al 33% es una propuesta que se puede tener. 
Lo que no puede pasar es que a partir del 2018 vamos a tener 25% de renta, el 18 por ciento del Cree y adicionalmente poner el impuesto al dividendo que nos puede estar llevando al 50% o 53% de las utilidades de las empresas. Eso no es sostenible y no es competitivo y no tiene ningún sentido. 
Nos estamos engañando porque dijimos Colombia es una maravilla porque creamos un impuesto de renta del 25% para las empresas, pero eso es mentira porque además hay Cree, hay impuesto al patrimonio, y pues si se quiere poner un impuesto al dividendo sin sentido, las empresas van a decir yo no voy a producir. 

¿Qué mensaje le puede dar a los pequeños inversionistas sobre este año en la bolsa, ellos qué pueden esperar? 
Estos momentos de altísima volatilidad son muy desafortunados y a mucha gente los deja perplejos sobre cosas que no pueden controlar y eso es entendible, pero lo que hemos dicho es que en estos momentos de altísima volatilidad es importante mantener la calma y no salir a feriar los activos porque ya lo hemos visto en el 2008, 2010 y en el 2013, y es que termina recuperándose en el corto plazo. 
Una lección que habíamos mencionado en 2014 es la importancia de la diversificación, creo que si hay algún mensaje que queda claro es que si estoy en acciones del sector petróleo, puedo estar siendo más que proporcionalmente afectado por una volatilidad de esta naturaleza a que si estuviera en un portafolio más diversificado, pues podrían estar mucho más protegidos. 
Adicionalmente el mercado colombiano tiene herramientas de cobertura y los intermediarios han aprendido que para asesorar a sus clientes tienen que aprovechar las herramientas del mercado y eso le permite cubrirse sobre el riesgo de caídas de precios como el caso de Ecopetrol, porque todas las acciones del índice ya tienen instrumentos futuros. Hay herramientas que permiten conformar bien el portafolio y equilibrar las acciones. 

MÁS DE FINANZAS

Bolsas 31/07/2021 Inversionistas del fondo Accival Vista tuvieron un crecimiento de 287% en el último año

Este fondo, administrado por la comisionista Acciones & Valores, está vinculado a la billetera digital Tpaga para facilitar inversiones

Bolsas 03/08/2021 Afirman calificación ‘Excelente(col)’ del fondo Inmoval administrado por Credicorp

La evaluación aseguró que dicho vehículo cumple con los más altos estándares del mercado y se basa en un análisis inmobiliario

Bancos 02/08/2021 Respuesta de Itaú a las acusaciones sobre garantías falsas en adjudicación de proyectos

El banco declaró que no emitió ninguna garantía y que las empresas en cuestión no son sus clientes. Según la entidad, se trataría de un caso de suplantación

MÁS FINANZAS