.
FINANZAS Hacia dónde vamos
martes, 5 de marzo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Alejandro Reyes

Las últimas dos décadas en Colombia han marcado una reforma estructural de gran alcance. En la primera, la reforma de las estructuras institucionales con una nueva constitución y una división más clara de los poderes, y en la segunda, con una consolidación del Estado, el avance de políticas económicas contra-cíclicas y profundización de los mercados.

Esta situación ha permitido que pasáramos de ser catalogados como un estado fallido y una economía sin futuro a comienzos de la década pasada a una de las economías más prometedoras para los próximos 10 años.

Esta dura labor, de tesón político y económico, hoy se juega su más importante round. Avanzar tiende a ser más fácil cuando el norte se juzga lejano, pero finalizar es indudablemente más complejo. Recientemente, la economía ha enfrentado vientos adversos, que han llevado al gobierno a impulsar políticas para aplacar algunos de los males más relevantes, como lo es la apreciación de la tasa de cambio.

Pero ha dejado de lado el eslabón estructural que le hace falta a nuestra economía para apalancar su avance hacia el desarrollo: la infraestructura. Desde hace casi medio siglo se le adeudan a nuestra economía avances en este frente, los grandes proyectos se siguen aplazando y las promesas siguen renaciendo año tras año.

Para no irse muy atrás, el gobierno actual ha prometido su locomotora de infraestructura en los últimos 3 años y a la fecha no arranca, ya la prometió para este año, y confiamos que arranque, pues no podemos correr el riesgo que no lo haga, menos en un ciclo adverso de crecimiento económico como el actual. En general, el enfoque en las políticas paliativas a los problemas cambiarios actuales han llevado a que el Gobierno comience a sonar cada vez más como lo hacía el Brasil hace un par de años, el proteccionismo no puede ser la solución a nuestra carencia de competitividad, no necesariamente es un problema de enfermedad holandesa lo que nos aqueja, sino una complacencia asistida desde el Gobierno.

Lamentablemente estamos recorriendo algunos de los malos pasos que Brasil ha recorrido en su pasado reciente, una economía que se juzgaba promisoria y hoy se ve con ojos de desconfianza por cuenta de su “improvisación política”. La solución es estructural no coyuntural, es necesario contar con un Estado que le ponga el pecho a la mejora de la productividad y no se escude en subsidios transitorios e ineficientes.

La solución es ahorrar no malgastar, la solución es construir infraestructura, no subsidiar. Con la fuerte inversión que ha realizado el sector privado en los últimos años, la inversión pública lograría impulsar la productividad de manera estructural y proporcionar una cura natural a los problemas cambiarios. Confiemos que el avance en políticas que hemos logrado en las últimas décadas y las lecciones del pasado nos permitan, este año, tener un gobierno ejecutando los grandes proyectos de infraestructura para poder soñar con un crecimiento sostenido por encima de los promedios históricos. Esperemos que a pesar que se haya abierto la puerta a solicitudes de proteccionismo de todos los frentes , con los más recientes provenientes de la industria y algunos sectores del agro, el Gobierno pueda liderar la economía afuera de este bache, sin miopía en sus políticas y siempre teniendo lo estructural como norte.

MÁS DE FINANZAS

Tecnología 17/06/2021 "La Inteligencia Artificial debe estar inmersa en las herramientas de ciberseguridad"

Juan Carlos Puentes, gerente general de Fortinet Colombia, destacó la importancia de que los diferentes servicios converjan entre si

Bolsas 18/06/2021 Los precios del petróleo bajaron por un posible acuerdo nuclear que alcanzaría Irán

El WTI se acercó al límite de US$71 y el Brent a US$73 por barril; aún así algunos esperan que este último llegue a US$80

Tecnología 16/06/2021 Grupo Sura constituye marca especializada en desarrollo de productos de software

La participación en Nubloq será a través de Inversiones y Construcciones Estratégicas con una inversión inicial de $11.389 millones

MÁS FINANZAS