Andrés Moreno lanzó el texto sobre la historia de la Bolsa de valores en el país en los últimos 20 años, así como de sus accionistas y emisores

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Cómo el mercado de acciones en Colombia pasó de tener 125.000 inversionistas en 1999 a 1,02 millones en 2011, y cómo desde esa fecha hasta este año se perdieron casi la mitad de estas personas son algunos de los interrogantes a los que les busca dar respuesta Andrés Moreno en su más reciente libro ‘La Bolsa en Colombia en el Siglo XXI’, el cual se lanzó la semana pasada.

En este, el analista bursátil utiliza estadísticas y sus apuntes personales para relatar la historia y la actualidad del mercado accionario en Colombia.

“Este libro descriptivo y estadístico no utiliza un lenguaje técnico. Los lectores podrán remembrar momentos, antiguas empresas que ya no existen y los eventos más importantes acontecidos en la Bolsa en los últimos 20 años”, dijo Moreno.

Si bien en el primer semestre del año la salida de inversionistas minoritarios se frenó, Moreno destacó que todavía no se puede determinar si es de manera definitiva o el comienzo de un nuevo ciclo.

Con el libro se busca generar conciencia sobre los inversionistas de acciones perdidos o fallecidos que aún mantienen propiedad de sus acciones.

Se da el ejemplo del caso de Acerías Paz del Río, pues hay 407.000 socios perdidos. Lo mismo sucede con empresas que llevan varias décadas negociando en la Bolsa como Banco de Bogotá, Bancolombia, Coltejer, Fabricato y Bbva.

“¿Por qué y para qué contar accionistas de la Bolsa? Por muchos motivos. Es un dato determinante de liquidez y formación de precios de cada acción”, resaltó Moreno.

Según el autor, tener un reducido número de emisores, comisionistas e inversionistas es un obstáculo para el desarrollo del mercado, pues disminuye el interés de entrada de nuevos actores y genera graves problemas de liquidez en los títulos.