En abril se realizaron compras con plásticos por $1,98 billones, mientras que en enero estas transacciones fueron de $4,56 billones

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Así como en el primer trimestre, con la llegada del covid-19 al país y la implementación del estado de emergencia, las compras y los avances con tarjetas de crédito entre los colombianos presentaron una tendencia a la baja en abril, que fue el primer mes completo bajo las medidas de aislamiento obligatorio.

De acuerdo con el reporte de tarjetas de crédito y débito de la Superintendencia Financiera, en el cuarto mes del año se hicieron 13,3 millones de compras con tarjeta de crédito por un total de $1,98 billones, lo que significó una disminución de 56,56% en el monto total de las transacciones frente a los $4,56 billones en 22,78 millones de compras hechas en enero.

Andrés Felipe Duque, presidente de Redeban, indicó que el comportamiento transaccional con tarjetas de crédito “empezó a mostrar una curva descendente a partir de las últimas dos semanas de marzo, cuando inició la implementación de las medidas de cuarentena”.

De acuerdo con el directivo, al desglosar la disminución de las transacciones con el plástico, como consecuencia de la pandemia y de las soluciones adoptadas para prevenir el contagio, se encontró que hubo un impacto negativo en las operaciones presenciales, pero uno positivo en las realizadas por canales digitales.

“El confinamiento ha incidido en el evidente crecimiento de las compras virtuales. Es claro que los tarjetahabientes, tanto débito como crédito, vienen modificando el lugar de su compra. Mientras que el año pasado tan solo una de cada diez transacciones se realizaba virtualmente, este año el promedio ha subido a tres, lo que representa un incremento de 200%”, explicó.

La disminución en la facturación y en las transacciones con tarjetas de crédito podría atribuirse no solo a que con la coyuntura muchos sectores económicos cerraron y a varios trabajadores los despidieron o les suspendieron sus contratos, sino que los colombianos modificaron sus hábitos de consumo.

De acuerdo con un análisis de Scotiabank Colpatria, en las primeras semanas del aislamiento obligatorio, el uso de este producto financiero para comprar ropa, calzado, bienes del sector automotriz y servicios de transporte y turismo disminuyeron, mientras que el consumo de los colombianos se centró en lo relacionado con televisión por cable, celular, servicios públicos y la canasta de alimentos para el hogar.

LOS CONTRASTES

  • Andrés Felipe DuquePresidente de Redeban

    “La curva descendente en las transacciones físicas, con cualquier tipo de pago, inició a partir de las últimas dos semanas de marzo, con la implementación de las medidas de cuarentena”.

En este sentido, Danilo Morales, vicepresidente de retail de Scotiabank Colpatria, afirmó que durante el cuarto mes del año el consumo se orientó principalmente hacia supermercados y droguerías.

“Pasado abril se ha venido presentando una recuperación, especialmente en junio, impactado por los días sin IVA promovidos por el Gobierno. Además, con la apertura gradual de los diferentes sectores, se ha presentado una mejoría en la facturación”, dijo.

En un panorama como el que se presentó en abril, expertos en finanzas sugirieron que las personas dejaran de hacer los gastos que no eran prescindibles y que redujeran en lo posible los gastos ordinarios.

“Ante una situación realmente comprometedora, lo primero que tiene que hacer una persona desde sus finanzas es disminuir o eliminar de manera total los gastos extraordinarios y revisar minuciosamente cómo bajar los ordinarios a su mínima expresión”, recomendó James Hernández, presidente y cofundador de Trust Corporate.

Los avances también disminuyeron 72,5%
En abril, se registraron 774.462 avances, que es una opción del sistema financiero que consiste en obtener dinero en efectivo a través del cupo aprobado en la tarjeta de crédito. En el cuarto mes del año, la obtención de liquidez por este medio llegó a $508.143,24 millones, lo que significó una disminución de 72,52% frente al monto total por avances realizados en enero ($1,85 billones). Si se compara con el monto retirado por medio de avances de marzo ($1,54 billones), en el cuarto mes del año la caída en el monto total de esta operación financiera fue de 66,92%.