El peso es la divisa que más valor ha perdido, con una depreciación de 3,18% debido a los bajos precios del petróleo y al covid-19

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Las monedas de las principales economías de América Latina continúan aumentando sus pérdidas debido a la incertidumbre y los temores por el covid-19. El peso colombiano se convirtió en la divisa más devaluada de la región en lo que va del mes, con una depreciación de 3,18%, según Bloomberg.

La caída del valor de retorno entre el peso local con relación al dólar se debe a la pandemia y los precios del petróleo. “Si bien el precio del curso se estancó sobre US$40 no ha tenido un impulso para mejorar, entonces esto le afecta a Colombia, ya que la producción se redujo, la inversión de capital de las petroleras internacionales se limitó”, dijo Wilson Tovar, gerente de Investigaciones Económicas de Acciones & Valores.

El panorama descrito por Tovar también ha llevado al peso colombiano a anotar una devaluación de 4,58% en una semana debido a una mayor aversión al riesgo producto de que los inversores tienen temor por el ritmo de la recuperación económica, luego de rebrotes del nuevo coronavirus en Europa y los débiles datos de la actividad empresarial, destacó Reuters.

El terreno perdido del peso colombiano frente al dólar debido a la coyuntura actual ha llevado a que la devaluación de la moneda local en el año corrido se ubique en -15,19%, debido a que la TRM inició este año en $3.277,14 y terminó la jornada de ayer en $3.863,52. “Los próximos días para el peso colombiano no son muy halagadores, puede venir una fuerte devaluación, siempre y cuando el repunte del dólar continúe con tal firmeza y el mercado de materias primas siga inestable”, dijo Edward Moya, analista de mercados en Oanda.

LOS CONTRASTES

  • Michael Seligman Director de TMF Group América Latina

    “Esta devaluaciones se deben a los bruscos movimientos que trae el mercado y traen consigo beneficios, entre los que se cuentan que los activos serán más atractivos”.

  • Edward MoyaAnalista de mercados en Oanda

    “Con un mercado de materias primas inestable como el local y el dólar que viene en un claro repunte, los días para el peso colombiano no son muy halagadores”.

Sin embargo, Moya agregó que “a mediano plazo, la perspectiva de 2021 apunta a una divisa colombiana mucho más fuerte. La Fed y el Banco de la República deben buscar salidas fiscales para que la economía de la región se estabilice y Colombia tenga un panorama más tranquilo. El dólar se podría devaluar significativamente el próximo año”.

Las otras monedas regionales
La moneda colombiana no ha sido la única afectada por el impacto que ha generado el covid-19 en la economía mundial, ya que todas las divisas de las principales economías de la región perdieron terreno frente al dólar. En el caso de México, la moneda anotó una pérdida de 2,04% entre el 31 de agosto al 23 de septiembre de este año.

El Economista resaltó que la devaluación del peso mexicano se debe a que “las crecientes cifras del nuevo coronavirus ponen en duda la continuidad en la recuperación de la economía global. Países como Reino Unido comenzaron a considerar e incluso a aplicar de nuevo las medidas de confinamiento que tuvieron impactos severos”.

Otras de las divisas regionales que han registrado caídas superiores a 0,60% en lo que va del mes son el peso argentino, con una reducción de 2,03%; el real brasileño, con una caída de 1,49%; el sol peruano, con un desplome de 0,84%; y el peso chileno, con una baja de 0,68% (ver gráfico).

Michael Seligman, director de TMF Group para América Latina, explicó que “estas devaluaciones se deben a los bruscos movimientos que registra el mercado y traen consigo beneficios financieros, entre los que se cuentan que los activos serán más atractivos para los inversionistas extranjeros y pueden estimular la llegada de capital fresco a la región”.

A esto se le suma que economías fuertes, como es el caso la de Colombia, están viendo riesgos de perder su grado actual de inversión. Los mercados emergentes, especialmente los de América Latina, se quedarán rezagados en el proceso de recuperación económica global y eso es lo que ha provocado sus devaluaciones que quizás aún no terminan, añadió Seligman.

Teniendo en cuenta esto y en el caso particular de Argentina, Tovar explicó que este país cuenta con una de las monedas más devaluadas en lo que va del año debido a su decrecimiento económico y a la crisis que enfrenta desde el año pasado.

“Recordemos que hace apenas tres semanas renegociaron su deuda a nivel internacional y recientemente el gobierno de ese país ha tratado de limitar la compra de dólares por parte de los nacionales a US$200, con unos tremendos impuestos. Hay una preocupación de que se agoten las reservas internacionales para honrar sus deudas y lo que se ve desde el ámbito internacional es que se presagia otro default de Argentina, una crisis que no parece resolverse en el corto plazo”, añadió el analista.

Mientras que en el caso de Chile, una de las economías más estables de la región, “la devaluación comenzó en el último trimestre del año pasado, cuando las manifestaciones ganaron protagonismo al punto de que se está haciendo una reforma constitucional. Este año en Chile se autorizó que las personas retiren parte de sus fondos de ahorro pensional, lo cual desde afuera no se ve sostenible, sino que hace más vulnerable la economía en el mediano plazo”, aseguró Tovar.

Las devaluaciones hasta ahora anotadas por las monedas regionales frente al dólar podrían profundizarse en los próximos meses. De acuerdo con Moya, “la volatilidad de la divisa estadounidense durará hasta las elecciones en Estados Unidos, previstas para noviembre, pero, en resumidas cuentas, la volatilidad se detendrá una vez que haya una vacuna comercializada en los países de América y los encargados de la política monetaria en la región inyecten más dinero y estímulos a sus economías”.

La visión de los inversionistas sobre el mercado colombiano
Según Seligman, “si bien se espera que la volatilidad del dólar termine pronto cuando la agitación del mercado cese, para que las divisas de América Latina también se reafirmen, en especial el peso colombiano, que si se mantiene en una tendencia a la devaluación, esto puede atraer mayor inversión, en especial porque durante la última década, Colombia se ha convertido en el cuarto destino más grande de América Latina para la inversión de capital privado extranjero. Un peso barato hará más viable la llegada de inversiones y dinero”.