En la jornada de ayer, la divisa se negoció en promedio a $3.645 por un mayor apetito por el riesgo por parte de los inversionistas

Juan Sebastian Amaya

Con una cotización promedio de $3.645,91 y una caída intradía de $14, el precio del dólar bajó de $3.700 después de cerca de un mes, cuando el pasado 10 de junio se ubicó en $3.643,02.

Gracias a los positivos datos macroeconómicos que el mundo evidenció en los últimos días, la tasa de cambio en Colombia perdió $113 durante esta semana.

La analista de renta fija de Casa de Bolsa, Mariafernanda Pulido, explicó que la recuperación en los índices de manufacturas y servicios de Estados Unidos, China y Europa reflejaron un mejor ambiente en los inversionistas que optaron por una mayor preferencia por activos de riesgo.

“Este debilitamiento del dólar a nivel mundial se dio por el PMI de servicios y manufacturero a nivel global. Vemos un repunte de los sectores por la reapertura económica. Esto ha hecho que se tomen mayores posesiones de activos de riesgo y el dólar comienza a debilitarse por estos datos”, dijo.

Entre tanto, la Bolsa de Nueva York cerró esta semana con buenos resultados, impulsados por un aumento récord en las nóminas no agrícolas que ratifica que la recuperación económica del país está en marcha. Prueba de ello es que en mayo, Estados Unidos sumó 4,8 millones de empleos nuevos y la tasa de desempleo bajó a 11,1%.

Además, la estabilidad en los precios del petróleo también contribuyó a que el dólar en Colombia, y en general en la región, no presentará fortalecimiento. Según el último cierre de Reuters, el barril de crudo Brent, referencia para el mercado colombiano, se mantiene sobre US$42, mientras que el WTI sigue en US$40.

“El petróleo terminó la semana no muy lejos de donde comenzó, luego de haber llegado a US$40 al final del segundo trimestre. Las medidas de reapertura que estamos viendo en todas partes ciertamente están dando optimismo a los comerciantes de petróleo, pero los contratiempos que vive el mundo significan que debemos tener cautela ante fuertes caídas. Serán los productores de petróleo los que determinarán cuál será la próxima ola”, comentó el analista de mercados de Oanda, Edward Moya.

Sin embargo, el experto advirtió que la gran reapertura económica está resultando un poco menos grandiosa de lo esperado y, tal vez, un tanto problemática por el aumento de casos de contagio con covid-19 en varios estados de EE.UU.

“Ciertos estados se han visto obligados a detener o revertir sus planes a medida que los casos se han disparado, mientras el Reino Unido sigue adelante con sus planes para aliviar aún más las restricciones a partir de este fin de semana, con la reducción en el distanciamiento social de dos metros a un metro y permitiendo un número de establecimientos en la hostelería y otras industrias para reabrir”, puntualizó.

Finalmente, los precios del oro cotizaron estables porque las preocupaciones por el número acelerado de contagios del virus fueron contrarrestadas por un aumento del apetito por el riesgo. El oro al contado se negoció a US$1.775,06.