Fitch bajó la calificación de BBB a BBB- por las decisiones recientes y Moody's dejó la nota que tenía de Baa3 con perspectiva negativa

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Las más recientes noticias de Empresas Públicas de Medellín (EPM) sobre la demanda por $9,9 billones a los consocios que construyeron Hidroituango y la renuncia masiva de ocho de sus nueve miembros de junta, fueron suficientes para que las calificadoras de riesgo Moody’s y Fitch hicieran un análisis de la situación y pusieran en consideración la calificación crediticia de la empresa.

La primera en pronunciarse fue Moody’s quienes aseguraron en su informe que “el anuncio de EPM es negativo desde el punto de vista crediticio, ya que aumenta el riesgo de más retrasos y sobrecostos para completar la presa Ituango, dependiendo de cómo responda el consorcio”. Moody’s conservó la calificación de EPM en Baa3, con perspectiva negativa.

Pero no corrió la misma suerte con Fitch. Esta calificadora decidió bajarle la nota a ‘BBB-’ de ‘BBB’ y mantuvo el Rating Watch Negativo.

“La rebaja se debe a una mayor intervención del dueño de EPM, la ciudad de Medellín (BBB- / Negativo), en la gestión de la empresa, lo que representa un deterioro de los controles de gobierno corporativo en la empresa”, explicó Fitch.

Para ambas firmas, las recientes acciones tienen impacto en el gobierno corporativo y el Acuerdo de Gobernabilidad, suscrito el 23 de abril de 2007, y dejan expuesta a la empresa a decisiones política que afectarían el buen funcionamiento de la misma.

Según Moody’s la demanda a los consorcios podría llevar a un “posible reemplazo de contratistas lo que alargaría el período de construcción y probablemente aumentaría los costos, y sería perjudicial para la trayectoria de apalancamiento de EPM exponiendo aún más el balance de riesgos de la empresa. Incluso si tiene éxito, el proceso iniciado por EPM se prolongará y probablemente no brinden ningún beneficio a la compañía dentro del horizonte previsto para que la presa entre en operaciones en 2022”, dice la firma calificadora.

Fitch informó que el Rating Watch Negative de EPM refleja la continua incertidumbre con respecto al cierre del Sistema de Desviación Auxiliar bloqueado de Ituango desde el 28 de abril de 2018, y los costos finales excesivos de su proyecto Ituango.

“Fitch cree que la empresa sigue expuesta al riesgo de ejecución a pesar de que ha avanzado para remediar el colapso de los túneles del proyecto”, cita el informe presentado.

Los inversionistas ya tomaron decisiones. Según datos de Bloomberg, la tasa de interés de los bonos con vencimiento a 2031 bajaron en estos dos días, lo que afecta al emisor, pero es una oportunidad de compra.