.
FINANZAS PERSONALES

¿Qué es la tasa de usura?

martes, 5 de julio de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Al igual que en la plaza de mercado, donde entran en una negociación el campesino que vende sus productos y la ama de casa interesada en comprarlos, el precio justo es ese valor en el que la transacción es aceptada por las dos partes y por tanto, la ama de casa puede llevar los productos a su hogar y el campesino habrá recibido una compensación satisfactoria por su labor. De la misma forma se establece el interés bancario corriente, que no es más que la tasa en la que los bancos están otorgando los créditos (que nosotros los usuarios, aceptamos) y que la Superfinanciera entonces certifica, buscando precisamente establecer el estándar de lo que en un mercado financiero sería “justo y razonable”.

Ahora bien, como la usura es ese cobro “a más de la cuenta”, pues la tasa de usura es ese interés bancario corriente multiplicado por 1,5; es decir, un 50% más de esa tasa base. Todo cobro de interés que supere dicha tasa es considerado ilegal.

Resulta que por lo regular los bancos, ni cortos ni perezosos, ajustan las tasas de las tarjetas de crédito a la máxima tasa permitida por ley y ahí fue donde se formó el reguero cuando el 29 de junio pasado la tasa de usura se certificó en el 32,01%. Claro, no todos los bancos suben la tasa hasta el tope; son menos los que se alejan de ella y más los fieles seguidores del máximo cobro.

De modo tal que la tarea obligada al recibir el próximo extracto bancario es trabajar en un presupuesto de ingresos y egresos mensuales, para lograr determinar cuál es el monto máximo que se puede (y debería) pagar para saldar cuanto antes ese roto que se forma en la billetera cuando se asumen altos costos de interés.

Se debe aclarar aquí que el crédito en sí no es un enemigo, sino un aliado que puede ayudar a mejorar las condiciones de vida de la familia o superar algún imprevisto que se presente, pero que mal manejado puede convertirse en un eterno dolor de cabeza. Es por ello que no se recomienda devolver las tarjetas al banco y darse golpes de pecho prometiendo no volver a utilizarlas, sino aprender a darles un manejo responsable.

Por ejemplo, ¿cuántos hay que pagan la fiesta, el trago, el paseo, la buena vida a costa de sobrevivir el resto del mes o incluso del año cubriendo los costos de los intereses, cuotas de manejo y comisiones por avances? ¿No sería mejor que esos gustazos se cubran con el dinero que realmente se tiene? y ¿qué pasa si no se tiene ni para un helado en la esquina?

Pues presupueste bien sus egresos, registre cuanto menos durante una semana todos y cada uno de sus gastos y no deje por fuera ni el mas mínimo centavo, de seguro que encontrará el hueco que le dejan ciertas cosas que no le aportan a su calidad de vida y que incluso pueden estar desmejorando su salud. Es posible también que no le quede nada porque lo que debería quedarle lo está pagando en intereses (y no es de extrañarse, pues sucede muy comúnmente y se pierde más de lo necesario).

Si de cualquier forma se necesita utilizar la tarjeta; si es posible, pagar a una cuota, pues la mayoría de los bancos no cobran intereses por un solo mes, o en su defecto cobran tasas más bajas. 

En resumen, con los altos costos de la financiación es urgente priorizar las necesidades propias y de la familia para que se pueda vivir mejor, aprovechando los recursos que se tienen disponibles.

María Teresa Macías
Profesora de Economía de la U. de La Sabana

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE FINANZAS PERSONALES

Finanzas 20/06/2024 Los expertos recomiendan realizar un presupuesto con el metodo 50%, 30% y 20%

El método de presupuesto 50-30-20 emerge como una estrategia para aquellos que desean mejorar su bienestar financiero