.
FINANZAS PERSONALES

Nuevo hito en el desarrollo de Colombia implementando Basilea III

martes, 7 de julio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Aparte del tema empresarial sentí una cierta vibración personal. Me pasa siempre con Colombia. Como británico me enorgullece y me emociona el papel que jugó la Legión Británica en la batalla del Pantano de Vargas y, después, de Boyacá. Posiblemente Colombia sea el país de más largo arraigo democrático del continente y, desde luego, el único que jamás ha incumplido con una obligación financiera soberana.

Como buena democracia sin duda los ciudadanos de la República tendrán muchos aspectos de su sociedad que les parecen criticables. Lo mismo pasa en mi país. Eso es democracia.

No voy a caer en la descortesía, como extranjero, de entrar en esas controversias. Me limito a decir que, visto desde fuera, el éxito de la economía colombiana suscita cada vez más interés en la prensa y la opinión pública de mi país. Revistas serias como The Economist destacan el nivel de crecimiento de la economía - a pesar de la caída del precio del petróleo. El crecimiento de la clase media desde 16% de la población en  2002 hasta más de 30% hoy mientras según cifras del Banco Mundial los niveles de pobreza en el mismo periodo han caído de 50% a 30%.

Todo esto me lleva a donde empecé - La Conferencia de UBS sobre Instrumentos Híbridos de Capital bajo el Reglamento Basilea III en Colombia que tuvo lugar  en Bogotá. La Conferencia fue una óptima ocasión para reunir en una misma sala a todos los actores principales en este tema, y debatir cuestiones como el tratamiento tributario de estos instrumentos (la Dian aportó su punto de vista preliminar) y conocer las preocupaciones de los inversores sobre estos instrumentos, tales como la liquidez y el riesgo de tipo de cambio. 

El ciudadano de a pie tanto en Londres como en Bogotá se preguntará: ¿Qué es eso de Basilea III y que es un Instrumento Híbrido de Capital?

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea fue fundada en 1974 por los Presidentes de los Bancos Centrales del G-10 con el objetivo de coordinar y mejorar la supervisión bancaria globalmente. Son socios los países más avanzados del mundo.

Una de las últimas recomendaciones de Basilea - Basilea III - incluye, entre otros aspectos, que los bancos puedan emitir instrumentos híbridos de capital. Es decir, unos instrumentos de deuda que pueden absorber pérdidas y pretenden reforzar la base de capital de las entidades bancarias, aumentando la solvencia de los bancos, y reduciendo su apalancamiento.

Son temas complejos y muy técnicos, y la experiencia de UBS al tratarlos en Colombia ha sido muy positiva.

Primero, con anterioridad a la Conferencia, nuestros especialistas llevaban muchos meses conversando con las entidades supervisoras de la República, en particular, con la URF (Unidad de Regulación Financiera - que depende del Ministerio de Hacienda) y la Superintendencia Financiera. En ambos casos me confirman que dichas conversaciones eran de un altísimo nivel.

En lo que se refiere a la Conferencia en sí, tuvimos la misma impresión. La participación no solo de las entidades públicas sino de los principales bancos, inversores y otras entidades supervisoras fue de primer nivel. Las intervenciones de David Salamanca, Presidente de la URF, y Mauricio Arias, de la Superintendencia Financiera, subrayaron la prudencia y el conocimiento técnico con el que el Gobierno estudia este tema, y constataron el enorme progreso realizado respecto de este asunto, lo que ha permitido al país avanzar en la homologación de su sistema bancario a los comparables internacionales, abriendo así la puerta a nuevas oportunidades de desarrollo e inversión. Además, la presencia del regulador peruano en la Conferencia permite intuir que éste podría ser un nuevo escenario para la integración de las economías de Perú y Colombia, en el marco de la Alianza del Pacífico.   

El evento fue un éxito y permite esperar una temprana apertura del mercado de instrumentos híbridos en Colombia, si bien algunos obstáculos quedan aún por franquear, tales como la contabilización de estos instrumentos, el interés de los inversores locales e internacionales ante el riesgo de tipo de cambio o aclarar las diferentes estructuras de emisión. 

Nuestra esperanza es que esta Conferencia haya contribuido al proceso de decisión dentro del Gobierno para la futura autorización de la emisión de este “nuevo estilo” de emisiones dentro de Colombia.

Pero, para mí, hay un tema más amplio. Sería un paso más de la República Colombiana hacia el lugar que le corresponde.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA