.
CONSTRUCCIÓN La valentía para comprar vivienda
martes, 8 de octubre de 2019

La mayoría de entidades financieras dispone de asesores y de aplicaciones web que determinan el monto máximo del préstamo

Óscar Vivi

Tener vivienda propia sigue siendo uno de las principales aspiraciones de los hogares colombianos.

Hace pocos, el Ministerio de Vivienda anunció una serie de medidas que buscan reactivar al sector, destinando los recursos para una serie de programas que garantizan a los constructores el acceso a líneas de crédito facilita la compra de vivienda por parte de los colombianos.

Por ejemplo, se amplía el porcentaje del valor de la vivienda que pueden financiar las entidades financieras que pasa de 70 % a 90 %, con lo que las personas solo deberán aportar 10 % de cuota inicial y un nuevo esquema para el acceso a subsidios en convenios con las cajas de compensación familiar.

Llamó la atención la manera en que se presentaron dichas medidas. La campaña lleva por nombre “Sé valiente”, en dónde “queremos mostrarles a las familias colombianas que este es el mejor momento para comprar vivienda, pero no desde las cifras o los indicadores matemáticos, sino desde la capacidad de cada uno para salir adelante y actuar para cumplir sus sueños”. Así lo indicó en redes, el ministro Jonathan Malagón.

Nadie va a discutir que, sin una buena dosis de optimismo y valentía, difícilmente se alcanzarán metas y objetivos. Pero al contrario de lo que afirma el Ministro la capacidad de salir adelante y la libertad de acción de los ciudadanos queda en buena medida determinada por sus posibilidades económicas y financieras.

La compra de vivienda es la decisión de inversión más importante que tomarán la mayoría de personas a lo largo de sus vidas. Y, como en cualquier inversión, se deben hacer todas las indagaciones y tomar todas las precauciones del caso.

El entorno macroeconómico no es el más favorable. A nivel global se experimenta una gran incertidumbre por las tensiones entre China y Estados Unidos, los problemas del brexit entre Gran Bretaña y la Unión Europea, y el pobre desempeño de la economía alemana, así como las consabidas crisis económicas de Venezuela y Argentina. A nivel interno, el aumento del desempleo (especialmente en la población más joven), la inestabilidad laboral y los altos niveles de informalidad no garantizan la continuidad en el flujo de ingresos para responder por un crédito hipotecario durante varios años.

Ahora bien, si ha decidido ser valiente, lo primero es determinar su situación financiera personal. Si las finanzas no son lo suyo, la mayoría de entidades financieras dispone de asesores en sus oficinas y de aplicaciones web que, a partir de la valoración de la capacidad de pago de la persona, determinan el monto máximo del préstamo que le podrían hacer.

Asimismo, los bancos están en la capacidad de realizar simulaciones bajo diferentes escenarios de cómo sería el comportamiento de las cuotas del crédito a lo largo del período del préstamo. Por supuesto, la validez de estos ejercicios dependerá de la calidad de la información que usted le brinde a la entidad.

Indague también si puede ser beneficiario de los programas ofrecidos por el Estado. No todos los programas están dirigidos a las familias de menores recursos, también existen algunos beneficios para la denominada clase media. Está información la puede encontrar en la página web del Ministerio de Vivienda. No olvide consultar por los programas departamentales y/o municipales que puedan existir en la zona donde reside.

Finalmente, tenga siempre presente que, sin una adecuada planeación financiera, sin hacer cuentas y sin ayuda de algunos indicadores, difícilmente los sueños, como el de tener vivienda propia, se harán realidad.