.
HACIENDA La diversidad de la desaceleración económica
martes, 10 de octubre de 2017

Las cifras que hay detrás de los departamentos

Nancy Rivera Cuervo

Colombia es un país diverso no solo en temas culturales, fauna y flora y demás caracterizaciones que siempre llegan a la mente. En temas económicos y en estos días de reflexión sobre la desigualdad y la diversidad, no podemos dejar de considerar qué tan diverso es el país en economía, definitivamente no todos los colombianos sentimos la misma economía.

La diversidad se siente con tan solo una mirada general a la principal variable macroeconómica, el Producto Interno Bruto (PIB). La variación de este dato que nos permite conocer las tasas de crecimiento de la economía, nos dice que la economía que se siente es tan diversa que hay departamentos donde en vez de crecimiento se registra decrecimientos económicos.

No es de sorprender que las tasas de crecimiento de la economía como país no sean las esperadas, en momentos de desaceleración económica, la tasa de crecimiento de 2016 cerró en 2,0%, en el primer trimestre de este año fue de 1,2% y en el segundo semestre 1,3%, y la proyección para el cierre de este año no llega a 2,0%.

Pero al mirar el detalle a nivel departamental de ese comportamiento, hay reflexiones que interesan. Las cifras publicadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) del PIB departamental reflejan que la actividad productiva del país está concentrada en Bogotá y Antioquia, de ahí la frase del poder de los rolos y los paisas, 39,6% de la actividad productiva se encuentra en esas dos zonas del país.

Bogotá cerró el año pasado con un crecimiento económico de 3,0%, por debajo de las cifras de crecimiento a las que nos tenía acostumbrados, y Antioquia creció un 2,6%, un crecimiento significativamente bajo en comparación con el cierre del 2014 con una tasa de 6,8% y 2015 con 3,9%.
Un departamento que llama la atención es Bolívar, donde las cifras de crecimiento dieron un salto interesante. Pasó de decrecimientos en 2014 de 2,0%, a un 2015 con un decrecimiento de 1,1% y el crecimiento de 2016 fue del 11,4% superando al resto de departamentos, cifra que es importante considerando un crecimiento de 47,5% en el sector de manufactura, sector que en el año 2015 había registrado un decrecimiento de 13,5%, una fuerte recuperación de este sector en la industria de Bolívar.

Si bien se habla de cifras positivas en crecimiento, no se debe dejar sin mencionar los 8 departamentos que no están viendo crecimiento económico, sino un decrecimiento notorio en sus regiones, como lo son: Guaviare, Vaupés, Boyacá, Guajira, Arauca, Putumayo, Casanare, y Meta.

Boyacá es un caso interesante, sorprende sus cifras de cierre del año, un departamento que participa en 2,9% en la actividad productiva del país, y que registró un decrecimiento del -1,3%. En este departamento no se veían cifras negativas en su tasa de crecimiento desde 2004, los sectores de agricultura y minería representativos de este departamento registraron decrecimientos, su economía se vio afectada y tanto los agricultores como mineros sintieron la situación, las cifras lo dicen, sectores que decrecieron a tasas de 2,2% y 3,6% respectivamente.

Meta y Casanare fueron los departamentos con las mayores tasas de decrecimiento económico, su población sintió la desaceleración de la economía de manera notoria, en el departamento de Casanare la tasa de decrecimiento fue del 6,3%, un contraste significativo con ser el departamento de mayor PIB per cápita, un departamento golpeado por un sector de construcción que decreció 36,9% y un sector minero que continua en decrecimiento con 8%.

Son diversos los panoramas de los departamentos, un dato más es el del Departamento de Vichada donde entre 2014 a 2016 sus tasas de crecimiento forman un triángulo, en 2014 creció 0,4%, en 2015 decreció 0,4% y en 2016 aumentó 0,4%, esperemos que pronto supere estar con estos porcentajes, se requiere medidas radicales que permitan que los sectores económicos de este departamento lo lleven a crecer a tasas mayores a 0,4% y recuperar tasas de crecimiento como las de 2013.