.
CONSTRUCCIÓN Hipoteca inversa: liquidez del mañana
viernes, 12 de febrero de 2021

Este mecanismo de hipoteca se hace aún más interesante cuando se toma en consideración que cerca de 70% de los adultos con 65 o más años de edad en Colombia son, actualmente, dueños de una vivienda

Rodrigo Sánchez-Ríos

El censo nacional que realizó el Dane en 2018, demostró que los adultos mayores de 60 años representaban 13% de los colombianos, una de las porciones más pequeñas de la torta poblacional. Sin embargo, una estimación del año pasado con base en ese mismo censo, sugirió que tal segmento, para 2070, tendría una participación de 32%; lo que supone un incremento considerable en el número de personas que dependerían económicamente de otras.

A este aumento del adulto mayor, se suma el hecho de que las nuevas generaciones no contemplan la idea de tener hijos -de acuerdo con un estudio de la Universidad de La Sabana, siete de cada 10 jóvenes no lo desea-, lo que, para efectos prácticos, constituye una clara evidencia del envejecimiento que se daría en la demografía colombiana para las próximas décadas.

Ante esto, si se tiene en cuenta que la cobertura de las pensiones en personas mayores de 65 años, según cifras oficiales, ni siquiera alcanza 30%, y que en los entornos rurales es, incluso, más crítica, resulta oportuno establecer medidas técnicas y de suficiente rigor económico que contribuyan a la sostenibilidad de este escenario futuro.

De ahí, precisamente, la importancia de instrumentos como la hipoteca inversa que, con amplia experiencia internacional y sólidas garantías estatales, ha demostrado ser una fuente de gran liquidez para un segmento poblacional con alta dependencia económica y problemas estructurales históricos.

Así las cosas, es de mencionar que este mecanismo de hipoteca se hace aún más interesante cuando se toma en consideración que cerca de 70% de los adultos con 65 o más años de edad en Colombia son, actualmente, dueños de una vivienda. En ese sentido, ¿por qué no usar uno de los mayores motores de riqueza que se ha inventado el hombre - la vivienda- para incrementar los recursos de las personas mayores?

Por otra parte, vale la pena recordar que, previo a la habilitación de la hipoteca inversa en el país, las vías para recibir recursos adicionales en la vejez, a través de un inmueble, resultaban mayoritariamente insuficientes. Hoy, gracias a esta figura, el adulto mayor tiene la posibilidad de acceder a un pago justo y vitalicio por parte del sector financiero, en el que el Gobierno Nacional actúa como el principal garante.

Dicho esto, y trayendo a colación que 2021 se proyecta como otro año récord para el sector de vivienda en Colombia -según Camacol, se prevé un incremento anual de 7,4% en la venta de unidades, con un total de 209.000 transacciones-, resulta positivo encontrar que las personas mayores están en posición de jugar un papel más activo, en el que, además de incrementar su capital para una vejez con mejor calidad de vida, contribuyen a la reactivación socioeconómica del país al tener mayor capacidad de gasto.

Por aspectos como estos, la hipoteca inversa constituye una medida de gran eficacia para atender mejor las necesidades reales de la población mayor en Colombia. Más allá de la robustez técnica con la que fue diseñado este vehículo, es de resaltar el componente de independencia que está implícito es este mecanismo; pues, como bien lo señaló el ministro Jonathan Malagón hace unos meses: “permitir que sea el adulto mayor el que decida el destino de su patrimonio es una reivindicación a la libertad de elegir”.