Tecnología

Facturación electrónica


Ya inició la cuenta regresiva para la implementación de esta herramienta en los comercios

Las empresas tienen tres opciones para comenzar a facturar electrónicamente: hacerlo con un proveedor tecnológico; implementarlo con el servicio gratuito de la Dian, que cuenta con 61.000 facturadores; o llevar a cabo el proceso ellos mismos

Sebastián Montes

La emergencia sanitaria provocada por la pandemia de covid-19 a nivel global ha representado un fuerte impulso para la transformación digital de las empresas, sobre todo en aspectos como la facturación electrónica. De hecho, según datos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), en Colombia se han habilitado más de 275.000 de los 323.000 facturadores existentes actualmente, cifra que representa 85%.

Hoy en día, las empresas tienen tres opciones para comenzar a facturar electrónicamente: hacerlo con un proveedor tecnológico; implementarlo con el servicio gratuito de la Dian, que cuenta con 61.000 facturadores; o llevar a cabo el proceso ellos mismos, así como hacer toda la certificación y desarrollar su propia plataforma. Sin embargo, para el gerente del proceso financiero de Cadena, Juan Manuel Calle, un proveedor tecnológico puede facilitar el proceso.

“Se entrega a ese tercero toda la responsabilidad de la tecnología y el cumplimiento normativo, además de las integraciones que deban hacerse con los sistemas propios de las empresas”, afirmó.

El ejecutivo también destacó que, desde hace varios años, comenzó este proceso de preparación y validación “para convertirnos en proveedores tecnológicos de los servicios de facturación electrónica certificados por la Dian”, que actualmente tiene registro de 90 empresas habilitadas para esta labor, de todos los tamaños y con variedad de servicios y propuestas de valor.
Dentro del catálogo de la Dian se encuentran organizaciones nacionales como la ya mencionada Cadena, Carvajal, Olimpia IT y Fenalco Antioquia, así como compañías internacionales como la japonesa Ricoh, la mexicana Data Express Latinoamérica o Seres, filial del Grupo Docaposte (ver gráfico).

Una de las más destacadas en el campo nacional es Siigo, que ya esta cercana a ayudar a 180.000 empresas con sus procesos de facturación electrónica. Para su CEO, David Ortiz, el hecho de tener un proveedor al lado hace que los negocios de las compañías estén un paso más adelante en transformación digital.

“Una vez que un cliente nos compra o empieza a usar nuestras soluciones, involucra tecnología dentro de su negocio, llámese facturación electrónica u otras funciones como datos, inventarios o cartera”, dijo.

Para agilizar estos procesos, Ortiz destacó que lo primero que el cliente debe hacer es decidirse por un proveedor, y en el caso de estos últimos, se debe lograr que el proceso de absorción tecnológica sea “muy simple, muy rápido y con mucho acompañamiento, porque muchas empresas tienen contacto con tecnología por primera vez en estos casos”.

LOS CONTRASTES

  • Juan Manuel CalleGerente de Proceso Financiero de Cadena

    “La factura electrónica es apenas el comienzo de la transformación digital de los procesos financieros”.

  • Carlos PinedaDirector ejecutivo de Fenalco Antioquia

    “Empresarios y consumidores, entendieron que este es un proceso irreversible y que hay que darle mayor velocidad”.

Se requiere claridad en reglas

Para el director de Fenalco Antioquia, Carlos Pineda, está bien que haya muchos promotores en el mercado actual. Sin embargo, el ejecutivo expresó su preocupación sobre el hecho de que, desde el inicio, no se tengan claras las reglas del juego en torno a las condiciones en las que los proveedores tecnológicos pueden operar.

“Si los empresarios hacemos inversiones, no debe pasar que en el camino se cambien las reglas de juego, y menos que haya un competidor que puede equilibrar la balanza, como es el mismo Gobierno, y seguir entregando unos servicios gratuitos”, señaló.

Hay retraso en la entrada de empresas

Juan Manuel Calle, gerente de Proceso Financiero del Grupo Cadena, también resaltó que, si bien han ingresado muchas empresas al sistema en los últimos meses, se debe reconocer que hay “algo de retraso en la entrada”, pues la pandemia también afectó los tiempos de algunas compañías de industrias que se vieron más afectadas. “La última fecha de entrada este año es el 1 de noviembre, pero se estima que aproximadamente 60.000 quedarán pendientes de ingreso para el próximo año. El objetivo es terminar el año con algo alrededor de 450.000, y además con una entrada importante de personas naturales”, concluyó.