Industria

Cuarta Revolución Industrial


Cada vez es más importante para las empresas estar metidas en la onda de la innovación.

Actualmente existen cuatro centros a nivel mundial. En Israel, Noruega, Sudáfrica y Emiratos Árabes se harán los próximos.

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Con la llegada a Colombia del nuevo Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR) del Foro Económico Mundial (FEM) se determinó que Ruta N, el centro de innovación y negocios de Medellín, será la entidad encargada de su gestión. Alejandro Franco, su director ejecutivo, explicó a LR cuáles serán los planes.

¿Cómo funcionará el Centro?
El Centro Afiliado al Foro Económico Mundial no será una entidad nueva sino que será operada por Ruta N, con base en un convenio entre la Alcaldía de Medellín y el MinComercio. Cuando el espacio entre en funcionamiento, contará con un equipo de expertos en las tecnologías priorizadas: Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial y Blockchain. Desde allí se promoverá el desarrollo de marcos normativos que habiliten la atracción y creación de negocios de alto valor agregado.

¿Qué papel juega Ruta N?
Ruta N hace parte de las instituciones aliadas que se articularán en torno al financiamiento y definición de las prioridades estratégicas del centro. Además, es la entidad firmante de los acuerdos de asociación con el FEM. Actualmente, estamos trabajando en la estructuración general del Centro, definiendo los perfiles del personal que desarrollará los proyectos, los espacios físicos necesarios, su estructura general de funcionamiento y otros aspectos logísticos y operativos. Adicionalmente, Ruta N podrá coordinar el acceso a recursos.

¿Qué proyectos impulsará y cuáles están ya sobre la mesa?
Priorizamos tres tecnologías: Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial y Blockchain. Todas tendrán proyectos específicos y habrá un proceso transversal basado en Ciencia de Datos, la materia prima de la Cuarta Revolución. En el primer proyecto buscamos mejorar procesos de las entidades de control a través de Inteligencia Artificial. Hemos propuesto tomar como piloto el trabajo que desarrolla la Dian, y así establecer condiciones necesarias para implementar esta tecnología. También le hemos visto aplicación en el fortalecimiento de la seguridad ciudadana y la política criminal.

En cuanto al Internet de las Cosas, la actividad del Centro se orientará al diseño de políticas que permitan la integración del análisis de datos para la solución de apremiantes problemas de centros urbanos y rurales, incluyendo la movilidad. También trabajaremos sobre las políticas de protección de datos.

En Blockchain, la gran apuesta será crear una Carpeta Única Digital que contenga protocolos para el manejo de información en la implementación de proyectos relacionados con servicios de las entidades del Estado. En catastro, también queremos trabajar en el manejo de datos relacionados con los bienes y la trazabilidad de la propiedad de los mismos.

¿Cómo asociar esto a las necesidades del mercado laboral?
Desde Ruta N hemos identificado las necesidades futuras de talento de las empresas que están en nuestro edificio y de otras que desean crecer en nuestra ciudad y encontramos que se requiere entrenar de manera pertinente para esos empleos a cerca de 25.000 personas en los próximos tres años. El Centro para la Cuarta Revolución nos guiará en las habilidades que requerirán nuestros jóvenes para insertarse en el mundo laboral alrededor de las nuevas tecnologías.

¿Cómo se articulará el centro con otros espacios del FEM?
La afiliación a la red garantiza el acceso a expertos de múltiples nacionalidades, líderes, científicos y conocimiento de vanguardia relacionados con el uso responsable de estas tecnologías para generar oportunidades y equidad. Además, nos ayudará a cocrear políticas que propendan porque las tecnologías de la cuarta revolución sean herramientas que generen riqueza y bienestar ciudadano.

¿Cómo podrán vincularse los diferentes sectores al C4IR?
Estamos trabajando en el modelo de vinculación de otros actores como sector privado y academia.

Los beneficios para las empresas que se afilien
Al ser parte del centro, las entidades educativas o empresas que se afilien a través de membresías tendrán acceso a la red de expertos globales, podrán compartir conocimiento en el ecosistema y tendrán acceso a toda la información y estado del arte contenido en trabajos ya realizados y en ejecución por parte de los centros afiliados al FEM de EE.UU., China, Japón e India.