.
Bolsas

Crisis en Ucrania


La creciente tensión entre Rusia y los países de occidente por una posible invasión a Ucrania tiene en vilo al mercado energético, especialmente del petróleo y el gas

UCRANIA

Cómo la guerra en Ucrania amenaza la recuperación económica mundial

viernes, 25 de febrero de 2022

Bloomberg Economics examina cómo el conflicto podría afectar el crecimiento, la inflación y la política monetaria

Bloomberg

La invasión de Ucrania por parte de Rusia conlleva enormes riesgos para una economía mundial que aún no se ha recuperado por completo del impacto de la pandemia.

El conflicto ya parece la guerra más grave en Europa desde 1945. Las fuerzas rusas llevaron a cabo ataques aéreos, capturaron bases militares y avanzaron hacia Kiev mientras los civiles huían. Funcionarios occidentales dijeron que la capital puede caer en cualquier momento, con sus defensas aéreas eliminadas.

El asalto siguió a semanas de tensiones que ya habían hecho temblar la economía mundial al aumentar los precios de la energía. Eso se aceleró el jueves. El petróleo superó brevemente US$100 el barril por primera vez desde 2014, mientras que el gas natural europeo subió hasta 62 %.

Mientras Ucrania lucha por sobrevivir, los gobiernos occidentales están tomando medidas para castigar a Rusia. Son conscientes de que, al hacerlo, podrían aumentar el impacto del conflicto en sus propias economías.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien el jueves anunció nuevas sanciones dirigidas a los bancos de Rusia y su capacidad para comerciar en dólares, advirtió que también habrá un precio que pagar en casa, donde la gasolina cara ya está erosionando su apoyo entre los votantes.

La pandemia ha dejado a la economía mundial con dos puntos clave de vulnerabilidad: alta inflación y mercados financieros nerviosos. Las réplicas de la invasión podrían empeorar fácilmente ambos.

También hay una amenaza para el crecimiento. Los hogares que gastan una parte cada vez mayor de sus ingresos en combustible y calefacción tendrán menos efectivo para otros bienes y servicios. La caída de los mercados agregaría otro lastre, afectando la riqueza y la confianza, y dificultando que las empresas obtengan fondos para la inversión.

Para los banqueros centrales, el doble desafío —manejar los precios y mantener sus economías en crecimiento— será aún más difícil. La Reserva Federal y el Banco Central Europeo se han estado preparando para endurecer la política monetaria. La crisis de Rusia puede obligar a un replanteamiento.

La magnitud del golpe que el conflicto termine dando a la economía global dependerá de su duración y alcance, la severidad de las sanciones occidentales y la posibilidad de que Rusia tome represalias. También existe la posibilidad de otros giros, desde un éxodo de refugiados ucranianos hasta una ola de ciberataques rusos.

Bloomberg Economics capturó algunos de esos efectos en tres escenarios que examinan cómo la guerra podría afectar el crecimiento, la inflación y la política monetaria.

Perspectiva global: Tres escenarios económicos mientras Rusia ataca

En el primero, un rápido final de la lucha evita una mayor espiral ascendente en los mercados de productos básicos, lo que mantiene la recuperación económica de EE.UU. y Europa por buen camino. Los banqueros centrales tendrían que modificar sus planes, no desecharlos.

En el segundo escenario, un conflicto prolongado, una respuesta occidental más dura y las interrupciones en las exportaciones de petróleo y gas de Rusia generarían un impacto energético mayor y un duro golpe para los mercados globales. Eso probablemente eliminaría las subidas de tipos del BCE este año, mientras que el ajuste de la Fed se desaceleraría.

En el peor de los casos, se cortaría el suministro de gas de Europa, lo que desencadenaría una recesión, mientras que EE.UU. vería condiciones financieras significativamente más estrictas, un mayor impacto en el crecimiento y una Reserva Federal notablemente más moderada.

Las guerras son inherentemente impredecibles, y es probable que el resultado real sea más complicado que cualquiera de estas versiones estilizadas. Los cambios bruscos en los mercados financieros el jueves ilustraron la incertidumbre. Aún así, los escenarios deberían ayudar a enmarcar el pensamiento sobre los posibles caminos a seguir.

Escenario 1: El petróleo y el gas siguen fluyendo

Un escenario optimista no ve interrupciones en los suministros de petróleo y gas, con precios estabilizándose en sus niveles actuales. Las condiciones financieras se endurecen, pero sin una caída sostenida en los mercados globales.

Ese tipo de optimismo se hizo evidente en los mercados petroleros después de que Estados Unidos y sus aliados revelaran nuevas sanciones a Rusia.

“Las sanciones que imponemos superan cualquier cosa que se haya hecho”, dijo Biden el jueves. Incluyen multas a cinco bancos, incluido el mayor prestamista de Rusia, Sberbank, con un billón de dólares en activos totales. Los controles de exportación limitarán el acceso de Rusia a productos de alta tecnología y las sanciones personales estarán dirigidas a la élite del país.

Pero los suministros de energía rusos no fueron objeto de castigo. Los precios del petróleo cayeron en respuesta, y los futuros cerraron por debajo de los 93 dólares el barril en Nueva York.

Los precios de la energía son el principal canal a través del cual la guerra de Ucrania tiene un impacto inmediato lejos del frente. El riesgo es especialmente agudo en Europa, porque Rusia es su principal proveedor de petróleo y gas.

El aumento de los costos de la energía representó más de la mitad de la tasa de inflación récord de la zona del euro en enero. Los futuros europeos del gas natural alcanzaron un máximo de 140 euros por megavatio-hora el jueves, luego de subir hasta 62% en el día.

Sumado al efecto del petróleo, eso podría dejar la inflación de la eurozona en torno al 3% a finales de año. También podría haber otros efectos secundarios de una recesión inducida por las sanciones en Rusia. Pero el bloque probablemente escaparía de la recesión y seguiría vigente una subida de tipos del BCE en diciembre.

En EE.UU., una gasolina más cara y un ajuste financiero moderado frenarían el crecimiento. El país puede enviar más gas natural a Europa, elevando los precios en casa. La inflación general del IPC puede superar 8% en febrero y cerrar el año cerca de 5%, frente a 3,3% del consenso.

Aún así, la Fed probablemente miraría más allá del shock temporal de precios y seguiría adelante con sus planes de comenzar a subir las tasas de interés en marzo, aunque no en 50 puntos básicos.

“A menos que se produzca un giro inesperado en la economía, creo que será apropiado aumentar la tasa de interés de los fondos en marzo y seguir con más aumentos en los próximos meses”, dijo el jueves la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester.

Escenario 2: interrupción del suministro de energía

Algunos propietarios de petroleros están evitando tomar crudo ruso hasta que tengan más claridad sobre las sanciones. Los principales gasoductos atraviesan Ucrania y podrían verse afectados por los combates. Incluso una interrupción limitada del suministro podría empeorar el impacto en los precios de la energía.

Un retorno sostenido de los precios del gas a 180 euros el megavatio-hora -el nivel alcanzado en diciembre- y del petróleo a 120 dólares podría dejar la inflación de la zona del euro cerca de 4% a finales de año, intensificando la contracción de los ingresos reales. Es probable que Europa pueda mantener las luces encendidas. Pero habría un impacto material en el PIB, lo que empujaría cualquier aumento de tasas del BCE hasta bien entrado 2023.

Los banqueros centrales de Europa ya están enviando señales moderadas.

“Está claro que nos estamos moviendo hacia la normalización de la política monetaria”, dijo el jueves a Bloomberg en París Robert Holzmann, uno de los miembros más agresivos del Consejo de Gobierno del BCE. “Sin embargo, es posible que la velocidad ahora se retrase un poco”.

En EE.UU., este escenario podría llevar la inflación general a 9 % en marzo y mantenerla cerca del 6 % a fin de año. Al mismo tiempo, más turbulencias financieras y una economía más débil, en parte debido a la recesión europea, dejarían a la Fed en conflicto. Podría mirar más allá del impacto temporal de los precios y centrarse en los riesgos para el crecimiento. Eso no afectaría el despegue de marzo, pero podría inclinar la balanza hacia aumentos de tasas más lentos en la segunda mitad del año.

Escenario 3: Cortar el gas

Al enfrentarse a sanciones máximas de EE.UU. y Europa, como ser excluido del sistema Swift de pagos internacionales, Rusia podría tomar represalias cerrando el flujo de gas a Europa.

Ese es un resultado descabellado: los funcionarios de la UE ni siquiera lo consideraron el año pasado cuando realizaron una simulación de 19 escenarios para poner a prueba la seguridad energética del bloque. Aún así, el BCE estima que un shock de racionamiento de gas de 10% podría reducir el PIB de la zona del euro en un 0,7%.

Aumentar esa cifra hasta 40%, la parte del gas de Europa que proviene de Rusia, implica un impacto económico de 3%. La cifra real puede ser significativamente mayor, dado el caos que probablemente desencadenaría una crisis energética sin precedentes. Eso significaría una recesión y no habrá aumentos de tasas del BCE en el futuro previsible.

Para EE. UU., el impacto del crecimiento también sería considerable. Y podría haber consecuencias no deseadas de sanciones máximas que interrumpan el sistema financiero global, con efectos indirectos para los bancos estadounidenses. El enfoque de la Fed cambiaría a preservar el crecimiento. Pero si los precios más altos llevaron a que las expectativas de inflación se arraigaran entre los consumidores y las empresas, eso plantearía el peor de los escenarios para la política monetaria: la necesidad de endurecer agresivamente incluso en una economía débil.

Comodines

Los escenarios anteriores, por supuesto, no agotan las posibilidades. Se centran en las economías avanzadas más grandes del mundo, pero los países de todo el mundo sentirán el impacto de los picos de precios de las materias primas, que incluyen alimentos básicos como el trigo y la energía.

Algunos, como Arabia Saudita y otros exportadores de petróleo del Golfo, podrían beneficiarse. Pero para la mayoría de los mercados emergentes, que ya sufren recuperaciones más lentas, la combinación de precios más altos y salidas de capital podría dar un gran golpe y exacerbar el riesgo de crisis de deuda posteriores a Covid. Turquía, un gran importador de energía que ya tenía una moneda en picada y una inflación vertiginosa antes de la crisis de Ucrania, es un ejemplo extremo.

Luego están los riesgos difíciles de cuantificar, como los ataques cibernéticos de Rusia. La Reserva Federal de Nueva York ha estimado que un ataque que perjudique los sistemas de pago de los cinco prestamistas estadounidenses más activos podría extenderse al 38 % de todos los activos bancarios, lo que en el peor de los casos conduciría al acaparamiento de liquidez e insolvencias.

Una cosa sí parece clara: entre las principales economías, será Rusia la que sufra el mayor golpe. Es muy probable que el precio de la política exterior expansionista del presidente Vladimir Putin sea una economía interna en contracción.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE CRISIS EN UCRANIA

Ucrania 15/05/2022 Fuerzas rusas avanzan en la región de Dombás, Ucrania monta una contraofensiva

La invasión de Moscú, a la que llama una "operación especial" para desarmar a Ucrania, ha sacudido la seguridad europea

Chile 17/03/2022 El primer ministro de Ucrania insta a Nestlé a detener los negocios con Rusia

Denys Shmyhal, primer ministro ucraniano le pidió al presidente de Nestlé reconsiderar la decisión sobre las operaciones en Rusia

Ucrania 03/03/2022 Rusia golpea a Kharkiv, segunda ciudad de Ucrania, mientras baja la ofensiva en Kiev

Las dos ciudades permanecen bajo control ucraniano, ya que los funcionarios de Ucrania calculan el número de muertos civiles de la invasión en 2.000 y Moscú reconoce que casi 500 soldados murieron