Energía

Colombia potencia energética


Conozca los planes de inversión de las compañías energéticas para este año y las oportunidades de negocios del sector

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

La energía eólica está despertando cada vez más el interés de las empresas que operan a nivel nacional, que ven en las fuentes no convencionales una opción viable para seguir abasteciendo a las diferentes regiones de Colombia. Gracias a los beneficios que esta alternativa le trae al medio ambiente, según indican los expertos, este tipo de proyectos integran la estrategia de sostenibilidad que lidera el Ministerio de Minas y Energía para 2022.

Son nueve los proyectos eólicos en marcha, según cifras de la cartera, que componen una parte de 1% de la matriz energética como fuentes no convencionales. La meta es que, para 2022, su presencia en la matriz aumente hasta 12,6%, por lo que esta cartera y los empresarios le apuntan a su desarrollo.

Todos estos proyectos de energía eólica están ubicados en La Guajira. Tienen una capacidad de generación de 1.577 megavatios en total. Actualmente, son siete las empresas encargadas: Enel, AES, EDP Renováveis, Celsia, EPM e Isagen, designadas luego de la subasta de energías renovables del 22 de octubre del año pasado.

En ese entonces, fueron 53 las empresas que participaron en la puja, de las cuales 26 eran comercializadoras y 27 generadoras, para hacerse con un contrato a 15 años.

Ese “hito energético”, tal y como lo tildó la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, sentó las bases del proyecto eólico, cuyo objetivo es seguir diversificando la matriz energética en Colombia, basada en 69,4% en fuentes hídricas. Según la jefa de esa cartera, estas “dejan al país vulnerable ante fenómenos como el de El Niño”.

La Guajira entrega muchas ventajas a este tipo de proyectos, entre los que se destaca la potencia del viento y su ubicación geográfica. “Hay mucho potencial en La Guajira, gracias a sus magníficos vientos, y este departamento también se verá beneficiado al tiempo que lleguen nuevos inversores”, indicó Fernando Garcés, director general de Colgeólica, un productor independiente de energía.

“Casi que el total de la economía de La Guajira gira en torno al Cerrejón y su carbón, pero la idea es que la producción energética no dependa solo de este mineral, por lo que este tipo de proyectos tienen como objetivo fortalecer la generación de energías no convencionales, que también ayuden al medio ambiente”, agregó Garcés.

Con esta postura coincide Mauricio Meza, líder de proyectos eólicos de Celsia, quien afirmó que La Guajira “tiene mucho potencial”, pero que se debe trabajar mucho en infraestructura energética, especialmente en la eléctrica.
“El trabajo con la comunidad es muy amplio debido a que las empresas, como privados, traemos desarrollo. La idea es que el Estado también se siga integrando, para así trabajar juntos no solo por la energía eólica, que se ha potenciado, sino también por los habitantes del sector”, agregó el directivo.

Uribia y Maicao son las sedes del proyecto eólico

En estos dos municipios de La Guajira se encuentran los nueve proyectos eólicos que autorizó el Gobierno Nacional tras la subasta del 22 de octubre del año pasado.

Por ejemplo, Celsia, una de las empresas que logró un contrato por 15 años para la generación de este tipo de energía, tiene en su poder cuatro parques eólicos con una capacidad instalada de aproximadamente 330 MW.
En los proyectos Acacia y Camelias el Gobierno Nacional le otrorgó a la empresa energética Celsia 767 GWh-año.