jueves, 13 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Aunque el Ateca ha sido el último en llegar entre los de su categoría, no se apunta a la moda de hacer coches cada vez más grandes. De hecho, solo el Mitsubishi ASX -con 4,29 metros de largo- se queda por debajo del Seat que, con 4,36 metros, casi calca al Qashqai.

¿Quiere decir esto que es un automóvil pequeño y angosto? Error. Primero, porque la distancia entre ejes es proporcionalmente muy grande (2,64 metros) y, segundo, porque los diseñadores le han sacado el máximo partido. Por ejemplo, con estrategias como colocar los asientos traseros más bajos que de costumbre. Así, hay que ser un tipo muy grande para que la cabeza roce el techo y también es amplio en espacio para las piernas. Eso sí, la tercera plaza central habrá que reservarla para el viajero más pequeño, sufrido o menos querido: molesta el túnel de transmisión, que obliga a separar mucho los pies, y el mullido de esa parte  es mucho más duro que el resto.