La compañía busca competir con una nueva línea de cepillos eléctricos.

Joaquín M. López B.

Reportes de la Andi sobre el consumo de salud dental en Colombia señalan que el mercado local tiene por orden de preferencias (por el número de cajas que se venden al año) a la pasta dental, seguido de los enjuagues bucales y, en el tercer puesto, a los cepillos de dientes, pues es un producto que se renueva en los hogares cada seis o hasta 12 meses.

Pero en esta misma categoría, menos de 8% corresponde a las ventas de cepillos dentales eléctricos, y según Philips (compañía dedicada al negocio de salud para consumo masivo e industrial), esto representa una oportunidad de crecer en ese segmento en hasta 20% con una serie de lanzamientos.

“Venimos de presentar la línea Sonicare, que se divide entre tres tipos de cepillos eléctricos y un sustituto de la seda dental también electrónico, algo que ya se venía trabajando en otros mercados a nivel mundial y ahora en Colombia”, explicó Asdrúbal Mata, CEO para el Cono Norte de Philips Latam.

En cuestión de cepillos electrónicos hay tres modelos que están entre $180.000 y $400.000, los cuales se calcula una vida útil para las cerdas de por lo menos seis meses. Los primeros por orden de precio de menor a mayor son Essence + y Series 3, con 31.000 revoluciones por minuto y uno más avanzado de 62.000 revoluciones por minuto.

A septiembre, Philips con su unidad de salud personal logró ingresos por 1.678 millones de euros (US$1.915 millones), con los lanzamientos buscan reforzar América Latina.

Finalmente, la compañía holandesa también anunció para su unidad industrial un desarrollo en informática, se trata de un software para optimizar los registros médicos electrónicos.

La herramienta bautizada como ‘Philips Tasy’ proporciona a los administradores de hospitales un acceso integrado a la información que puede ayudar a aumentar la eficiencia de los servicios de administración y documentación. Cuenta con 72 módulos y puede generar aproximadamente US$70.000 al año en ahorro de costos operativos para las unidades de cuidados intensivos.