Diferentes sectores como el lechero presentan un impacto negativo de $200 millones diarios y las de harinas y pastas llegan a tener una baja de $5.000 millones

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Tras 18 días de la minga indígena, varios sectores económicos ya empezaron a sentir los estragos de los bloqueos que se han presentado en el departamento del Cauca y Huila, los cuales podrían estar por encima de los $40.000 millones, según cálculos elaborados a partir de reportes empresariales.

Entre los sectores más afectados se encuentran las empresas de consumo masivo de alimentos procesados que ha registrado un impacto por semana de US$11.000, que no solo hacen referencia a los productos represados, sino a las más de 4 y 12 horas de transito que superan la entrega esperada por los clientes. “Al día de ayer sumábamos ya 16.000 cajas en rezago”, manifestó una de las compañías afectadas.

El sector lácteo también está afectado con un impacto de $200 millones diarios. La situación ha llegado hasta el punto que desde el lunes pasado no han podido transportar leche desde Nariño. “Hay $600 millones de inventario, pero ya no tienen donde acumular. Desde hoy dejarán de comprar 180.000 toneladas de leche a 2.000 ganaderos diarios”, manifestaron firmas del sector.

Para entender un poco más el impacto que ha tenido este paro en los sectores empresariales, no hay que perder de vista que por la vía Panamericana, la cual comunica a Cali y Popayán, se movilizan alrededor de 229 toneladas diarias, según cifras de Colfecar.

A la lista se suman empresas de snack. Según una de las firmas más importantes del negocio, “lo que le falta despachar por el mes de marzo son 1.260 toneladas desde Nariño que llegarían a 12 proveedores de la zona. El valor de la materia prima es equivalente a $1.096 millones”, declaró.

El panorama no mejora para las compañías del sector de harinas y pastas que, según una de las compañías líderes, “la afectación durante los días del paro son de $5.000 millones tanto por problemas de desabastecimiento como problemas para distribuir el producto final”.

Y en la industria de aceites también se evidencia el paro. La historia se puede resumir en que hay 98 clientes afectados a la espera de pedidos por $950 millones.

El sector de la construcción también se vio afectado. De acuerdo con medios radiales, el paro ha generado un freno en la ejecución de los proyectos con pérdidas por $30.000 millones y Colfecar dijo que en lo corrido del paro las pérdidas superan los $5 millones.

A esto se le suman compañías como Hero, Terpel y Naturgas que han sentido el impacto en sus operaciones. Álvaro Serrano, gerente de Hero MotoCorp, dijo que tienen 250 motos retenidas, lo cual equivale a aproximadamente $1.100 millones. “Esta es la principal afectación del paro, el Gobierno nos está ayudando, pero la verdad con las noticias de ayer no vemos un panorama claro de la situación”, dijo el gerente.

Los ciudadanos de diferentes zonas han manifestado que hay desabastecimiento de combustible. Sylvia Escovar, presidenta de Terpel, dijo: “el paro ha tenido un impacto enorme en sus operaciones, pero los más perjudicados son los consumidores finales: hombres y mujeres que viven y trabajan en la región afectada y quienes no han podido recibir combustible desde el inicio de la manifestación”.

Con ello coincidió Orlando Cabrales Segovia, presidente de Naturgas, quien aseguró que “el bloqueo en las vías de acceso al sur del país, como resultado de la minga indígena, generó retraso en la operación logística, lo que requirió por parte del distribuidor de gas natural establecer estrategias de racionalización del servicio en Pasto, Florencia y Garzón y suspensión en Morales y Silvia en el Cauca”.

Los sectores turismo, transporte, lácteos, fique y madera valoran pérdidas diarias en Popayán de $1.200 millones. Allí “se mueven alrededor de 1.941 toneladas por día. Se estima que la carga represada es de 32.997 toneladas”, según Colfecar.

LOS CONTRASTES

  • Álvaro SerranoGerente de Hero MotoCorp

    “Hero tiene cerca de 250 motos retenidas, sin poderlas despachar al sur del país entre Popayán, Pasto y Tumaco, lo cual equivale a un promedio de $1.100 millones”.