viernes, 11 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

La familia de Juan David Aristizábal le inculcó desde muy joven que la educación era la principal herramienta para transformar la sociedad y ayudar a las personas que lo necesitan, por ese motivo fue que este emprendedor social, oriundo de Pereira, vio en el talento individual y el trabajo en equipo la mejor fórmula para desarrollar proyectos que permitan el beneficio de la sociedad, los cuales le han hecho merecedor premios e importantes menciones.

Emprendedores decidió entrevistar a Aristizábal para que contara cómo inició su camino en el emprendimiento social, hablara sobre Buena Nota, sus otros proyectos y su visión de la innovación social en el país. 

Cuéntenos, ¿qué es y cómo nació Buena Nota?
Buena Nota nació en 2006 cuando Juan Manuel Restrepo y yo quisimos tomarle fotos a quienes estaban liderando transformaciones sociales en el país. Después decidimos que queríamos hacer parte del cambio y construimos una plataforma que apoya a los jóvenes emprendedores sociales por medio de dos formas: un acompañamiento y un programa que yo coordino que se llama Llenando Espacios.

¿Qué hace Llenando Espacios?
Ahí enrolamos voluntarios para que participen en los proyectos de emprendimiento social. Nosotros estamos convencidos de hacer que los talentos individuales de estos voluntarios apoyen las causas sociales y así empiece un trabajo en equipo que genere la  transformación.

¿Cuál es el papel de los voluntarios?
Principalmente funcionan como asesores y socios que comparten sus conocimientos para mejorar el proyecto y llevarlo a una siguiente etapa.

¿Qué deben tener estos proyectos de emprendimiento?
Deben ser sostenibles en el tiempo, tener un modelo de funcionamiento que sea perdurable y que no dependa de una donación o de un contrato, sino que conozca cómo es su maqueta de negocio, su función social y sepa cuáles son sus mecanimos de financiamiento.

¿Cómo es ese modelo de negocio teniendo en cuenta que no hay ánimo de lucro?
Tener una maqueta de negocio no significa tener ánimo de lucro, y con o sin este tipo de estructura tampoco se quiere pérdidas. Se trata de que los emprendedores sepan cuál es su propuesta de valor, quién es su usuario y cómo financiarce, un ejemplo de esto es el subsidio cruzado.

¿Qué lo motivo a ayudar?
Mi familia me enseñó que debía colaborarle a la gente con los conocimientos que adquiriera y así definir cuál es mi talento y comunicarle  a la gente que también debe encontrarlo para propiciar el cambio.

¿Qué le hace falta a los emprendedores?
Ellos deben ocupar el espacio donde ni el Estado ni el sector privado llega, tienen que usar la educación y el talento para trabajar en equipo con los ciudadanos.

¿Cómo articular los talentos en el trabajo en equipo?
Se deben establecer victorias tempranas en donde los talentosos trabajen con los demás en iniciativas comunes para solucionar problemas en donde se dejen de lado los egos.

¿Le sorprendió la mención de Forbes y ganar el premio ‘Piensa en Grande’ de MTV?
Yo creo que a un emprendedor no lo definen los premios ni los reconocimientos, lo importante es el impacto que alcance su proyecto y la cantidad de personas que se benefician de él.

En la actualidad es profesor, ¿cómo se siente en esta etapa y qué viene para usted?
Yo me encargo del programa espíritu emprendedor, a partir de el  se incentivan las responsabilidades que deben tener los jóvenes al tener educación, continuar con eso es lo que viene.

Aristizábal hace parte de la red mundial ashoka
Ashoka es una asociación global de líderes emprendedores que buscan darle solución a los problemas más urgentes de las diferentes comunidades. Gracias a la fundación Buena Nota, Aristizabal entró a esta red que lo destaca como un joven que incentiva el cambio, prueba de ello son los más de 25 proyectos vinculados a la plataforma y los 70 voluntarios registrados en el programa ‘Llenando espacios’.

Las opiniones

Pablo Mazuera
Director Fundación Mezuena
“Mi fundación se cristalizó gracias a personas como juan david que creyeron en mi forma de ayudar”.