miércoles, 6 de febrero de 2019

La Oficina Federal de Carteles apunta a cómo Facebook recopila datos sobre los sitios que visitan sus usuarios y los combina con sus perfiles para crear un tesoro de información que vende a las empresas

Bloomberg

El modelo de negocios de Facebook está a punto de enfrentar su prueba más dura hasta la fecha, ya que el regulador antimonopolio alemán prepara los resultados de una investigación sin precedentes que combinó la protección de datos y la aplicación de las normas de competencia.

Andreas Mundt, jefe de la Oficina Federal de Carteles (FCO) de Alemania, dará a conocer los resultados de los tres años de investigación sobre cómo la red social recopila los datos de sus clientes y si utiliza ilícitamente su poder de mercado para que los usuarios acepten esas condiciones.

Pocos en la comunidad antimonopolio dudan de que el regulador usará esos hallazgos para ordenar a Facebook que cambie sus prácticas, pero también se anticipa que la compañía luchará contra cualquier medida de este tipo en el tribunal. Sin embargo, los riesgos son más altos para Facebook que para Mundt, según Michael Dietrich, abogado antimonopolio de Clifford Chance en Düsseldorf, que no está involucrado en el caso.

"Mundt ya ha escribió la historia legal con el caso, incluso si pierde en el tribunal", dijo Dietrich. "Para Facebook, por el contrario, todo el modelo de negocio está potencialmente en riesgo".

La investigación alemana es uno de los muchos desafíos con los que Facebook está lidiando en Europa y EE.UU. sobre cómo maneja los datos personales, pero va al núcleo de las operaciones de la compañía. La FCO apunta a cómo Facebook recopila datos sobre los sitios que visitan los usuarios y los combina con sus perfiles para crear un tesoro de información que vende a las empresas para permitirles adaptar los anuncios a cada usuario.

En un hallazgo preliminar a fines de 2017, la agencia dijo que la práctica transgrede los principios de protección de datos de la Unión Europea. Los usuarios no saben que están siendo rastreados incluso si no han iniciado sesión en su cuenta de Facebook. La red social usó su posición dominante para hacer que las personas consientan sus políticas en lugar de permitirles tener una opinión sobre cómo se recopilan los datos, señaló la FCO en ese momento.

Facebook dijo en un comunicado que no está de acuerdo con el enfoque de la Oficina del Cártel y la “confluencia” de las leyes de protección de datos y las leyes antimonopolio, y continuará defendiendo su posición.

"Los datos son la moneda de la era digital, y si convirtieras eso en dinero, obtendrías un precio absurdamente alto", dijo Dietrich. "Si los usuarios supieran lo que se les está cobrando, dirían de inmediato: no a este precio, no estoy loco".

Para Johannes Caspar, el regulador de datos de Hamburgo, que intercambia regularmente golpes con gigantes de Internet como Facebook y Google, el caso es importante, ya que solucionará la relación entre las reglas antimonopolio y la regulación de la privacidad en los mercados digitales. Su oficina ha asesorado a Mundt en la investigación.

"Donde no hay competencia, la protección de datos también está en un estado débil", señaló. "Pero funciona en ambos sentidos: no puede ser que usted esté infringiendo las reglas de privacidad para asegurar su posición de monopolio".