LR le explica la diferencia entre el modelo Branded Fares y el low cost

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

En los últimos años se ha visto en Colombia un auge del modelo low cost en diferentes sectores. Sin embargo, hay quienes al contratar servicios de este tipo sienten que les falta algo o no quedan conformes con el resultado final, ya que prefieren un formato full service. Esta situación se evidencia más que todo a la hora de viajar, pues LR conoció que cerca de 60% de los pasajeros de la región está dispuesto a pagar por ‘algo más’, ya que valoran los atributos disponibles dentro de la variedad de servicios que ofrecen las aerolíneas tradicionales, entre los que se destacan el equipaje, la silla, flexibilidad para cambiar horarios y la acumulación de millas.

Otra muestra de esta preferencia por volar en aerolíneas full service, tradicionales o que tienen Branded Fares (tarifas diferenciales) en el mercado se evidencia en que la fuerza de este tipo de aerolíneas como Avianca Holdings, Latam Airlines o Copa Airlines, que representan más de 50% en la región, incluso, en Colombia, Avianca tiene una participación de 60% del mercado.

Pese a esta mayoría en la preferencia, hay quienes buscan alternativas que les permitan personalizar la forma en que viajan. Por esto, Avianca lanzará oficialmente en el país su modelo de Branded Fares el 15 de octubre.

Con esta nueva iniciativa de la aerolínea que se presentó en Ecuador y que se espera entre en operación en noviembre en Colombia, la aerolínea triplicará la oferta tarifaría y espera generar más valor a sus accionistas.

¿Pero en qué consiste este nuevo modelo y cómo se diferencia del low cost? Anko van der Werff, CEO de Avianca Holdings, aseguró que “la nueva familia de tarifas les permitirá ser mucho más competitivos, con tarifas más agresivas, las cuales son necesarias en el entorno de competencia que se encuentra actualmente el mercado”. Estas tarifas responden a la necesidades diferenciadas que tiene cada viajero y podrían reducir el valor de los tiquetes hasta en 25%, añadió el directivo durante su presentación oficial a medios de comunicación.

El “Branded Fares es un modelo implementado ampliamente en Europa y Norteamérica, desde años atrás, por aerolíneas como KLM, Lufthansa, Iberia, TAP Portugal, Air Canada, United, entre otras. Esta tendencia se da, no por bajar la calidad del servicio, sino que busca ofrecer un servicio personalizado que cumpla con las expectativas de los clientes”, dijo Felipe Gómez Duran, gerente de optimización de precio de Avianca Holdings.

La idea básicamente es que con los mismos aviones se ofrecen diferentes tarifas que incluyen algunas más equipaje, puede seleccionar el asiento, puede hacer cambios en la fecha,  puede acumular millas o pedir la devolución.

Entre las características particulares según los expertos es que puede variar según la hora a la que se escojan los tiquetes. Por ejemplo, puede haber promociones de tiquetes de la familia low tres horas antes para viajeros espontáneos o de trabajo que solo necesiten llevar el equipaje de mano y tendrán la tarifa diferenciada.

Para entender la diferencia principal entre el modelo Branded Fares y el Low Cost es importante no perder de vista que cada aerolínea tiene sus propias características y especificaciones (ver ejemplos del gráfico). Sin embargo, los expertos aseguran que la principal diferencia entre el low cost y el Branded Fares consiste en que el segundo es un modelo tarifario que le permite a los viajeros personalizar su vuelo, de acuerdo a sus necesidades, pero sin tener que perder el confort. Por ejemplo, al elegir una modelo Branded Fares la persona podrá elegir la silla de acuerdo a su gusto y necesidad, ya que no hay un único tipo de silla en los aviones, podrán elegir si se desea acumular más millas de acuerdo a las tarifas y en el caso de las maletas, más que el peso de estas, lo que se permite elegir es el número de piezas de equipaje con las que volará, de acuerdo a las necesidades.

En el caso de Avianca, la aerolínea asegura que su propuesta es brindarle la posibilidad de personalizar, sin dejar de lado el confort y servicio al cliente que siempre ha caracterizado la aerolínea.

Pese a que la tendencia de algunas aerolíneas en diferentes zonas del mundo ha sido “el ajuste de sus modelos tarifarios para hacer que estos respondan a las necesidades de viaje de cada pasajero y permitirle pagar solo por lo que necesita”, dijo un experto del sector aéreo, vale la pena resaltar que también hay quienes encuentran atractivo el modelo low cost que ofrecen aerolíneas como Viva Air.

Una muestra de esto es que la aerolínea “en siete años de operación en Colombia ha alcanzado una participación de mercado de 14%. Esto quiere decir que, las personas han recibido bien la llegada del modelo bajo costo al país y que la democratización de los cielos se ha dado gracias a la llegada de compañías como Viva Air”, explicó la empresa.

A su vez, Francisco Lalinde, vicepresidente de operaciones y personas de Viva Air explicó que estos resultados se deben a “la estrategia que respalda el crecimiento que consiste en buscar permanentemente eficiencias operacionales que nos permitan reducir costos”. Entre la búsqueda de dichas eficiencias, se destaca el “control del consumo de combustible, logrando ahorros en la operación superiores a 1,5%, también control del peso de las aeronaves, incluyendo control del agua a bordo (reducción de 100 kg por vuelo) y reducción de papel a bordo (reducción de 37 kg por vuelo)”, dijo Viva Air.

LOS CONTRASTES

  • Luis Fernando MartinDirector del PHD de Aden Business School

    “Definitivamente el tema del low cost tiene un público realmente amplio que tiene que ver con los perfiles a los que este tipo de propuestas pretende acceder”.

  • Francisco LalindeVP. de Operaciones y Personas de Viva Air

    “La estrategia que respalda el crecimiento y los buenos resultados que hemos obtenido en Viva Air desde nuestra llegada consiste en buscar eficiencias operacionales”.

Las anteriores condiciones son las que contribuyen a que el modelo de bajo costo pueda materializar sus atractivos que son volumen y precio. Además de los precios atractivos, las aerolíneas de este tipo “han contribuido a la dinamización de las regiones, pues llegan a destinos donde otras firmas aéreas no cuentan con operaciones, incentivan a los colombianos y turistas internacionales a conocer nuevos lugares y permiten mayor competitividad en el mercado con más alternativas para viajar”, dijo Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de Anato.

Repecto al tema de que las aerolíneas low cost incentiven a que más viajeros opten por el transporte aéreo, LR conoció que “el promedio de vuelo en Colombia por persona es menor a 1%, es decir que los colombianos, aproximadamente, vuelan una vez cada año. Lo cual deja mucho espacio a las propuestas con precios atractivos, ya que las personas que antes no volaban pueden motivarse a hacerlo. Allí hay mayor rentabilidad para las aerolíneas que ofrezcan tarifas diferenciales o permitan viajar con lo básico de sumar nuevos pasajeros al avión”, explicó un experto.

Con base en lo anterior, Luis Fernando Martin, director del PHD de Aden Business School, comentó que “definitivamente el tema del low cost tiene un público realmente amplio y es una propuesta que tiene que ver con los perfiles a los que este tipo de propuestas pretende acceder. Muchos de los que optan por el modelo low cost son personas que hacen viajes esporádicos o que no son viajeros frecuentes, sino que buscan otro tipo de confort o de facilidades desde el punto de vista aéreo”.

Además, los temas del low cost tienen bastante cabida porque generan ahorro, “lo cual es muy atractivo para cualquier estrato social, ya que las personas quieren acceder a productos o servicios acordes a lo que necesitan”, concluyó Martin.

Cálculos de las tarifas en low cost
Las aerolíneas tradicionales desarrollan el pricing según sus costos. Estas incluyen elementos adicionales que pueden ser o no usados por los viajeros, como la comida, las maletas, asientos, entre otros. Las aerolíneas de bajo costo ofrecen un modelo diferente, pues dan a los viajeros la oportunidad de personalizar su viaje, según sus gustos y necesidades, cobrando así lo mínimo, ya que se paga por los servicios que van a consumir o usar. “No queremos cobrar el promedio de las cosas que puedes llegar usar, sino que cobramos lo que el usuario necesita”, dijo Viva Air.