La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gerson Beltrán Franco - gbeltran@larepublica.com.co

Con una inversión cercana a los $200 millones desde enero echó a andar la compañía que está produciendo cerca de 30.000 prendas de vestir, entre camisas polo; camisas en algodón, lino; camisetas, que se esperan tener listos para la temporada de final de año.

En lo que va del año, los trabajadores han confeccionado al menos 50.000 prendas que se han distribuido a Ibagué, Huila, Cundinamarca y Bogotá.

Con este panorama esperan que al final de año la inversión ascienda a $500 millones.

En este momento, la fábrica cuenta con un taller piloto en el que trabajan 25 personas entre víctimas y victimarios. Mientras que otros 25 están en proceso de capacitación en el Sena, con lo que completarían 50 trabajadores. Parece que es un proyecto sustentable en el que se busca tener un ambiente de trabajo favorable, donde las personas reciban un sueldo justo para que lleven armonía y alegría en sus hogares.

¿Pero de dónde salió la idea? Zuleta cuenta que: “como colombiano fui víctima del conflicto armado desde 1998, siendo objeto de amenazas de muerte y extorsión por lo que tuve que salir desplazado del país durante cuatro años. Pero luego de escuchar un discurso del presidente Juan Manuel Santos, me pregunté cómo podía contribuir al proceso de paz y fue cuando ideé una marca de ropa confeccionada por víctimas del conflicto”.

Desde entonces la marca Paz Wear duró gestándose cerca de dos años, hasta que en 2015 en ‘Tejiendo Colombia’ se la presentaron al sector textil y desde entonces vienen fortaleciendo la estructura de la compañía para en enero de este año dar el primer paso de organizar el taller buscar a las víctimas y empezar a trabajar en la primera colección.

Cabe resaltar que en un principio Zuleta dudó en desarrollar el proyecto porque la gente decía que me iba a meter en problemas. Decían que lo podían asociar con el Gobierno o el proceso de paz o con guerrilla. Por eso duró dos años pensando en si lo lanzaba o no el producto. Pero luego de la maduración y de tomar conciencia que era parte de la solución, empezó a conocer víctimas, a escucharlas y me se dio cuenta que eran personas que no habían tenido la oportunidad como nosotros.

“Paz Wear es una opción de reinserción, los estamos esperando para contribuir entre todos la paz de Colombia”, resaltó Jader Zuleta. Quién también manifestó que quieren generar más empleos en todo el país, contar con talleres satélites propios en todo el país. Más almacenes propios, alianzas para distribución y presencia nacional.

Un futuro prometedor para las confecciones

Pese a que aún hay mucha tela por cortar, el empresario estima que a futuro la compañía seguirá creciendo por todo el país con almacenes, estrategias, franquicias, presencia en aeropuertos, centros comerciales, entre otros. De la misma manera, considera que las empresas deben darle más oportunidades a las víctimas desarrollen su personalidad.

Las opiniones

Jessica Mac Master
Presidente junta directiva Acrip
“Las compañías deben crear modelos para empezar a contribuir a la paz sin esperar a que el gobierno nos diga qué debemos hacer. La paz la construimos todos”.

Manuel  Niño
Consultor de gestión Humana
“Las empresas deben generar vinculación laboral a las víctimas sin recriminaciones y deben establecer procesos de formación para el desarrollo personal”.