En la clausura del Congreso de la Andi, el presidente anunció más líneas de crédito para apoyar la recuperación del tejido empresarial de aislamiento selectivo

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

A partir del primero de septiembre el país entra en el Aislamiento Selectivo, una nueva etapa que reduce las restricciones de movilidad y apertura a más sectores económicos, lo que genera optimismo en los empresarios de cara a la recuperación de la economía, afectada como nunca en la historia por la pandemia.

Bajo este nuevo escenario, Gobierno e industria plantean una serie de medidas para pasar de una etapa de supervivencia a una de creación de empleos y valor agregado. En el evento de clausura de la clausura del 5° Congreso Empresarial Colombiano y la Asamblea Nacional número 76 de la Andi, el presidente Iván Duque reafirmó su apoyo a los empresarios y señaló que las empresas son motores de desarrollo y vehículos de transformación colectiva.

“Nunca hemos dudado y nunca seremos vergonzantes sobre la defensa del espíritu empresarial. Es común en estos momentos escuchar voces que buscan estigmatizar el desarrollo empresarial...Entendemos que la sociedad se transforma cuando logra hacer del espíritu empresarial un factor que genera animosidad y compromiso”, expresó.

En su discurso, el mandatario anunció la creación de la Comisión de Alto Nivel para la reactivación, integrada por el sector público y privado que buscará evaluar y analizar estrategias para la recuperación empresarial. Explicó que este grupo escuchará las propuestas e ideas y construirá una hoja de ruta en conjunto.

El mandatario indicó que de cara a esta nueva etapa se va a extender el Paef (Programa de Apoyo al Empleo Formal) hasta diciembre y también habilitarán líneas de crédito con garantías, “ojalá entre 80% y 90%, para que lo que antes era protección de nómina, también pueda mutar y transformarse hacia capital de trabajo”.

Según el mandatario, el Paef ha subsidiado el salario mínimo legal a más de 2,8 millones de personas que trabajan en más de 135.000 empresas que vieron su facturación afectada 20% o más.

Así mismo, ordenó habilitar líneas de garantías a través de bonos en las que “podamos nosotros también tener garantías cercanas a 70%” que permita integrar las medidas de salvamento, ayuda, protección y estímulo con el desarrollo de los mercados de capital.

La idea, según el jefe de Estado, es “llegarle de manera directa al micro, pequeño y mediano empresarios través de mecanismos especializados con Bancoldex.

Con respecto a las acciones que se han implementado durante la pandemia, el mandatario especificó que se lanzaron más de 100 decretos, en los que se activaron mecanismos de protección al sector privado.

Igualmente, lanzaron el Ingreso Solidario, que en un tiempo récord llegó a tener un sistema de transferencia que nunca habían recibido recursos por parte del Estado. “En cinco meses llegamos a tener el mismo número de beneficiarios que en Familias en Acción que tardó casi 20 años en consolidarse como un programa estructurado de transferencias condicionadas”, afirmó.

Igualmente, declaró que ya son más de un millón de familias a las que se las devuelto el IVA y que se avanzó en lo giros extraordinarios de Familias en Acción, Jóvenes en Acción el programa Adulto Mayor.

Dentro de las expectativas que se tienen sobre el plan de reactivación económica y social, recordó que este prevé inversiones por $100 billones y la generación de un millón de empleos directos e indirectos.

A su turno, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, hizo énfasis en que las empresas tienen que estar en el centro de la recuperación económica. “Debemos hacer del salvamento de empresas un propósito nacional. Unirnos en la defensa de múltiples empresas y empleos que se encuentran en dificultad en este momento. Es mucho más efectivo salvar empresas existentes que crear nuevas empresas”, expresó.

Mac Master destacó varias campañas que ha lanzado la Andi para la recuperación, entre ellas el “Decálogo de Apoyo La Empresa Nacional”. La meta del gremio es generar una estrategia que permita tener cada vez más oportunidades y empleos, estimular a los consumidores, a las empresas y al Estado Colombiano a que compren “lo nuestro”, de esta manera se genera bienestar para las familias colombianas.

“La única alternativa que tenemos es la de poner a las empresas en el eje de la actividad para que podamos generar mayor bienestar para todos y podamos alcanzar los niveles de competitividad que debemos tener para reactivar un país que todos sabemos que tiene mucho potencial”, expresó.

En la jornada de clausura también participó Esther Duflo, Nobel de economía y cofundadora y directora del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab y expuso algunas lecciones que se deben tener presentes en la pospandemia. Una fue que los gobiernos deben recuperar su legitimidad, de lo contrario se podría derivar una crisis democrática.

“Se ha vuelto como de moda tratar el gobierno como bolsa de puños (…) El gobierno es críticamente necesario para poder tratar muchos de los problemas que no son compatibles con la mejor respuesta individual. No podemos hacer nada sin el gobierno”, expuso la economista.

Otra reflexión fue que la crisis es una oportunidad para repensar el sistema de protección social y “poner a la dignidad de nuevo en el centro de la protección social. “Espero que el programa que se ha hecho en Colombia sea un ejemplo para todo el mundo”, dijo la Nobel con relación a la devolución del IVA.

Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico Mundial, expresó que la crisis hizo se necesita otra definición del capitalismo, pues ya no solo se puede basar el capital financiero, sino también en el social y ambiental. “Ya no estamos en la era del capitalismo sino del talento, y las empresas deben entenderlo así para estar adelante en la competencia”, dijo.

Agregó que las compañías que la digitalización ya no es una opción, sino una obligación. Para superar la pandemia recomendó fortalecer la cooperación internacional, sobre todo en países emergentes.