.
EMPRESAS "Las empresas de petróleo se preparan para la época de vacas flacas"
domingo, 4 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Frente al tema se refirió el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda, quien habló del impacto que tendrá la fuerte reducción de los precios del crudo y la aprobada reforma tributaria para las empresas. 

Lloreda explicó los factores que influyeron para esta situación y también realizó sus proyecciones para este 2015. 

¿Cómo cerró la industria petrolera en 2014? 
No fue un año fácil, en razón de las dificultades que tuvo la industria para operar, aunque identificamos un interés claro del Gobierno de superar muchos siendo cierto que una reducción en número de atentados, en los bloqueos entre 2013 y 2014. De todos modos, el nivel de estos sigue siendo alto, por eso tenemos un desafío muy grande en materia de viabilidad operacional. 

El año cierra con una incertidumbre muy grande sobre los precios internacionales del petróleo, ¿qué análisis hace la ACP de esta situación? 
Coincidieron tres factores muy complejos y que necesariamente van a marcar en lo que ocurra en 2015. El primero es la caída vertiginosa en los precios, la segunda es el impacto de la reforma tributaria sobre la industria y la tercera es que operar en Colombia es costoso y aún se presentan muchos problemas. 
El primero de los factores escapa a decisiones internas de Colombia y los otros dos si son decisiones de carácter interno, que afectan la competitividad de la industria como son el régimen fiscal y la capacidad de operar. Independiente del análisis que se hace sobre precios y siendo inexorable el golpe de la reforma tributaria a la industria, en el año que se inicia tendremos que focalizar gran parte de nuestros esfuerzos, es decir, el tercer factor de los que mencioné que es donde esperamos mejorar resultados, si no es así tendremos un 2015 más complejo de lo que aún se vaticina. 

 ¿Cuál es el impacto directo de esta caída? 
Es inexorable, dado que el dinamismo de esta industria en gran medida depende de los precios, el incremento en la actividad exploratoria, en la producción, no solo en Colombia sino a nivel mundial en la última década ha sido factible por los precios altos que tuvimos. La caída de los precios necesariamente conduce a las empresas a revisar costos e inversión, no siendo claro en qué nivel de precios se estabilice el barril y tampoco cuánto tiempo tengamos precios relativamente bajos. 
Las empresas se preparan para una época de vacas flacas, es ahí donde se vuelven más selectivas en la inversión y se inclinan más por invertir en actividad productora donde tienen claro cuál es el retorno y menos en actividad exploratoria, donde el riesgo es muy alto. 
Por lo menos así lo corrobora el estudio de clima de inversión, cuando vimos que un 47% está considerando disminuir la inversión en exploración, un 3% en cancelarla y un 28% considera reducir la inversión en producción. Es casi inevitable que las empresas que están en Colombia, como sus casas matrices, se vuelvan más selectivas y ya lo están haciendo, simplemente porque si no se va a contar con los recursos hay que apretar por algún lado y la cuerda tiende a reventarse más por la exploración, y eso no es positivo para Colombia. 

Si se reduce la exploración eso también causa disminución en la producción, lo que puede causar un panorama peor... 
Así es. De ahí la preocupación nuestra durante el estudio de la reforma tributaria con el impacto de la misma en la industria y el desincentivo a la exploración. Hemos creído que la mejor inversión fiscal que puede hacer Colombia es crear las condiciones para que esta industria le vaya bien, si en años siguientes la exploración se cae de manera drástica el país terminará apelando a una producción basada en el recobro de campos existentes que tiene un límite y la afectación fiscal en el largo plazo será mayor, eso no sólo le ocurre a Colombia y por eso uno aprecia que en otros países que están tomando medidas de carácter fiscal y tributario para impulsar la industria, aunque sea medidas preferentes, pero en este país estamos en el camino contrario. 

 Ustedes lograron un artículo en esta reforma que fue la exoneración de la sobretasa del Cree para las empresas que hagan exploración costa afuera, ¿cómo beneficiará esto a la industria? 

Partiendo desde la premisa que la reforma tributaria golpea de manera equitativa a la industria, es importante reconocer que algunas decisiones que se lograron la benefician, por ejemplo, el que no se le trasladen los puntos adicionales del Cree a la zonas francas costa afuera, eso tenía una lógica y es que en el momento el Gobierno está buscando crear unas conexiones competitivas para el país costa afuera en zonas francas, la sobretasa iba anular completamente ese incentivo. 
Otro aspecto positivo fue el entendimiento del Gobierno de mantener, como ocurre en la inmensa mayoría de países, la deducibilidad de lo que ya se paga en regalías de la base del impuesto a la renta, creo además que la inmensa mayoría de los congresistas entendieron que eso era lo sensato, porque de lo contrario hubiera significado un tiro de gracia para la industria petrolera. De la misma manera, los dos puntos porcentuales del IVA que se permita descontar a la maquinaria de equipo ayudan, en medio del impacto negativo de la reforma se logró impactar menos a la industria, si quedamos con la enorme preocupación en relación con la exploración. 
Esta es una industria 'sui generis', porque se requieren inversiones muy cuantiosas pero con un nivel de riesgo que no se presenta en ningún sector económico. Cuando la probabilidad de que estas inversiones se vuelvan productivas es de un 15%, es decir un 85% no va a ser productivo, por eso le insistimos al Ministro de Hacienda la importancia de esa medida, pero el le pidió al Congreso no acompañarla, yo creo que es un error y sigo sin entender por qué el Ministro no acompañó la decisión de un grupo de congresistas. 

¿Cuáles son las proyecciones en la explotación costa afuera? 
Colombia tiene experiencia en explotación costa afuera en gas y ya se han asignado unos bloques para adelantar exploración en estas zonas. En Colombia, a diferencia de otros países de la región que tienen pleno conocimiento de la prospectividad de sus áreas, no tenemos certeza de que existe una buena prospectividad en esa áreas costa afuera, de ahí la importancia de contar con unas condiciones de competitividad que permitan que las inversiones y los proyectos se den. Es evidente que sin el incentivo propio de una zona franca en Colombia el desarrollo costa afuera puede no darse, así lo ha entendido el Gobierno . 

 Con esta situación la exploración pasaría a cuánto... 
Es difícil decirlo porque las circunstancias han cambiado en razón de los precios, estas son inversiones de largo plazo y esperamos que el precio no dure bajo un tiempo indefinido. Seguramente la empresas están haciendo análisis de costo-beneficio en este tema. Perforar un pozo en tierra cuesta entre seis y 10 millones de dólares, perforar un pozo costa afuera cuesta entre 100 y 200 millones de dólares, con probabilidades de encontrar petróleo o gas del 15% y de ahí la importancia de contar pronto con esos incentivos y esperando que las empresas decidan invertir pese al problema de precios que es muy delicado. 

¿Podríamos dar un porcentaje de reducción en la inversión de la industria para 2015? 
No es fácil porque incluso el resultado del estudio del clima de inversión se hizo en momentos en los que la reforma tributaria no había sido aprobada y los precios solo había caído en 20%. Es factible que de realizar ese análisis nuevamente seguramente nos corroborarían los porcentajes o podrían ser más acentuados, en este momento ya hay empresas que están considerando regresar bloques o cortando cualquier inversión adicional y haciendo recortes. Mala noticia para Colombia cuando más requerimos explorar para incrementar las reservas y cuando más requerimos producir para proporcionarle al Gobierno recursos de inversión. 

 Hay quienes dicen que la caída de los precios del petróleo es una medida contra el fracking... 
Más allá del fracking, la caída en los precios obedece a dos factores: una puja por el mercado del petróleo, donde hay países que desean tener una mayor participación en el mercado y lo han ido obteniendo como Estados Unidos y Canadá, sin necesidad del fracking, hay otros países que no quieren que esto ocurra y no quieren dejar el espacio a los nuevos productores y eso ha significado un incremento en la oferta en momentos en los que se da la disminución en la demanda de petróleo por parte de economías muy robustas como países asiáticos, que durante la última década aumentaron su consumo en materia de hidrocarburos de manera significativa. 
Es cierto que existe una fricción entre países que han basado su producción en yacimientos convencionales y otros que han descubierto los no convencionales utilizando fracking, entonces la caída en los precios está influenciada por la opinión de países de la Opep de buscar que Estados Unidos y los países neo productores logren consolidar una industria a partir del fracking, como estas tecnologías son más costosas entonces también aspiran a que no sea rentable y por lo tanto que esos países cesen en su aspiración de producir más a partir de esta tecnología. 

 ¿Podríamos decir que en 2015 Colombia operaría con fracking? 
Lo que Colombia tiene previsto realizar en los próximos dos o cuatro años es una actividad de carácter exploratorio. Tenemos que diferenciar que una cosa es la exploración con fracking, distinta a la explotación con fracking. Lo que le apuntamos es verificar en la ruta madre cuál es el potencial del hidrocarburo atrapado y si es cierto que en esos yacimientos no convencionales Colombia tiene una buena proyección, esa labor es menos costosa que la producción en principio esto no debería verse impactado por la caída de los precios si a la vuelta de unos la caída se mantiene ya tendrían las compañías que entrar a echar números y ver si es factible explorar así. 

 ¿Cuándo arrancarán estos proyectos? 
Dependen de las licencias ambientales, con los nuevos términos de referencia hay empresas que han iniciado su proceso para obtener licencia para hacer esa actividad exploratoria, los términos de referencias son costosos y rigurosos. 

¿Y el hueco fiscal? 
El próximo año va a haber un hueco fiscal, estaría alrededor de dos billones. El problema es para 2016, porque donde continúen los precios bajos en ese año se va a sentir el impacto. 

 ¿El Gobierno debería revisar la meta de producción para el otro año? 
Yo creo que va a depender de la solución a los cuellos de botella para que las empresas puedan operar, por problemas de licenciamiento hemos identificado cerca de 120 mil barriles diarios que no se han podido producir porque las licencias no han salido, si en 2015 se logra agilizar esto y ponerle fin a los ataques al transporte y los bloqueos, Colombia podría apostarle al millón de barriles, el qué pase este año en producción estará determinado por la viabilidad operacional. 

MÁS DE EMPRESAS

Comercio 31/07/2021 Rigo, James, Mariana y Nairo abanderan en el boom de los negocios de deportistas

El ciclista Rigoberto Urán y su familia crearon en 2014 Go Rigo Go!; hoy tiene 10 tiendas en Colombia y llegarán sus productos a Miami

Industria 30/07/2021 Grupo Nutresa tuvo un incremento de 13% en sus utilidades logrando $366.709 millones

En materia de rentabilidad, se reporta un Ebitda por $749.186 millones, con un crecimiento del 0,4% sobre el de igual periodo del año anterior

Automotor 30/07/2021 Yamaha lanzará una empresa de financiamiento para sus clientes y abrirá 15 tiendas

La marca es líder con 20% del mercado, las metas para este año son producir hasta 14.000 motos mensuales y vender 135.000 en el año

MÁS EMPRESAS