Zijin Continental Gold dijo que la inversión en la construcción de la mina fue de US$610 millones y hay otros US$100 millones

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

James Wang es la persona que está detrás del proyecto minero subterráneo más grande del país. Para él, la clave del éxito del proyecto ha estado en el apoyo a la comunidad y dijo que todavía no tienen pensado entrar en otros proyectos mineros en el país.

¿Qué hace falta para que empiecen a producir, cuándo se producirá la primera onza de oro?
Nuestro cronograma de trabajo indica que en diciembre comenzaremos con la producción comercial de oro. Inicialmente, procesaremos 2.500 toneladas de material minero por día, lo que nos permitirá producir hasta 240.000 onzas de oro al año.

¿Tuvieron retrasos por la pandemia?
Cuando compramos el proyecto se esperaba que la mina y el complejo minero estuvieran construidos a mediados de 2020, pero el covid-19 alteró el cronograma de trabajo y nuestro presupuesto económico.

Al inició de 2020 la inversión proyectada era de US$550 millones. Pero con los retrasos que se registraron, el desembolso final es de US$610 millones. Es decir, se presentó un ajuste de US$60 millones adicionales al presupuesto original.

Pero la verdad es que cuando comenzó la pandemia la prioridad era cuidar a nuestra gente. Para minimizar el riesgo de contagio con el covid-19 en nuestros empleados y sus familias, los contratistas y las comunidades, en la Compañía Zijin-Continental Gold acogimos las disposiciones del Gobierno Nacional, elaboramos nuestro Protocolo de Prevención y Seguridad, se disminuyó al máximo el número de trabajadores en campo, promovimos estrategias como el trabajo en casa, vacaciones, licencias, toma y reporte de temperatura dos veces al día; y cuarentena obligatoria para todos los trabajadores antes de regresar al proyecto y al territorio.

Además, intensificamos el trabajo de la mano con las autoridades del departamento de Antioquia, y los alcaldes de Buriticá, Giraldo, Cañasgordas y Santa Fe de Antioquia, municipios ubicados en el área de influencia. La compañía también decidió aportar US$100.000 para el fortalecimiento de la red hospitalaria del Occidente antioqueño, ante la situación generada por el coronavirus.

En medio de todo lo anterior seguimos trabajando, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad y hoy estamos felices porque gracias al esfuerzo de nuestros empleados y contratistas, sus familias, las comunidades, el respaldo de los gobiernos Nacional y Departamental, las alcaldías de Buriticá, Giraldo, Cañasgordas y Santa Fe de Antioquia, y muchos aliados, hoy la mina Buriticá es una realidad.

¿Cuál fue la inversión total en el proyecto?
U$610 millones ha sido la inversión en la mina Buriticá. Para 2021 estamos estructurando nuevas inversiones por un valor de U$100 millones. Para esto ya estamos en contacto con las autoridades pertinentes.

¿Cómo ganaron el apoyo de la comunidad para ampliar el proyecto?
Esta labor la comenzó la empresa Continental Gold, que fue la empresa que compramos y cuyo negocio cerramos el pasado mes de marzo, para seguir con la construcción de la mina Buriticá.

La historia dice que Continental Gold, el 4 de noviembre de 2016, recibió el apoyo mayoritario y decidido de la comunidad de Buriticá, en la Audiencia Pública realizada en el municipio, y un mes más tarde la aprobación de la modificación de la licencia ambiental por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). Esto fue el resultado del diálogo y el trabajo con las comunidades.

Nosotros lo que hemos hecho desde que llegamos, además de construir la mina, es continuar con los programas que se estaban trabajando y poner en marcha varios programas nuevos, como parte de nuestro compromiso con el territorio.

¿Cuál es el impacto económico que ustedes tienen en la comunidad?
El principal es la generación de empleo. Actualmente, 2.300 personas, entre empleados y contratistas, trabajan con nosotros. El 70.4% del personal operativo y los aprendices son de Buriticá y la zona de influencia.

Pero también impulsamos a los proveedores locales y el sector agrícola. De la mano de muchos aliados hemos impulsado 332 proyectos agrícolas con nuestro Programa de Desarrollo Agropecuario Siembra Futuro, capacitamos a 75 empresas de la región con el Programa de Encadenamiento Productivo -PEP- y muchas ya son proveedoras nuestras. algo similar estamos haciendo con 10 asociaciones agrícolas y turísticas a través del Proyecto Comunica. Hemos invertido $4.500 millones en infraestructura comunitaria (casetas comunales, placa huellas, placas deportivas, entre otros), 49 jóvenes del Occidente antioqueño han recibido becas de educación superior.

Recientemente, firmamos convenio con la empresa de alimentos PepsiCo y comenzamos a sembrar cuatro hectáreas de papa en los municipios de Giraldo y Buriticá. La idea es que ellos compren 70% de la papa. La lista de lo que hemos hecho este año es larga.

¿Cuál es el impacto económico que le van a dejar a la Nación?
En los 14 años de operación de la Mina Buriticá aportaremos alrededor de $3 billones de pesos por concepto de impuestos y regalías.

¿Cómo van a hacer el manejo ambiental y de residuos?
Tenemos un completo sistema de gestión ambiental. Incluye sistema de monitoreo ambiental en tiempo real, con monitoreo de caudales, vibraciones, aire y ruido. Iniciativas de conservación de fauna, educación ambiental, acuerdos se conservación de bosques.

Cuando habla de residuos me imagino que está hablando de relaves. Estos son llevados a un filtro de prensa donde se deshidratan. Una vez se termina el proceso de filtrado son llevados al almacenamiento de relaves. Esta instalación cuenta con los controles ambientales requeridos.

Además, nuestro proceso industrial de extracción del oro incluye el retrollenado. Básicamente consiste en llenar otra vez la montaña con material estéril después de la explotación del material minero, para no afectar su estabilidad.

La zona industrial cuenta con sistema de tratamiento de aguas que remueven los agentes contaminantes. Parte de estas aguas son reutilizadas en el proceso industrial, minimizando el uso de aguas superficiales. Y la otra parte se lleva a la Planta de Tratamiento de Agua que es muy innovadora, porque el agua pasa por siete procesos de purificación y luego se descarga en el río Cauca, cumpliendo con la normatividad.

¿Les preocupa la discusión que se está dando en otras zonas del país y hasta en el mismo Antioquia con otros proyectos mineros?
Como actores del sector minero colombiano nos preocupa que muchos proyectos mineros no avancen. La minería moderna, bien hecha, que genera empleo formal, con todas las prestaciones sociales, que tiene compromiso con las comunidades y el territorio, y cumple con todos los estándares ambientales y de Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), aporta al progreso y al desarrollo del país.

Considero que es importante que la gente conozca ejemplos de minería moderna, eso ayudaría a mejorar la imagen del sector minero. En Antioquia hay buenos ejemplos de minería bien hecha.

¿Sienten que hay seguridad jurídica en el país para los proyectos mineros?Sí. Por eso, y por el potencial minero, fue que llegamos al país.

¿Están apuntándole a tener otra mina en alguna zona del país?
Por ahora la prioridad es la Mina Buriticá, que será protagonista en la reactivación económica del país. Cuando sea el momento analizaremos los títulos mineros que tenemos y luego comenzaríamos a explorar.