.
EMPRESAS La mala hora de las tarjetas de crédito de marca compartida del banco Colpatria
lunes, 22 de octubre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Uno de los grandes negocios a los que le está apostando el banco Colpatria es al de las tarjetas de marca compartida, específicamente el que tiene con la cadena de grandes superficies Carrefour, con lo que ha logrado posicionarse como líder en el mercado en tarjetas de crédito.

De hecho, de acuerdo con los datos al mes de agosto de la Superintendencia Financiera de Colombia, la entidad cuenta con 1.817.461 tarjetas, seguido por Davivienda con 1.783.706 unidades, mientras que en tercer lugar se ubica la compañía de financiamiento Tuya S.A., de propiedad de Bancolombia, que maneja 1.422.220 plásticos en Colombia.

La entidad, que ahora hace parte del grupo canadiense Scotiabank, mueve transacciones en tarjetas de marca compartidas por 88.137 millones, un valor muy superior al que opera por medio de la franquicia MasterCard, lo que muestra la importancia del negocio que lleva más de siete años operando. Sin embargo, la entidad bancaria se alista para enfrentar un cambio importante en su negocio, pues se proyecta que el grupo chileno Cencosud, nuevo dueño de la cadena francesa Carrefour, traerá su negocio de retail financiero, con lo que seguramente la alianza que existe hoy entre Carrefour y Colpatria, llegará a su fin.

De acuerdo con los expertos cuando hay cambios en los operadores de las tarjetas asociadas con el retail, suele ocurrir que el banco trata de fidelizar sus clientes a través de nuevas ofertas y beneficios, pero afirman que, sin duda, hay una alta deserción de usuarios, sobre todo de quienes tienen las tarjetas solo para sacarle provecho a los descuentos que ofrece el establecimiento comercial. Aunque el presidente de Cencosud, Horst Paulmann, aseguró que por ahora se mantendrá la relación comercial con el banco Colpatria, no descartó que de encontrar mayores beneficios con su propia firma de financiamiento lo cambiará. “En Brasil, Chile y Perú tenemos tarjeta de crédito, con las que atendemos a nuestros clientes.

Aquí en Colombia se está trabajando con Colpatria en 50% y 50% y ha sido una muy buena relación. Nosotros ya recibimos las felicitaciones de parte de ellos y pues es casi seguro que vamos a seguir con ellos”, dijo Paulmann. Pero este posible cambio que le tocará hacer frente a Colpatria, ya lo está enfrentando directamente con la tarjeta de crédito que manejaba la entidad para los suscriptores de los diferentes productos de la Casa Editorial El Tiempo. Y es que desde que grupo editorial fue adquirido por Luis Carlos Sarmiento Angulo, el negocio que existía con Colpatria llegó a su fin, y ahora los suscriptores del periódico tienen el beneficio de la tarjeta de crédito pero con el banco Av Villas, entidad que hace parte del Grupo Aval y cuyo propietario es el mismo Sarmiento.

La pelea entre los dos bancos por quedarse con los clientes que ya eran tarjetahabientes llevó a que ofrecieran el no pago de la cuota de manejo por más de un año, así como descuentos y tasas preferenciales. Lo cierto es que las entidades financieras se han percatado de que el negocio de tarjetas de crédito es uno de los más rentables y donde se está viendo el mayor crecimiento, lo que explica el interés por seguir aumentando su participación en el mercado y de continuar sellando alianzas para ofrecer mas marcas compartidas.

Según Santiago Perdomo, presidente del banco Colpatria, “la idea de las tarjetas de marca compartida es que al momento de elegir con quién hacer la alianza se tenga en cuenta que esta empresa sea líder del segmento, que cuente con programas de fidelización y que en conjunto se pueda construir una oferta de valor agregado para los clientes y el mercado en general”. Por ahora, el mercado está expectante por la llegada de los chilenos, quienes después de cambiar los nombres de las tiendas Carrefour por Jumbo, analizarán a los consumidores y tomarán la decisión de traer su modelo financiero, que ya le ha dejado buenos frutos a Falabella y La Polar. Fidelización de clientes, la clave de las marcas mutuas Las tarjetas de marca compartida tienen un objetivo claro y es fidelizar clientes.

La idea es tener una alianza entre una entidad financiera y una comercial en la que se pueda ofrecer medios de financiación de compras. Con esto se logra aumenta el nivel de sus ventas y atraer nuevos clientes, los cuales sirven de apoyo tanto para el banco como para el comercio que puede ser de cualquier tipo.

Las opiniones

Santiago Perdomo
Presidente del banco colpatria

“Para nosotros es muy importante continuar con una alianza que ha sido hasta ahora muy exitosa y tener de socios a los chilenos es bueno”.

Horst Paulmann
Presidente de cencosud

“Tanto en Brasil, como en Chile y Perú tenemos nuestro propio banco con el que manejamos más de cuatro millones de tarjetas de crédito”.

MÁS DE EMPRESAS

Tecnología 12/06/2021 Claro Colombia incluyó servicio de Zoom ilimitado en sus planes postpago empresariales

El producto está dirigido a toda clase de empresas sin importar su tamaño y dará acceso a plataformas colaborativas de trabajo

Energía 13/06/2021 Royal Dutch Shell estudia posible venta de activos en Cuenca Pérmica de EEUU

Las propiedades podrían valer hasta 10.000 millones de dólares. Las fuentes pidieron mantenerse en el anonimato por conversaciones

Industria 12/06/2021 “Superaremos aporte en impacto social invirtiendo este año más de $12.000 millones”

La directora de la Fundación Finsocial aseguró que más de 336.000 personas se beneficiaron el año pasado con sus programas

MÁS EMPRESAS