La compañía también lanzará en diciembre productos bajos en azúcar que contarán con la certificación de la Asociación de diabéticos de Colombia

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La coyuntura mundial ha reunido a las familias nuevamente, inclusive con quienes están en la distancia. Manuela Ibargüen, fundadora de La Folie, afirmó que esto ha duplicado sus ventas frente al año pasado, porque las personas están enviando mensajes de aliento y unión a sus seres queridos y empleados.

¿Cuánto han invertido en el negocio?

Hemos invertido cerca de $30 millones, actualmente tenemos una cocina industrial donde hacemos los deditos de brownie y un taller donde los decoramos. Nuestro valor de marca es que personalizamos esos deditos, y nos hemos vuelto el mensajero de las personas.

¿Cómo las ha impactado la pandemia?

Nuestro modelo siempre ha sido digital, entonces no nos afectó negativamente. Por el contrario, las personas comenzaron a pedir más nuestros deditos de brownie para enviar mensajes de unión a sus familias y empleados.

LOS CONTRASTES

  • Ángela DelgadoCofundadora de La Folie

    “Queremos que nuestra marca conquiste el país, y estamos trabajando para estar en Cali, Medellín y Manizales por ahora, además de ser un canal para unir a la gente”.

¿Cuánto aumentaron las ventas?

Si comparamos las ventas que tuvimos en 2019 con las de este año, vemos que se duplicaron.

¿Qué expectativa tienen para fin de año?

Esperamos mantener el doble de las ventas para diciembre, y queremos expandirnos a otras ciudades.

Aunque esta expansión ya sería para el próximo año, nos interesan ciudades como Cali, Medellín y Manizales, porque allí ya tenemos diversas personas muy interesadas en nuestro producto.

¿Qué otros productos lanzarán?

Siempre estamos pensando en nuevas recetas para innovar, pero tenemos en mente sacar una línea para diciembre que sea baja en azúcar.

Acá no solo queremos llegarles a las personas que se preocupan por no consumir tantas calorías, sino a las personas diabéticas, por lo que hemos hablado con la Asociación de diabéticos para tener su sello.

¿Es fácil emprender en Colombia?

No, uno de los primeros obstáculos que tuvimos fue el Invima, tuvimos que gastar mucho dinero y repetir los trámites muchas veces.

Una vez logramos conseguir la certificación, quisimos ingresar a grandes mercados como Carulla o Boho Food Market, y demás, pero es muy difícil porque estas empresas pagan a 60 días y eso no es viable cuando es un emprendimiento pequeño, por lo que desistimos y preferimos seguir por redes sociales y otros canales rentables.