Para mitigar el contagio del Covid-19 se han planteado hacer clases virtuales, sin embargo, la Javeriana develó que 63% de estudiantes en colegios públicos no tiene internet

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

En Colombia hay siete millones de accesos fijos a internet y 28,9 millones de accesos móviles, según el último boletín trimestral del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), pero al ver el total de colombianos, que asciende a 48,2 millones, se ve una deficiencia, en la conectividad del país.

Esto se traslada a la educación, pues aunque en el mundo una de las medidas para mitigar la propagación del Covid-19 ha sido cancelar o aplazar las jornadas escolares en diversas universidades y colegios, en Colombia se está pensando en implementar clases virtuales.

Sin embargo, cifras del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) , en cabeza de Luz Karime Abadía, de la Universidad Javeriana, revelaron que 96% de los municipios del país no podrían implementar lecciones virtuales porque menos de la mitad de sus estudiantes de 11 tiene computador e internet en sus hogares.

En esta misma línea, el reporte mostró que 63% de los estudiantes en educación media de colegios públicos de Colombia no tiene acceso a internet ni computador en su hogar.

LOS CONTRASTES

  • Obdulio VelásquezRector de La Universidad de La Sabana

    “Las clases virtuales tienen muchos retos, puede que los estudiantes no estén preparados, además la calidad puede que no sea la misma porque lo presencial es mejor muchas veces”.

Además de eso, la calidad del internet no es buena. De acuerdo con el más reciente informe de Cable.co.uk, en conjunto con New America’s Open Technology Institute y Google Open Source Research, Colombia ocupó en 2019 el puesto 131 en el mundo por su velocidad de internet (había sido 114 en 2018). De acuerdo con el estudio, descargar una película de 5 GB toma más de tres horas en el país, mientras en Brasil toma dos horas y media y en México y Panamá, ese tiempo es inferior a dos horas.

Obdulio Velásquez, rector de la Universidad de La Sabana, afirmó que esta es una situación de emergencia, por lo que no se pueden imaginar escenarios ideales. “Para eso se necesita planeación y previo análisis. Lo que hacemos es aprovechar la tecnología que hay para mitigar le impacto de la pandemia sobre el calendario estudiantil”.

Asimismo, dijo que el internet podría ser el lunar de la educación virtual en Colombia, pues el teleestudio “tiene muchos retos, puede que los estudiantes no estén preparados. Además, la calidad puede que no sea la misma porque lo presencial es mejor”. A pesar de esto, resaltó que se puede sacar provecho de lo que está pasando, “para que estudiantes, profesores y gobierno aceleremos los procesos de adaptación más rápido”.

Por su parte, Edna Bonilla Sebá, secretaria de Educación de Bogotá, aseguró que si bien el estudio del LEE muestra la situación del país, en Bogotá hay más acceso, “por lo que proponemos material virtual para los colegios, pero también vamos a continuar con el trabajo en papel para quienes no puedan asumir lo digital, por medio de guías claras y recurriendo a medios tradicionales como radio y televisión, para que nos ayuden con el tema de guías pedagógicas ”.

Además, anunció que junto a la secretaría de salud, a cargo de Alejandro Gómez, están pensando hablar con el Gobierno, las compañías y las entidades educativas para cambiar el horario de inicio de jornada, que sea escalado para que las personas no entren al mismo tiempo y no se den grandes concentraciones en Transmilenio y en la calle.

Esto, siguiendo con el protocolo del Gobierno de cancelar eventos en los que se puedan reunir más de 500 personas. Ante esto el LEE también se pronunció, resaltando que 70% de los estudiantes de bachillerato en colegios públicos de Bogotá están expuestos a aglomeraciones que superan el número estipulado, a la hora de la llegada, en el receso, y en la salida del colegio.

Por contingencia, ETB duplicó la capacidad de internet para entidades distritales

Después de que se declarara alerta amarilla en Bogotá por parte de la Alcaldía de Bogotá y emergencia sanitaria a nivel nacional por parte del Gobierno, ETB afirmó que se duplicó la capacidad de internet a las entidades del Distrito con mayor necesidad de atención a los ciudadanos como Transmilenio, Secretaría de Salud e Integración Social, entre otras, así como un aumentó a 70% para aquellas de menor demanda, pero de igual importancia ante la coyuntura. La compañía también adoptó protocolos de teletrabajo con sus colaboradores.