La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

A la dirección de una de las multinacionales más importantes en la historia colombiana llega un líder que le ha cambiado la cara a firmas como la empresa química proveedora de productos para la agricultura Monsanto y comercializadora de pinturas, químicos y aguas Grupo Mundial: Ernesto Fajardo.

La decisión que se esperaba desde julio, cuando Julián Jaramillo anunció su retiro, fue divulgada por la Junta General de Accionistas de Alpina a través de un comunicado en el que anunciaron la terminación del proceso de selección y dieron la bienvenida a su nuevo presidente corporativo.

Los retos que deberá asumir Fajado en este escenario se resumen en tres acciones clave: fortalecer el proceso de expansión de la firma, reforzar sus programas en innovación y recuperar el liderazgo en ventas que en 2012 les fue arrebatado por la empresa colombiana de lácteos Colanta.

Con Ernesto Fajardo los ejecutivos de Alpina tienen grandes expectativas, de hecho lo han descrito como “el capitán ideal para los retadores años por venir”. Y es que la gestión de este administrador de empresas habla por sí sola.

Durante su administración en el Grupo Mundial logró, entre otras cosas, definir una propuesta de valor a largo plazo para cada uno de sus negocios principales en menos de cuatro años. Además, impulsó un acelerado proceso de expansión y consolidación en Costa Rica, Panamá, Argentina, México y Brasil.

De hecho, en medio de este esfuerzo por internacionalizar su presencia Fajardo cerró un acuerdo para comprar una de las empresas líderes de Centroamérica y Panamá en la producción y comercialización de pinturas, recubrimientos y adhesivos, Grupo Kativo, decisión que le significó aumentar su participación en el mercado de la región.

Ernesto Fajardo es administrador de empresas de la Universidad del Rosario y MBA de la Universidad de Washington.

En breves palabras el mayor desafío del nuevo directivo es seguirle el paso a Julián Jaramillo quien estuvo frente a la compañía por 11 años y la posicionó como una multinacional antes de irse a presidir el Grupo Alfagres.

El ejecutivo recibió a inicios de este siglo una compañía que recientemente se había convertido en la primera de su sector en recibir la certificación ISO 9001.

Solo su primer año de gestión llevó las ventas de Alpina de US$200 millones a US$500 millones y media década más tarde desarrolló el concepto de evolución alimentaria a través de productos de valor agregado como Yox, Regeneris y Frutto.

Luego, en 2008, se creó la Fundación Alpina, el área de Responsabilidad Corporativa y el Instituto Alpina, dedicado a la investigación en nutrición.

También se anunció la primera emisión de bonos por $260.000 millones al mercado colombiano.

Quizás uno de los más grandes pasos fue, como la firma lo llamó, conquistar “el sueño americano” al inaugurar una décima planta que es también la primera en Estados Unidos (Nueva York).

Entre 2011 y 2012 Alpina logró incrementar sus ventas en 10% para cerrar el año con ingresos operacionales por más de $1,4 billones. La nueva meta y, por ende, la primera exigencia concreta a Fajardo es lograr ventas cercanas a $3,5 billones en 2017 con una participación de 27% en ingresos provenientes de geografías fuera de Colombia.

Un sector que necesita reinventarse
A pesar de que Alpina es un empresa consolidada tanto a nivel nacional como internacional en países como Colombia, Venezuela, Ecuador y Estados Unidos en su país de origen debe asumir un importante reto que llegó con la entrada de diferentes tratados de libre comercio: el de reinventarse día a día y adoptar nuevas estrategias para seguir compitiendo activamente en el mercado nacional y, del mismo modo, poder llegar a otros destinos. A eso se suma una situación que han advertido varias asociaciones de lecheros y la misma Andi tras la publicación de un reglamento técnico que define que solo se podrán comercializar 13 productos derivados lácteos diferentes a los tradicionales, hecho que amenaza los procesos de innovación y los esfuerzos de diferentes firmas por desarrollar valores agregados.

Las opiniones

Julián Jaramillo
Expresidente de Alpina

“Esta organización ha logrado evolucionar entendiendo que hace parte de un sistema al cual aporta y del cual depende. Así recorrimos un camino lleno de retos y oportunidades”.

Carolina Lorduy
Directora de la Cámara de Alimentos de la Andi

“Esta empresa tiene un doble reto: suceder a Julián Jaramillo que llevó a Alpina a donde está y continuar con la ruta de la internacionalización”.