viernes, 30 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Camilo Giraldo Gallo - cgiraldo@larepublica.com.co

La noticia que había alegrado a muchos inversionistas con ganas de hacerse a una parte del 57,66% que el Estado tiene en Isagen, se ha convertido en uno de los casos más inciertos del año en materia económica.

Mientras que Guillermo Rodríguez (abogado del expresidente Álvaro Uribe en este caso) señaló el lunes que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca suspendió el proceso de enajenación de las acciones de la empresa, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, le salió al paso y aseguró que aunque se admitió la acción popular todavía se está esperando la respuesta por parte de su cartera para que luego el Tribunal determine si se frena o no el proceso.

Por eso después de lo sucedido esta semana, la venta de Isagen está empezando a quedar cubierta por una sombra que podría ‘embolatar’ los planes del Gobierno, al menos para lo que queda del año. Para analistas consultados por este medio, el proceso está entrando en una etapa de incertidumbre y de especulación, por lo que lo más prudente sería frenarlo hasta que se resuelvan los líos judiciales.

“Pienso que lo más prudente en este momento es que el Gobierno le dé un alto al proceso, para que después no se vea esto como un acto impositivo y caprichoso. Lo mejor es suspenderlo mientras un pleito judicial se determina, porque en cualquier momento de la enajenación se podría decidir que no es legal”, afirmó el abogado Guillermo Caez.

El revuelo que se armó el lunes en la noche y durante la mañana de ayer fue porque el abogado Rodríguez aseguró que el Tribunal detuvo la venta de Isagen. Estas palabras además de provocar la caída de la acción en la jornada de ayer, hicieron que Cárdenas saliera a decir que el proceso sigue marchando.

Según lo reconoció el mismo funcionario, en algunos días se responderá la admisión de la tutela y se esperará lo que determine la autoridad judicial al respecto.

“El proceso no lo vamos a hacer de una manera atropellada. Esto es un tema que como se ha dicho tantas veces no están en juego recursos que necesitemos en este momento, ni son recursos para tapar un hueco. Es una planeación a futuro sobre lo que va a necesitar el país para construir las carreteras. Vamos a responder dentro de los términos”, dijo Cárdenas.

Sin embargo, algunos abogados señalan que el Gobierno malinterpretó el acto del Tribunal de Cundinamarca y que la orden es realmente no continuar con el proceso. Así lo afirma Julio José Orozco, especialista en derecho comercial, quien conoce el documento de la decisión.

“La medida cautelar del Tribunal es sustancial provisional hasta que se dicte sentencia, eso significa que el proceso de venta está completamente detenido y no puede seguir por orden de un juez que dice a los ministerios no continuar con la venta en ningún sentido. Hasta que no se dicte sentencia en segunda instancia el Gobierno no podrá hacer nada”, aseguró Orozco.

Sin embargo, el documento al que también tuvo acceso la agencia de noticias Colprensa, señala que la medida cautelar fue rechazada de momento.

“Niéguese la solicitud de la medida cautelar de urgencia de conformidad con lo analizado”, reza el documento que tuvo ponencia del magistrado Luis Manuel Lasso Solano.

Por qué se opone el uribismo
Aunque durante su Gobierno el expresidente Uribe propuso la venta de Isagen, hoy se opone bajo el argumento de que se pondrán en riesgo las finanzas públicas. Según se dijo en la acción popular, la motivación que da la administración del presidente Juan Manuel Santos es injustificada, pues el desempeño de la empresa en los últimos años ha mostrado que podría darle suficientes ingresos al gobierno.

Según el texto de la acción popular, la empresa le ha girado al Estado más de $824.000 millones en los últimos años y a finales del año contaba con casi $7 billones de activos.

“Me parece que los argumentos del abogado demandante son sólidos. En el fondo el país no necesita esos recursos, porque la venta de Isagen no estaba en el programa inicial del presupuesto y si no se incluyó allí no es legal hacer la venta. Ese dinero el Gobierno lo puede obtener fácilmente con un préstamo sin dejar de tener esta herramienta en materia energética”, señaló en diálogo con LR Carlos Guillermo Álvarez, exmiembro de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM).

Cuánto tiempo se puede suspender
Según los analistas consultados por este diario, es muy probable que este año no se pueda hacer la venta de Isagen, pues el proceso podría llegar a tomar incluso 24 meses. Todo depende del número de pruebas que hayan pedido los demandantes, las que pida el juez y el tiempo que se demoren las respectivas conciliaciones.

“La aceptación de la acción popular lo que busca de manera preventiva es evitar que se vulneren los derechos del Estado. Primero se llama a conciliar a las personas del Gobierno y se debe llevar adelante un pacto de cumplimiento. Además estas actuaciones buscan que el juez se involucre, no solo que falle sino que busque una solución”, dijo el abogado Carlos Parra.

Por su parte Julio José Orozco afirmó que “hasta que no se dicte sentencia de segunda instancia, el Gobierno no puede hacer nada de nada. Dicha sentencia puede demorar por lo menos un par de años por la naturaleza del proceso o por lo menos este último año de mandato del Gobierno”.

Lo cierto es que el panorama sombrío que tiene por delante la venta de la empresa estatal hace que todos concuerden con que este año no se va a realizar la venta. Por eso las compañías que se han mostrado interesadas como el Grupo Argos o la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) tendrán que esperar más tiempo.

Celsia, Epsa y EEB quedarán con ganas
Después de que el Gobierno señalara que vendería su participación en Isagen, algunas de las empresas más grandes del país empezaron a mostrar su interés por la tercera generadora de energía eléctrica. Grupo Argos fue el primero en lanzarse al ruedo con sus filiales Celsia y Epsa, e hizo la solicitud formal a la Superintendencia de Industria y Comercio para ver si podía participar de la compra. Además, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) dijo que también estaba interesada en esa entidad de participación pública.

Las opiniones

Julio José Orozco
Abogado especialista en derecho comercial

“Hasta que no se dicte sentencia de segunda instancia, el Gobierno no puede hacer nada de nada. Dicha sentencia puede durar por lo menos un par de años”.

Ignacio Cantillo
Abogado

“Siempre que no haya una disposición que impida la venta de Isagen como activo del Gobierno se puede hacer, que se asuman los riesgos que el pleito implica es diferente”.

Mauricio Cárdenas
Ministro de hacienda y Crédito Público

“El proceso no lo vamos a hacer de una manera atropellada. Esto es un tema en el que, como se ha dicho tantas veces, no están en juego recursos que necesitemos en este momento”.

Diego Usme
Analista de Renta Variable de Ultrabursátiles

“El aspecto que ha tenido la mayor influencia en el comportamiento de la acción de Isagen fue el anuncio sobre el interés de Grupo Argos por comprar la compañía”.

Katherine Ortíz
Analista de Renta Variable de Corredores Asociados

“El principal punto para la especulación es sobre el precio al que el futuro comprador adquiriría los títulos de la empresa, ya que ese tendría que ser la cifra para los minoritarios”.