Desde 2010 la capacidad instalada de las plantas ha crecido pasando de 6,1 millones de toneladas a 8,4 millones, según el Dane

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Los proyectos de infraestructura como las vías 4G, el proyecto del metro y el desarrollo de las poblaciones en Colombia han sido el motor que ha impulsado la creación y llegada de nuevas cementeras al país, con cerca de seis nuevas compañías en la última década, para un total de ocho en 16 años.

Esto ha generado un crecimiento en la oferta de una industria que cuenta con una capacidad instalada de 20,6 millones de toneladas de cemento al año, incluyendo hornos y moliendas, según cifras de la Asociación Colombiana de Productores de Concreto, Asocreto.

Mario Andrés Cortés, gerente general de Fortecem, explicó que “entre 2014 y 2018 el consumo de cemento en el país estuvo estable, lo que generó una sobreoferta que estuvo relacionada también con la extensión en el tiempo de las obras de infraestructura en Colombia”.

Sin embargo, agregó que se ha visto una recuperación del sector en los últimos años debido al aumento “en la construcción de más viviendas, centros comerciales, bodegas, oficinas, y obras de infraestructura”.

Argumento apoyado por Manuel Lascarro, director de Asocreto, quien aseguró que “con los recientes anuncios del Gobierno esperamos que la industria pueda crecer sus despachos, de este punto a un año, entre 3% y 6%, sobre el volumen del último año”.

Sobre el mercado Beatriz Uribe, VP de asuntos corporativos de Cemex, afirmó que la presencia de tantas compañías “convierte a Colombia en uno de los países de la región con mayor número de fabricantes y genera un ambiente de alta competitividad”. Situación que cambió 100% desde 2009, cuando el mercado era liderado por tres compañías Cemex, Holcim y Argos y solo sobrevivían dos pequeños competidores.

LOS CONTRASTES

  • Mario Andrés CortésGerente general de Fortecem

    “El aumento de la demanda de cemento estuvo enfocada en la construcción de vivienda, centros comerciales, bodegas, oficinas, y obras de infraestructura”.

  • Manuel LascarroDirector de Asocreto

    “El desarrollo de proyectos como el de las 4G, el metro de Bogotá y fortalecer la confianza para la compra de vivienda son importantes para el crecimiento del sector”.

Juan Esteban Calle, presidente de Argos, explicó que “hoy la demanda del mercado está creciendo 4% y es un sector con alta competencia, por lo que es clave la propuesta de valor que se ofrece a los clientes para acompañar sus proyectos”.

Asimismo, el presidente de Argos, agregó que “esta competencia redunda en crecimiento y madurez del mercado, pero, sobre todo, en beneficio de los clientes, porque nos reta a ser más innovadores”.

Tradicionalmente el mercado nacional se repartía entre tres marcas: Argos, Holcim y Cemex, sin embargo, esto fue hasta 1999 cuando llegó al mercado Cementos 1A, que fue absorbida por Argos, comentó Cortés.

Posteriormente, según la información de Asocretos, llegó Cementos Oriente en 2003, creada por Sime Ingenieros, y hoy cuenta con dos plantas que producen 700.000 toneladas al año.

Cinco años después Cementos Tequendama inició su operación, seguida de Cementos San Marcos en 2012 y Ultracem en 2013; esta última cuenta con una planta en la que se producen 1,2 millones de toneladas anuales.

Ese mismo año abrió Fortecem, de Molsabana S.A.S, que con su planta en Tocancipá aporta 500.000 toneladas a la oferta. En 2014, se inauguró Cementos Patriota, con el respaldo de G&J empresas de Acero. Dos años después Cemento Vallenato inició operación por medio de una alianza entre un grupo de empresarios del Cesar que se llamó Cementos y Calizas de La Paz.

La apertura más reciente se conoció la semana pasada con la alianza entre Corona y Cementos Molins, para producir bajo la marca Alion, por medio de la Empresa Colombiana de Cementos, que tiene una planta con una capacidad instalada de 1,5 millones de toneladas al año y que planea aumentar a tres millones.