El objetivo del ahorro programado

Leopoldo Romero

No cabe duda que uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad tiene que ver con la forma en la que nos movilizaremos posterior a esta situación que estamos afrontando. Las ciudades han venido preparándose desde hace varios años para privilegiar el sistema masivo y público de transporte por encima del privado y específicamente la utilización del vehículo particular. Pero a raíz de las medidas que se han tomado para restringir la afluencia de personas en entornos de alto riesgo de contagio y que tienen directa relación con la utilización del transporte masivo así como también con privilegiar el teletrabajo para evitar desplazamientos, pone sobre la mesa un interesante debate alrededor de cómo debemos avanzar hacia una movilidad sostenible, con mejor y mayor impacto para el medio ambiente, la movilidad urbana y el respeto por las distintas alternativas que facilitan los desplazamientos en distancias cortas.

En ChevyPlan® creemos que esta es una magnífica oportunidad para articular una estrategia de mediano plazo que permita la reposición de buena parte del parque automotor colombiano, que para el caso de carga presenta una edad promedio de 21 años frente a un promedio de 15 años obtenido en una muestra de países latinoamericanos, y así dar un paso hacia una movilidad más segura, con vehículos de última generación, más comprometidos con el medio ambiente y con mejor tecnología. No se trata de poner a circular cada vez más y más vehículos en ciudades que carecen de la planeación e infraestructura para soportarlo. Se trata de reponer los vehículos que por tiempo y obsolescencia generan riesgos en su conducción, no cumplen con los estándares de seguridad requeridos y generan altos niveles de contaminación.

Respecto a los recursos que requeriría un plan de esta magnitud, estamos convencidos que hoy por hoy existe una alternativa que no ha sido tan visible frente a la financiación tradicional y que se sustenta en los conceptos de solidaridad, comunidad y ahorro, cuya utilización está bastante desarrollada en otros mercados, y que en Colombia se encuentra regulada desde hace más de 30 años, permitiendo que más de 120.000 personas accedan a la compra de vehículo. Se trata de los Planes de Autofinanciamiento Comercial o mejor conocidos como Planes de Ahorro Programado, un sistema idóneo para aquellas personas que no requieren adquirir el bien de forma inmediata y que además tienen ingresos variables, como lo pueden ser jóvenes universitarios o pequeños comerciantes y empresarios.

A través de este sistema basado en la planeación, se crea un fondo común a partir del ahorro mensual que hagan los interesados en la reposición y podría el Estado aportar una porción de ese ahorro contra la chatarrización del vehículo que se pretende reponer. Al tratarse de ahorro, no se asumiría el costo de la financiación, permitiría organizar mejor y a un menor costo todo el proceso de reposición que le permitiría a Colombia contar con un parque automotor más moderno, más seguro y con mucha más convergencia hacia las políticas públicas actuales en materia de movilidad sostenible. Es muy probable que en el escenario inmediato la financiación se encarezca y es esta una muy buena oportunidad para promover el ahorro responsable, planeado y bien concebido en contraposición a la inmediatez con la que el crédito pretende influir en nuestras decisiones de compra (“debes tenerlo ya y si no puedes, endéudate”).

Nuestro propósito es invitar a todos los actores relevantes en este proceso (ensambladoras, importadoras, comercializadoras, Ministerio de Transporte, Superintendencia de Sociedades, Secretarias de Movilidad Locales, entre otros), para que diseñemos conjuntamente un esquema que promueva la reposición del parque automotor a través del ahorro programado y permitir además que sea esta la oportunidad para que los Colombianos tengan la opción de manejar con mayor responsabilidad sus flujos mensuales bajo el concepto de “slow money” y su repercusión en una mejor disposición financiera para alcanzar metas de mediano y largo plazo.