El Tribunal de Cundinamarca ordenó suspender el desembolso del crédito a Avianca. Entre tanto, un juez frenó el financiamiento a Latam

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Avianca y Latam, dos de las aerolíneas más importantes de América Latina, entraron en el Capítulo 11 en Estados Unidos debido a la parálisis que causó el covid-19 en la industria aérea. El objetivo de estas medidas es asegurar su sostenibilidad a largo plazo, reducir sus deudas, mantener el empleo y obtener nuevas fuentes de financiamiento. Sin embargo, todo esto puede presentar tropiezos debido a las decisiones de dos tribunales.

El viernes por la tarde, el Tribunal de Cundinamarca admitió una demanda que pide abstenerse de girar a Avianca el crédito de US$370 millones entregado por el Gobierno Nacional como medida de salvamento a la empresa.

En el fallo, el Tribunal resolvió “adoptar la medida cautelar de urgencia consistente en suspender el desembolso del crédito aprobado a Avianca Holdings S.A.”. Además, en el apartado del decreto de medios de prueba, se le pide al ministro de Hacienda, en los siguientes tres días hábiles, informar elementos como el reglamento con base en el cual se otorgan los créditos por parte del Fome, las condiciones detalladas del crédito y las motivaciones de orden técnico para el otorgamiento del crédito como medida regulatoria.

El desembolso está también a la espera de la autorización de un juez en Estados Unidos, y ante la nueva solicitud del Tribunal, Avianca comunicó el sábado que proporcionará la información en los próximos días “que, en conjunto con la respuesta del Gobierno Nacional, evidenciará que la participación de Colombia en el financiamiento, DIP, es una transacción beneficiosa para el país”.

La decisión del Tribunal se sumó a la controversia que generó el anunció del crédito semanas atrás, pues congresistas y diferentes voces rechazaron la medida argumentando que el dinero se debería entregar a las Pyme.

Sin embargo, el Gobierno defendió su determinación aludiendo a la importancia de Avianca para la conectividad aérea local, pues representa 50% del mercado y su liquidación generaría pérdidas por $20 billones y cubrir sus rutas tomaría cinco años. En este sentido, Anko van der Werff, presidente de Avianca, expresó que “de todo corazón quiero que a todas las empresas les vaya muy bien.

En el ecosistema de Avianca, tenemos 1.300 Pyme que dependen de nosotros. El Gobierno también ha compartido que hay 500.000 empleos que dependen de Avianca”.

Avianca aseguró que el préstamo cuenta con garantías de respaldo, así como los rendimientos financieros y una prioridad de repago sobre otros acreedores.

Si bien se prevé que esto se solucione, en el caso de Latam, el Juez James L. Garrity Jr bloqueó su acceso a un financiamiento de hasta US$2.450 millones. Según el fallo, el acuerdo de crédito no se ajustaba a las normas de bancarrota, porque habría permitido a Latam convertir US$900 millones de la deuda en nuevas acciones.

Un documento firmado por Roberto Alvo, CEO de la aerolínea, definió que el precio y los términos del financiamiento DIP propuestos por Latam, tanto en su Tramo A (Oaktree) y como en su Tramo C , cumplen el estándar de ser completamente justos.

Sin embargo, la opción de causar que los acreedores del Tramo C suscribieran acciones de la Sociedad con el producto del pago del crédito, incluida en el financiamiento DIP, no podía ser aprobada. Por lo anterior, Alvo señaló que “la compañía, junto a sus asesores legales y financieros, se encuentra analizando la decisión del Tribunal y sus alcances para definir un curso de acción”.

Por las decisiones de los tribunales, el financiamiento de las aerolíneas se podría retrasar, algo que no es bueno para ninguna. Avianca Holdings registró pérdidas por US$353 millones durante el primer semestre del año y sus ingresos operacionales totales bajaron de US$2.266 millones a US$1.180 millones. Entre tanto, Latam Airlines vio caer ingresos en 75,9% en el mismo periodo de tiempo.

El apoyo para el préstamo, según Avianca
En su respuesta ante la decisión del Tribunal de Cundinamarca, la aerolínea señaló que el “financiamiento DIP no solo cuenta con el apoyo del Gobierno, sino de acreedores existentes de la compañía, además de 90 inversionistas institucionales externos.

Este financiamiento es fundamental para sostener las operaciones, mantener la conectividad aérea en Colombia y respaldar la recuperación económica”. Esta semana se prevé que Avianca presente su moción DIP ante el Tribunal de Bancarrota de Estados Unidos, y espera que, en Colombia, se destrabe el crédito pactado.