La empresa está trabajando en transferir tecnología y conocimiento a varios transformadores de estos insumos para producir a mediano plazo

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Desde sus orígenes en 1802, la compañía estadounidense de químicos DuPont se ha adaptado a las necesidades de cada época. En sus primeros años la empresa fabricaba pólvora y otros explosivos, en el siglo XX patentó productos como Nylon, Lycra, Tyvek y Teflón; durante el nuevo milenio la empresa ha profundizado en otros sectores, y con la pandemia, ha venido reforzando sus productos enfocados en protección.

José Luis Sánchez, gerente de DuPont para la región andina, habló sobre cómo están las diferentes líneas de negocio de la empresa, en qué áreas están trabajando luego de la división con Dow y cómo está la operación nacional de la empresa.

¿Cómo están operando las diferentes líneas del negocio?

El año pasado se dio la separación de Dow y DuPont como una compañía que se unió de forma temporal como una estrategia para desarrollar nuevos negocios. De esa fusión, que duró cerca de dos años, resultaron tres compañías: Dow, nuevamente separada y trabajando de forma independiente; Corteva, una empresa 100% dedicada al negocio de agro; y DuPont, enfocada en lo que son negocios de innovación.

Ha sido un cambio importante para DuPont, porque hoy es una compañía enfocada 100% en innovación, que trabaja en desarrollo de materiales y productos innovadores para el bienestar de las comunidades.

¿En qué portafolio se está concentrando hoy DuPont?

Son básicamente cuatro negocios que tiene hoy la compañía. El primero es transporte y temas industriales, enfocado en proveer soluciones a la industria automotriz, un negocio muy grande en la región en México y Brasil, que con la pandemia han sido muy golpeado.

El segundo negocio es seguridad y construcción, y ha aportado mucho en esta época, porque es el que produce materiales para trajes de protección personal. DuPont ha creado toda una estrategia para poder desarrollar mayor capacidad de producción y entregar más prendas mensualmente a nivele global. Estamos tratando de pasar de producir nueve millones de prendas a 15 millones al mes a nivel global de Tyvek y en Colombia hemos donado ya más de 1.000 trajes para la lucha por la pandemia.

El otro negocio es el de impresión y electrónicos, que en Colombia es más de impresión, especialmente para empaques de la industria de alimentos; y finalmente, el negocio de alimentos, somos proveedores de materias primas como probióticos y otros elementos para la producción de alimentos.

¿Están fabricando Tyvek en este momento en el país?

Hasta ahora estábamos importando los trajes, porque no solo el diseño del traje, sino las costuras, deben hacerse con una tecnología especial que no permita ningún tipo de filtración, y esa tecnología no la tenemos en Colombia.

Estamos desarrollando y entrenando varios transformadores de este tipo de trajes, y estamos trabajando para que se puedan desarrollar localmente este tipo de batas, les estamos dando la tecnología, los moldes. Ahora vamos a tener la posibilidad de producirlos localmente e importar las telas, pues son materiales especiales.

LOS CONTRASTES

  • Daniel MitchellPresidente de Acoplásticos

    “Colombia tiene un potencial grande para desarrollar productos y elementos de protección. Ya tenemos instaladas las empresas, podríamos ser líderes regionales”.

¿Cuándo se producirán entonces estos trajes en el país?

Creo que sí se empezarán a producir a mediano plazo, hay un tema de transferencia de tecnología que se está trabajando. Lo importante es entender que no es algo a corto plazo, y que también es un tema de entrenamiento que estamos trabajando con nuestros transformadores a nivel local.

¿Qué otros elementos de seguridad se fabrican en Colombia?

Localmente no se están produciendo, para lograr la meta global de 15 millones de trajes necesitamos que los transformadores locales hagan parte de la cadena.

Cada uno de nuestros negocios ha hecho reconversiones industriales, hemos comenzado la producción de máscaras respiratorias, protectores faciales, y equipos iniciales de atención médica, inclusive materiales para respiradores.

¿Qué impacto ha tenido la pandemia sobre los números de la compañía?

Por ser una compañía global, las enseñanzas de lo que ocurre en una región del mundo rápidamente las transmitimos a otras regiones, eso permitió que tuviéramos una pequeña ventaja para iniciar a montar protocolos. Por fortuna, en el caso de Colombia, no hemos tenido ningún contagio.

En el caso nuestro, tuvimos un primer trimestre interesante, con un crecimiento de alrededor de 3% respecto a las ventas del mismo periodo del año anterior. En el segundo trimestre la situación ha sido diferente, el impacto en las operaciones ha sido importante, pero también hemos tomado medidas para tratar de seguir adelante.

¿Qué planes tienen para el segundo semestre?

Estamos en una época de gran incertidumbre, estamos en diálogo permanente con el Gobierno y los gremios para ver qué pasos vamos siguiendo, toda la industria está en el mismo terreno. Vemos que en el sector de alimentos el consumidor busca productos más nutritivos, estamos organizando nuestra estrategia para el desarrollo de estos productos, con nuestros clientes, que es la industria de alimentos.