Ante la pandemia hay estrategias que se pueden adoptar en las organizaciones para afrontar la situación sin impactos negativos

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La propagación del Covid-19 ha llevado a las empresas a repensar sus modelos de trabajo ante una economía global que parece estancarse. Harvard Business Review y McKinsey & Company presentaron recomendaciones para las compañías frente al manejo de la crisis.

McKinsey sostiene que las empresas de todo el mundo deben “actuar con prontitud tanto en entender lo que significa el Covid-19 para sus negocios, como en proteger no solo a sus empleados, sino también a sus clientes, cadenas de suministros y resultados financieros”.

La consultora propone empezar por cuatro acciones: tener clara la situación y evaluar las implicaciones para la organización; diseñar un portafolio de acciones inmediatas; decidir cuáles acciones son estratégicas, y prepararse para la entrega o ejecución de esta estrategia.

Con estos cuatro elementos McKinsey sugiere una estructura de respuesta con cinco temas: protección de la fuerza de trabajo; estabilización de la cadena de suministro; compromiso con el cliente; pruebas de tensión financiera y centrar operaciones.

En la protección del talento algunas tareas son políticas de prevención y respuesta a incidentes; canales de comunicación en doble vía y facilitar la ejecución con turnos y distanciamiento social. En la cadena de logística, según McKinsey, es necesario determinar los componentes críticos; analizar el inventario disponible; optimizar la producción y distribución; estimar la demanda final de los consumidores y del transporte logístico disponible.

Para el caso de los clientes, el foco está en la transparencia desde los dos lados del negocio y en brindarles protección. Las “pruebas de tensión financiera” consisten en “evaluar escenarios relevantes basados en las últimas perspectivas epidemiológicas y económicas”; y la labor de centrar operaciones está en evaluar las acciones críticas identificadas inicialmente.

Adicionalmente, Harvard Business Review publicó un artículo: ‘Lidere su negocio a través de la crisis del coronavirus’, escrito por Martin Reeves, Nikolaus Lang y Philipp Carlsson-Szlezak, miembros de Boston Consulting Group, con 12 recomendaciones para los empresarios. Lo primero es actualizar diariamente la información sobre el virus, y tener cuidado tanto con las expectativas, como con las noticias. “No asuma que el acceso a la información crea conocimiento”, dice el artículo, que sugiere generar conversaciones en torno al tema en las empresas.

LOS CONTRASTES

  • Víctor Hugo MalagónPresidente del Foro de Presidentes

    “Esta realidad nos empuja a ver las cosas de manera distinta. Coincido con los estudios de Mckinsey y Harvard cuando nos obligan a pensar más allá de la coyuntura, en soluciones de largo plazo”.

  • Goe RojasRectora de la Escuela Colombiana de Rehabilitación

    “Estamos viviendo una situación compleja que nos puede llevar a un conocimiento importante del manejo de riesgos y contingencias que tenemos dentro de las instituciones”.

También recomienda usar con cuidado posturas de expertos y pronósticos, y replantear constantemente la comprensión de lo que está sucediendo. “Cuidado con la burocracia”, tenga un equipo pequeño y de confianza para manejar la crisis, y “asegúrese de que su respuesta esté equilibrada”, son otros de los consejos.

El artículo recomienda “usar principios de resiliencia en el desarrollo de políticas”, y prepararse desde ya para la próxima crisis. Según Harvard, “la preparación intelectual no es suficiente”, se deben evaluar múltiples escenarios, reflexionar sobre lo aprendido, y prepararse “para un mundo cambiado”.

Otra guía que puede seguir su empresa son los consejos de Trust: aliste los protocolos, comprenda con prontitud las causas de la crisis, establezca un inventario completo de los activos empresariales expuestos y reconozca integralmente las vulnerabilidades del entorno.

Determine las fuentes de amenaza para sus objetivos empresariales, construya escenarios e identifique daños; también priorice los riesgos, identifique sus capacidades de respuesta y adopte una posición estratégica con acciones de contención y un plan de continuidad operacional.