La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co

Empresas como Agua Bendita, Touché y OndadeMar están en la cúspide de la categoría “swimwear”. La primera planea abrir tiendas en Asunción, Cancún, El Doral (Florida) y Dubái el próximo año. Touché, con presencia en más de 30 países, proyecta expandirse en mercados de Estados Unidos y Europa, y OndadeMar, está ad portas de abrir su tercer punto en Miami.

Este ‘boom’ de los trajes de baño locales se debe a que “la esencia latina con la que las marcas colombianas crean sus colecciones hacen muy atractiva la ropa para los clientes”, según Juan Germán Carvajal, gerente de OndadeMar.

Asimismo, “contamos con mucho talento en toda la cadena: diseñadores gráficos capaces de ilustrar estampados de categoría mundial, buenos proveedores de telas y materias primas, y una excelente mano de obra”, dijo Alejandro Ceballos, gerente de Agua Bendita, quien agregó que los mercados libres de aranceles han permitido a las empresas ser más competitivas.

Como valor agregado, los productores nacionales incorporan tecnología a las telas, pues tienen filtros UV, tintas resistentes al agua y la temperatura, y  moldean la figura. De igual forma, sobresalen por sus competitivos tiempos de entrega y la exclusividad de sus prendas que es valorada en países como Costa Rica, de acuerdo con un reporte de ProColombia.

En los primeros ocho meses del año este mercado alcanzó exportaciones por US$12,9 millones, y en cinco años aumentó 9,3% las ventas en el exterior.

La calidad también caracteriza a la ropa íntima fabricada en el país. Según Martha Calad, directora del Laboratorio de Moda de Inexmoda, “hemos aprovechado la alta demanda y rotación de ropa íntima, y a raíz de la calidad y diseño logramos llegar a  mercados internacionales”.

En esto coincidió José Roberto Concha, director del Consultorio de Comercio Exterior de la Universidad Icesi, quien resaltó que “el diseño va a la par de lo que está de moda y las empresas han tratado de modernizar el concepto de ropa interior para mujer en los mercados latinos, donde las otras compañías se habían quedado en modelos muy tradicionales. Esto ha hecho que se valorice la ropa íntima hecha en Colombia”.

A su vez, el experto destacó que compañías como Leonisa se han posicionado bien, en especial en Latinoamérica. De hecho, ya cuenta con 100 tiendas propias en todo el mundo y su venta por catálogo funciona en 10 países.

Cifras de ProColombia revelaron que las exportaciones de ropa interior femenina generaron US$33,5 millones entre enero y agosto de 2016. Los sostenes son el producto estrella, pues su comercio en el exterior produjo US$22,1 millones en el mismo lapso.

La ropa interior masculina también es apetecida en otros mercados. Las exportaciones sumaron US$4,4 millones en los primeros ocho meses, de esta cifra, el comercio de  pantaloncillos alcanzó un total de US$2,6 millones. Se calcula que estas prendas se exportan a 28 países.

Otros casos de éxito

Las empresas paisas Phax Swimwear y Ellipse Lingerie también están ganando terrero. La primera exporta sus vestidos de baño a 40 países, incluso a destinos como China y Rusia. La segunda comercializa lencería en Chile y Costa Rica, principalmente.

La caleña Supertex, que hace parte del Grupo Fanalca, produce cerca de 600.000 prendas mensuales, entre trajes de baño y ropa deportiva. Sus principales mercados son Países Bajos, Estados Unidos y Canadá.

La opinión 

Felipe Jaramillo
Presidente de Procolombia
“Los compradores destacan el valor agregado en diseño, innovación en las materias primas y calidad de la ropa interior y vestidos de baño”.