.
EMPRESAS

Biocosmética de apiterapia, de Santander para el mundo

lunes, 7 de enero de 2013
Foto: COLPRENSA
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El sur del departamento guarda encantos para el sector apicultor. De municipios como Vélez hoy se extraen materias primas especiales que están impulsando el mercado de cosméticos ‘premium’ en el país.

Sin embargo, tras este impulso que ha llevado progreso y desarrollo social para cientos de familias apicultoras no sólo de Santander sino de Tolima y Cundinamarca, hay capital y espíritu empresarial santandereano, que está escribiendo la historia del mercado de cosméticos de alta gama en el país. 

El cuento nació hace aproximadamente 12 años en cabeza de Freddy Téllez, un santandereano radicado en Bogotá que se alió hace más de una década con un socio apicultor para emprender un nuevo modelo de negocio en el país. 

El objetivo era el de impulsar la venta de productos como jalea, propóleos y miel en centros comerciales por medio de islas ubicadas en estos establecimientos. La idea tenía sus riesgos, era un negocio que apenas se iba a probar, pero con mucho potencial. “Fue el modelo de negocio más que el producto como tal, diseñado para su comercialización a través de unas islas en los centros comerciales, lo que me llamó la atención del negocio. Se manejaba un sistema de ventas con paso de la gente, de contado, lo que permitía tener un flujo de caja activo y pago dinámico de contado al productor. Yo empecé con un apicultor que se retiró un año después, y avancé con el negocio. Hace 11 años el modelo de islas no era muy común pero le fui proponiendo a los centros comerciales y de cadena que no manejaban estos sistemas y les parecía interesante, después se generalizó a otro tipo de empresas. Había que convencerlos de que el modelo de negocios era viable y que se podía mantener ahí”, relató Téllez. 

Fueron casi 5 años en los que la comercializadora de productos apícolas se movió como tal, apoyando a apicultores en la producción y compra de miel de abejas, jalea real, polen, propóleos. 

“Con el paso de los años empezamos a visionar que era muy importante descubrir la forma de no solo vender la miel sino cómo obtener productos transformados como por ejemplo la cosmética”, cuenta el empresario. La idea aunque estaba ahí no tenía mapa dibujado. 

UNA COMPAÑÍA GLOBAL 

El reto de la empresa era producir una línea de cosmética apícola. Consciente de ello para este santandereano lo más importante era encontrar un profesional que con su experiencia asumiera el reto de desarrollar la línea cosmética especializada en productos elaborados a partir de la miel de abejas y sus derivados, con la marca ‘Apiflower’. 

Fue en ese momento que por medio de algunas amistades encontró a María Lamus Uvarova, una ingeniera química de la Universidad Industrial de Santander, que hoy se constituye como una de las socias de la compañía. 

Ella llegó a Bogotá hace 8 años y por medio de un químico ruso también amigo en común, fue que llegaron las recomendaciones sobre las asesorías a empresas cosméticas que realizaba María. 

“Después de hablar mucho tiempo con Freddy llegamos a la conclusión de que queríamos desarrollar toda una línea de tratamiento facial que fuera de alta gama. No queríamos un producto masivo con una calidad regular. En este sentido los primeros productos contenían un regenerador celular y un desmanchador sin ningún producto sintético. El reto era cómo incorporar los productos de apiterapia a los productos vegetales”, aseguró María. 

El hecho de que la empresa fuera una de las ganadoras de la convocatoria del programa de Fomipyme liderada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo les permitió contar con capital para desarrollar cinco nuevos productos de alta gama. 

Pero desarrollar productos de esta característica no es sencillo ni barato. Se requirió la realización de estudios de alergenicidad, de eficacia para arrugas y manchas, y que no produjeran ningún tipo de irritación cutánea. 

“Teniendo listo esto nos dedicamos a hacer un cambio de imagen de la línea cosmética, con envases que correspondieran al concepto de alta gama. También empezamos a asistir a las mejores ferias del mundo de cosmética en Las Vegas, Brasil, Francia y en la medida en que nos empezamos a dar a conocer, comenzaron a buscarnos”, cuenta María. 

Y como dice el dicho, ‘nadie es profeta en su tierra’, el mercado para la producción cosmética de la compañía se vende en 95 por ciento para el exterior actualmente. 

Desde Colombia llegan los productos a Corea del Sur, Rusia, España, y este año iniciarán con Canadá y Estados Unidos. Las proyecciones para este año han trazado el camino para llegar a China empezando por Hong Kong. 

“El cambio con la línea cosmética nos transforma de una compañía local que se movía muy en Bogotá a una compañía global. Estas son de esas empresas que se hacen una vez en la vida, por la complejidad y por los retos que implica. En la medida en que la empresa adquiere la forma de los propósitos pensados empieza a significar una satisfacción colectiva”, añadió Freddy Téllez. 

A la par del crecimiento de la compañía con la conquista de mercados internacionales, se ha sumado un grupo de socios que según Téllez son los que han dado las directrices del crecimiento estratégico y organización de la empresa, como el grupo santandereano Promisión S.A. 

APICULTURA SOCIAL 

Este producto más allá de su contenido, imagen y concepto estético tiene mucha más historia por contar. 

No sólo con el desarrollo de la línea cosmética creció la empresa, a la par y con el requerimiento de mejores insumos y materia prima de primera calidad, extraída del campo colombiano, también se han desarrollado algunas asociaciones campesinas ubicadas en Santander, Cundinamarca y Boyacá. 

“El apicultor termina haciendo parte de un conjunto de acciones pro-ecológicas y sociales. La mayoría de los apicultores están asociados. Había familias que se dedicaban a la producción de cultivos ilícitos y poco a poco se fueron desplazando a la apicultura comprando la producción a precios justos. Estamos hablando de comercio justo, de sacar a las familias de la ilegalidad y adicionalmente las familias se vuelven guardabosques en sus terrenos nativos para poder tener las colmenas siempre en producción”, aseguró María. 

Escuchar a esta ingeniera hablar del tema es apasionante, no sólo se escucha a una química enamorada de su labor y sus ganas de innovar, sino una extranjera que reconoce a ciegas el potencial santandereano. 

“En Santander a la gente le gusta mucho la innovación, el santandereano no quiere copiar y quiere sentirse más arriba. No existen los complejos de que algo no se puede hacer. Estamos rompiendo paradigmas de que somos una empresa nacional que exporta productos transformados y que puedan estar a la altura de las mejores marcas mundiales. Nuestras pretensiones son bastante altas”, indicó. 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EMPRESAS

Tecnología 10/04/2024 Proptech Habi obtiene US$30 millones desde la Corporación Financiera Internacional

Las startups latinoamericanas han recurrido a endeudamiento después de que el capital fresco para empresas se haya desvanecido

Industria 12/04/2024 José Orlando Rodríguez es designado como el representante del Gobierno en la CCB

Los cambios se producen en medio de la polémica por la designación de la Junta Directiva de Corferias, lo que ha generado inconformismo entre los accionistas

Moda 10/04/2024 Kaanas celebra apertura de una nueva tienda física en centro histórico de Cartagena

La marca se ha posicionado en el mercado de zapatos en Estados Unidos con su comercialización en tiendas como Macy's y Revolve