.
EMPRESAS

AT&T: del teléfono de Graham Bell a un gigante de las comunicaciones

sábado, 13 de septiembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

“Mr Watson, come here, I want you (Sr. Watson, venga aquí, le necesito)”. Puede que las siete palabras que Alexander Graham Bell utilizó el 10 de marzo de 1876 para solicitar la presencia de su ayudante, Thomas Watson, no fueran brillantes.

Pero lo importante no es lo que estaba diciendo, sino cómo lo hacía, ya que esa frase ha pasado a la historia como el inicio de una nueva era: la del teléfono.

Todo había comenzado unos meses antes cuando Gardiner Hubbard y Thomas Sanders accedieron a financiar las investigaciones del inventor; siguió con la aparición del teléfono, y culminó en 1877 cuando los tres hombres fundaron la Bell Telephone Company para explotar comercialmente las dos patentes registradas por Bell. Nacía así lo que luego sería AT&T.

La primera central telefónica se inauguró bajo la licencia de la empresa en New Haven en 1878, aunque solo tres años después la mayoría de las ciudades de EE.UU. ya tenían una. La suma de todas ellas fue conocida como Bell System , un conglomerado del que también formaba parte la Western Electric Company como proveedor de teléfonos.

Con el negocio viento en popa, aparece en 1885 la American Telephone & Telegraph Company (AT&T), una subsidiaria de la empresa matriz cuyo negocio se centraba en las redes de larga distancia. La primera se abrió solo un año después, conectando Nueva York y Filadelfia, aunque su capacidad inicial era solo de una llamada. Siete años después, AT&T unía telefónicamente Nueva York y Chicago. ¿El precio? US$9 por cinco minutos de llamada.

Competencia y monopolio
Hasta que la segunda patente de Bell expiró en 1894, solo su empresa podía explotar este negocio en EE.UU.. La apertura del mercado inauguró una fiebre por abrir empresas interesadas por este negocio y una década después, en 1904, ya existían 6.000 compañías operando en el sector en EE.UU., lo que multiplicó el número de teléfonos de 285.000 a 3,31 millones en ese mismo periodo.

La ampliación de opciones originó muchos problemas, ya que no había interconexión entre las firmas y los clientes de una no podían llamar a los de otras, una situación que no se solucionó hasta la siguiente década. En 1907, el presidente de AT&T, Theodore Vail, había propuesto que un monopolio formal era lo más adecuado y eficiente para dar un mejor servicio a los ciudadanos, algo que el Gobierno de EE.UU. aceptó en 1913 en lo que se denominó el Compromiso Kingsbury. A cambio, la empresa tuvo que abandonar su participación mayoritaria en la compañía de telégrafos Western Union.

La decisión coincidiría con la apertura de la primera línea de teléfonos que conectó las dos costas del país y cuya inauguración se produjo con una llamada a cuatro bandas: Graham Bell desde Nueva York; el famoso Watson, en San Francisco; el presidente Woodrow Wilson se encontraba en la Casa Blanca, y Theodore Vail, presidente de la compañía, estaba en Georgia. ¿Las primeras palabras? “Mr. Watson, venga aquí, le necesito”, volvió a decir Bell, a lo que Watson respondió: “Podría llevarme una semana en esta ocasión”.

Los avances se multiplican
Antes del comienzo de la II Guerra Mundial, la actividad de la empresa fue frenética, tanto en su expansión como en la cantidad de subsidiarias y avances que realizó. Los primeros teléfonos con línea propia se instalaron en Norfolk (Virginia) en 1919; la empresa abrió los Bells Laboratories para encauzar su caudal investigador en 1925; y la primera línea intercontinental entre EE.UU. y Londres, vía radio (el cable submarino se instaló en 1956), llegó en 1927, el mismo año en el que la compañía presentó la primera demostración de la televisión en el país.

En cambio, la Western Electric ya estaba establecida en 1914 en 12 ciudades de cuatro continentes, AT&T decidió venderla en 1925 por US$33 millones. ¿Objetivo? Centrarse en establecer el teléfono como servicio universal en EE.UU. y así lo hizo. En 1945, 50% de los hogares del país ya tenían un teléfono y la cifra alcanzó 90% tan solo veinte años después (1965).

El 1 de enero de 1984
Aunque EE.UU. ya había tomado medidas antes para limitar el poder de la empresa, será el 1 de enero de 1984 el día que quedará marcado en su historia. Si la firma estaba valorada en US$149.000 millones y contaba con un millón de empleados 24 horas antes, AT&T se levantó el primer día de 1984 reducida a una empresa de US$34.000 millones y 373.000 trabajadores. Pocas compañías han sufrido un cambio tan radical en tan poco tiempo como la decisión que obligó, para limitar su control sobre el mercado, a segmentar la firma en ocho empresas: AT&T y siete compañías regionales conocidas como las Baby Bells (Ameritech, BellSouth, Pacific Telesis, Southwestern Bell, Bell Atlantic, Nynex y US West).

Desde entonces, la multinacional ha sufrido numerosos cambios. En 1995, se reestructuró en tres compañías: Lucent, de sistemas y equipamientos, que se separó en 1996; NCR, de informática, que había sido adquirida en 1991 y se independizó en 1997; y una nueva AT&T dedicada a las comunicaciones, que en 2000 volvería a dividirse en AT&T Wireless, AT&T Broadband (comprada más tarde por Comcast) y AT&T.

Varios procesos posteriores han hecho que cuatro Baby Bells (Ameritech, BellSouth, Pacific Telesis y Southwestern Bell) volvieran a unirse a AT&T, mientras que Bell Atlantic y Nynex, junto a otras compañías, son el germen de la actual Verizon. Pese a todos los cambios, AT&T sigue siendo una de las compañías de comunicaciones más grandes, con unos ingresos de US$128.000 millones en 2013.

La innovación ha sido crucial en su historia, desde el teléfono de Bell a los llamados Bell Labs -AT&T Labs desde 1996-, una cantera de investigadores que ha dado seis premios Nobel y avances como el transistor, las placas solares, los satélites de comunicaciones, la fibra óptica, el sistema operativo Unix o el sistema de programación C. Innovación al servicio del progreso y del negocio. Si Graham Bell pudiera coger ahora un teléfono, diría: “Elemental, querido Watson”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EMPRESAS

Comercio 13/07/2024 Cámara de Comercio de Bogotá inauguró campus de innovación, tecnología y ciencia

El lanzamiento es una apuesta de la Cámara por convertir a Bogotá en capital de emprendimiento e innovación en América Latina

Automotor 12/07/2024 Pese a descontento de importadores, Anla aseguró que no hay retrasos en permisos

De acuerdo con Fenalco y la Anla, hubo un aumento “significativo” en el registro de estos permisos para la emisión máxima de gases

Industria 12/07/2024 “En los cinco países que componen nuestra red, tenemos 2.500 estaciones de servicio”

Óscar Bravo aseguró que durante 2023, se invirtieron cerca de US$170 millones en la ampliación del portafolio de la comap