El gremio farmacéutico busca una regulación que permita que en el país se trabaje la fase final de la vacuna, de dosificación y distribución

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Ante la demanda creciente que se generará a nivel global una vez esté lista la vacuna del covid-19, la Asociación de Industrias Farmacéuticas en Colombia (Asinfar) propuso al Gobierno implementar "una política industrial farmacéutica que permita el desarrollo de infraestructura, mejoramiento de la competitividad del sector".

La propuesta del gremio que reúne a las farmacéuticas de producción nacional busca que el país pueda transformarse en un HUB como lo son Brasil, Argentina y México y pueda no solo garantizar la autonomía sanitaria para el suministro propio sino también abastecer a la región.

“Por más grandes que sean, hoy no hay plantas de producción en el mundo que tengan la capacidad absoluta para fabricar esos miles de millones de dosis que se requieren. Estas compañías podrían hacer el sustrato biológico inicial, y enviarlo a Colombia, así como lo van a hacer con Argentina y México”, explicó José Luis Méndez, presidente de Asinfar.

De acuerdo con Méndez, el papel de la industria local estaría enfocado en recibir el sustrato biológico y transformarlo en millones de ampolletas., que sería la última fase del proceso, que es el llenado, dosificación y distribución de la vacuna.

La propuesta del gremio persigue "la producción y abastecimiento garantizado de vacunas localmente", por lo cual se requiere una regulación especial que permita la coordinación para que el sector privado disponga las inversiones necesarias.

"La tecnología está inventada y existen grandes expertos en el mundo y compañías que proveen todos estos equipos que se requieren. Lo que Colombia necesita es hacer las inversiones para reinstalarlos, validarlos y someterlos a aprobación del Invima que debería hacer la evaluación en un tiempo muy ágil, pero con toda la rigurosidad del caso”, dijo Méndez.